domingo, 28 de octubre de 2012

San José




 San José con el Niño Jesús en los brazos. Guido Reni


Esta  entrada la voy a escribir al dictado del corazón, voy a aparcar el pudor que siento al escribir en la Red, es una barrera que debo saltar.

Ayer, sábado 27, entré en el blog de La Hoja del Arce, lo hago desde hace un tiempo. Lo descubrí, o me lo descubrió sor Cecilia, en su blog Estoy a tu lado, que lo mencionó con un premio. Entré y, desde el principio, sentí allí a Dios, en lo que relataba, su generosidad, su valentía para hablar de su fe desde su circunstancia personal  (nunca transmite dolor, al contrario, sólo aparece fe, esperanza, alegría por el don de la fe). Comparte música, vivencias, su alma con todos. Y es que comparte su alma, es así de claro. Salgo de su blog reconfortada.

La entrada a la que me refiero trataba sobre la Virgen María, y nos dejó, como hace siempre, una serie de vídeos preciosos. Recuerdo que el primero era de rock, una canción a la Virgen, que me sorprendió y me encantó. Pero al llegar al segundo vídeo, lo comencé a mirar, trataba sobre el nacimiento de Jesús. Nunca había mirado bien, con el corazón, a san José. Lo había razonado, me parecía un ejemplo de hombre, pero nunca le tuve una devoción especial. Quedé tan sobrecogida que comencé a llorar mirando el vídeo, porque estaba comprendiendo quién era san José, por primera vez lo estaba sintiendo en mi corazón. Y cuando llega al corazón, es cuando lo comprendes y lo amas. La verdad es que fue una experiencia  muy bonita. Dios se vale de todos los medios para hacernos llegar su mensaje, también en la Red lo descubrimos, existen muchos blogs que, desde hace tiempo, me lo enseñan;  soy dura de "mollera" con la Red, pero lo he entendido. Detrás de cada blog hay una persona que transmite sus vivencias y su alma, y su mensaje nos puede llegar igual que si lo tuviéramos al lado.

A la Hoja del Arce está dedicada esta entrada ¡con mucha alegría! como él nos deja, y con mi gratitud por compartir con tanta generosidad su fe con todos.
  



La huida a Egipto. Fra Angelico



Y busqué textos de san José, los tenía al lado, y no los había apreciado como se merecen. Es el santo de los santos, nadie como él, con excepción de nuestra Madre, estuvo al lado y cuidó tanto de Jesús.

¡Y tan al lado que tenía textos! Os dejo uno de ellos, de Josefa Segovia, cofundadora junto a san Pedro Poveda de la Institución Teresiana. Soy miembro ACIT de la Institución Teresiana, por lo que su mensaje me toca muy de cerca:



El sueño de san José. Georges de la Tour



San José

Es el padre de Jesús -aunque no por generación carnal- porque así se le llama en el santo Evangelio, y porque así lo llama María [...] "Tu padre y yo te buscábamos con dolor", dice el Evangelista que exclamó la Santíima Virgen, cuando encontraron, por fin a Jesús en el templo. Y recibió de Jesús la obediencia, los respetos, la sumisión que corresponde al mejor de los padres, prestado por el mejor de los hijos. Ved cómo desde los primeros siglos de la Iglesia florece la devoción al santo Patriarca, y aunque en los comienzos estuvo como ensombrecida y no hubo liturgia especial, fue sin duda porque convenía asentar ante todo la divinidad de Jesucristo y después la maternidad divina de María, no siendo procedente, por entonces exaltar la figura del Santo. Con el crecimiento y difusión de la verdadera Iglesia, creció y se difundió también el culto al bendito padre de Jesús y esposo de María, y como ellos fueron la encarnación de la familia santa, justa, ejemplar, vinieron a ser también el modelo de esta otra familia sobrenatural y divina que es la Iglesia. [...]
  
¿Por qué dice la Iglesia que vayamos a José? Porque la casa de Nazaret es modelo de familia cristiana y la familia es la piedra sillar en que se asienta la familia universal de la Iglesia. [...]
Id a José también, dice la Iglesia para que os enseñe a trabajar y a servir a Dios. El Papa León XIII lo propone especialmente a los obreros como modelo y ejemplo de trabajo. [...] Preguntadle al santo bendito cómo era su trabajo, y él os dirá: que lo hacía en la presencia de Dios hecho hombre; que su trabajo era oración; que no se daba tregua en él; que trabajaba en silencio; que nunca se quejaba, ni ponderaba lo hecho, ni se creía dispensado del trabajo; que todo cuanto hacía le parecía poco y que estuvo trabajando asiduamente hasta su muerte. [...]
Últimamente pensemos en que la santa Iglesia nos encamina a san José porque es el modelo de toda santidad. Si Dios da a cada uno gracias proporcionadas a la dignidad para que le elige, para la misión a que le destina, para el puesto que ha de ocupar, fácil es deducir la grandeza y santidad de nuestro santo [...]



San José carpintero. Georges de la Tour



  
Santa Teresa es el mayor vocero de las virtudes y excelencias del santo. Id a José. ¿Por qué? Porque socorre en toda necesidad. "No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer..." [...]
Id a José, sigue diciendo la Santa, para que adelantéis en perfección. "No he conocido persona que de veras le sea devota y haga particulares servicios, que no la vea más aprovechada en la virtud..." [...]
La Santa sigue diciendo que vayamos a José para tener asegurada la vida de unión con Jesús y María. ¡Cuánto nos interesa esta conclusión!..."No sé cómo se puede pensar en la Reina de los ángeles, en el tiempo que tanto pasó con el Niño Jesús, que no den gracias a san José por lo bien que les ayudó a ellos". ¿Quién como José estuvo unido a la Madre del Verbo y al Verbo hecho carne?
¿No os parece escuchar la voz de Jesús, que también quiere acercarnos a su amadísimo padre? Id a José: a él le debí la vida cuando me condujo a Egipto y me salvó con abnegación y sacrificio de las manos de Herodes. Id a José:  él me dio el alimento durante muchos años, con tanto amor como yo se lo doy a los pajarillos el campo. Id a José: os enseñará, como me enseñó a mí, a trabajar asidua y eficazmente. Id a José: que él os tenga entre sus manos, como a mí me tuvo en las suyas; que os abrace, como me abrazó; que vele vuestro sueño como velaba el mío...Id a José para que os enseñe a amar a mi Madre, y para que sepáis cuánto me amaba ..."

María Josefa Segovia. La gracia de hoy, págs 228-231




San José y el Niño Jesús. El Greco



Y buscando un vídeo de san José, me encontré con esta hermosa lección de san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei (san Pedro Poveda y san Josemaría fueron buenos amigos).






Quiero dar las gracias a la autora del blog Es cielo y es azul, por acercarnos con tanto cariño a la figura de san Josemaría. Con ella he aprendido a valorar esta gran obra de la Iglesia.

Gracias, querida amiga.






10 comentarios :

  1. Me he emocionado, Rosa. Iba leyendo los textos sobre san José tan preciosos y no esperaba el vídeo y la referencia a mi blog. Te lo agradezco de corazón.
    Sobre todo, te agradezco lo que nos has contado. A algunas no nos resulta fácil abrirnos en la interner. O quizá sólo sea prudencia. El caso es que como sé que te cuesta, lo valoro más.

    Es curioso, pero a veces pasa, que nos cuesta descubrir lo que tenemos tan cerca. Como bien dices, san José es el santo de los santos. Modelo de hombre y de Padre. No paro de dar gracias a Dios por saber lo que significa su figura para un cristiano. Gracias a mi madre, y a lo que he aprendido de san Josemaría.

    Y como hemos hablado en otras ocasiones, ¡cuánto bueno hay en la red! Me alegro de que blogs como los de Arcendo o sor Cecilia te hayan ayudado.

    Las imágenes que has seleccionado son preciosas.

    Una vez más, un millón de gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, nos cuesta hablar de lo más importante, no debería ser así, porque es natural comunicarlo si consideras que es bueno, creo que es ineludible, pero en este mundo de la red a veces se hace difícil, por eso agradezco tanto las personas que hablan abiertamente de sus experiencias de fe. Es bueno para todos hablar de Jesús de Nazaret, porque nada puede venir de Él sino lo bueno, lo realmente esencial. Y de la Virgen María y de san José... así es.

      Me costó pulsar el botón de publicar, pero después sentí mucha paz. La vida es un descubrimiento contínuo, debemos tener el corazón y el entendimiento, pero sobre todo el corazón, abiertos.

      Muchas gracias a ti, querida amiga, por tu compañía y por todo lo que aprendo contigo.

      Eliminar
  2. Gracias, gracias de verás por la mención, la dedicatoria y los elogios -inmerecidos- a mi persona. Todo lo que tengo, lo tengo de regalo y es lo que trato de transmitir, porque yo... te lo aseguro, no merezco NADA. Tu post me emociona mucho y además me anima mucho a seguir, me empuja porque sé que lo que escribo le llega a alguien, le sirve y sobretodo le acerca a DIOS que es lo que más me importa. Las imágenes... impresionantes, tienes un gusto admirable, todo el post ha sido una maravilla.
    Tienes mi cariño y mis oraciones. DIOS te bendiga y su Madre te guíe siempre a EL.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, por tu amabilidad y por acercarnos, con generosidad y alegría, a lo que es esencial para todos.

      Un gran abrazo también para ti.

      Eliminar
  3. Gracias Rosa por tu testimonio. Dios sale a nuestro encuentro de miles de formas,
    El aprovecha todo. ¡Enhorabuena por tu post tan genial, espectacular...que decir
    de San José ya has dicho mucho, el JUSTO QUE ESTA UN POCO DESCONOCIDO.
    Gracias una vez más. Un abrazo fuerte. Dios y la Virgen te bendigan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marian; a veces el entendimiento no basta, es necesario comprender hasta lo profundo, y a esto sólo se llega si llega al corazón. Me salían a borbotones las lágrimas cuando miraba, y le miraba a él por primera vez de otra manera, sabiendo y comprendiendo su papel fundamental en el nacimiento de Cristo; así fue.

      Mira que lo he explicado mil veces cuando comentamos en clase una obra de arte, incluso ya en la Facultad, cuando el profesor de Arte explicaba la figura de san José, y lo hacía casi en tono de burla, me rebelaba, no lo podía aguantar, pero lo hacía razonando, sólo razonando, y eso no basta ni para "rebelarse", ni para explicarlo, ni para transmitirlo a los demás.

      Este blog de Arcendo es un tesoro para todos, una persona buena está detrás; es muy generoso, humilde y luchador, y da buena cuenta de que su fe es un don, lo manifiesta cada día en todo lo que dice, nunca se cansa. Es un ejemplo.

      Muchas gracias, querida Marian, un beso muy fuerte.

      Eliminar
  4. El post y las imágenes son impactantes, pero lo que más te agradezco es la dedicatoria que haces a Arcendo, que sí se la merece, vaya que sí. Para mí es un hermano del alma. hace siete años que le conozco, empezamos con el blog casi a la vez, y he visto como ha ido evolucionando hacia Dios, como Él lo ha ido preparando hasta hacerle como hoy es, por eso me sobrecoge este milagro divino para encontrarse este año en la situación que se encuentra. Dios sabe más, mucho más.

    San Josemaría era muy amigo del padre Poveda, lo pasaron muy mal en la Guerra Civil y al final asesinaron al P. Poveda y San Josemaría sufrió mucho por esto. La devoción a S. José, nuestro padre y Señor, en el Opus Dei es muy grande, gracias al Fundador.

    Muchas gracias Rosa por este blog y este post.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Militos, me alegro mucho de encontrarte, porque te veo siempre en el blog de Arcendo. También me quedé sobrecogida cuando recorrí sus entradas anteriores y me di cuenta de la evolución que tomaban sus mensajes, por eso digo que es una verdadera catequesis la que comparte con todos. Como tú dices, Dios sabe mucho más.

      San Josemaria y el Padre Poveda es cierto que fueron buenos amigos, por eso me alegro de que aparezcan juntos. Me ha gustado mucho el vídeo..

      Muchas gracias a ti, un beso muy grande.

      Eliminar
  5. Para muchas personas, incluso para muchos cristianos San José es sólo un personaje más en la escena del nacimiento de Jesús. Hay muchas razones y todas muy válidas para destacar a la Bendita Virgen María. Pero San José es el gran olvidado.
    José el carpintero de Nazaret, un varón escogido por Dios. Un ejemplo de bondad, con un corazón íntegro y con mucha humildad ante Dios.
    José y María en la soledad de la noche, se visten de la gracia de Dios con ropajes luminosos y en silencio nos siguen hablando del gran Amor de Dios por cada ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Clarissa, me llega al alma...

      Un beso, querida amiga.

      Eliminar