sábado, 29 de diciembre de 2012

El gran regalo de Navidad


 



 Santo Domingo de Guzmán recibe el Rosario de la Virgen María.
 Federico Barocci
 


Desde ayer, al leer la carta dirigida a los Reyes Magos de un querido amigo, siento que debo compartir el regalo maravilloso que ha sido y ha traído para mí esta Navidad.
 
Cada Navidad nos deja un regalo, a lo largo de la vida te das cuenta que todo lo es,  que Dios está siempre a nuestro lado, que no nos deja, somos sus niños, por quienes da todo. Su AMOR es infinito. Y nos lo dice de mil maneras, a cada uno según lo necesite...
 
Cuando era pequeña, una de las cosas que no podía soportar era que me dijeran que los Reyes Magos no existían, me enfadaba: pero, ¿cómo no iban a existir los Reyes Magos?, ¡qué tonterías! Entonces acudía a mi madre: Mamá, mira lo que me dijeron hoy en el colegio, me dijeron que los Reyes no existen, que sois vosotros, los padres. Recuerdo esta pregunta muy bien, porque sólo se la hice una vez, y recuerdo muy bien la situación: mi madre estaba cocinando. Me miró un momento y me dijo: no les hagas caso, que los Reyes Magos sí existen. Si mi madre me decía algo, yo me lo creía totalmente. Me quedé tranquila. Tenía 11 años. Lo recuerdo como si fuera hoy mismo.
 
Con el tiempo, seguía pensando que nada en el mundo podía ser más querido para mí que mis padres y mis hermanos. Pensaba que nunca podría seguir el primer mandamiento: "Amarás a Dios sobre todas las cosas". Me parecía imposible amarlo más que a ellos. Rezaba por las noches siempre, y  mi oración tenía que ser, según mis ojos de niña, perfecta. Pero quererlo a Él más, me parecía imposible...
 
 

La Virgen del Rosario y el Niño Jesús. Bartolomé Esteban Murillo



Continué con esa idea; Dios estaba conmigo acompañándome, hasta que me diera cuenta. Y ese día llegó. Estaba embarazada de nuestra primera hija y me lo hizo saber. Lo comprendí con el corazón y después con la razón.
 
Y Dios no me dejó, me concedió la gracia, me lo hizo saber: que estaba conmigo, que era mi PADRE, que podía confiar en Él. Y comencé a mirar la vida con otros ojos, con los ojos de la fe, del inmenso don de la fe, que consiste solo en acogerlo en nuestro corazón, y Él actúa y actúa y actúa...y las tinieblas se fueron apartando de mi alma...y te das cuenta  que de Él viene todo, que todo nos lo ha dado... y empiezas a ver que el primer mandamiento no sólo es posible, sino que es lo único que da sentido a la vida: quererlo por encima de todas las cosas...y poco a poco fui descubriendo  al prójimo...Él me fue guiando...y comencé a buscar mi lugar en la Iglesia...


 

Nuestra Señora del Rosario con el Niño Jesús. Bartolomé Esteban Murillo

 

 
Le seguía en lo que me mandaba, con dulzura, sin darme apenas cuenta. Hacía muchas cosas, pero rezaba poco, o no rezaba como Dios quiere que recemos. Oraba por la noche, al acabar el día y, a veces, me quedaba dormida, o por la calle, o en casa, pero no sosegadamente, serenamente. Creía que mi fe era bastante sólida ¡gran error! Me faltaba algo, mucho, y no me daba cuenta. Hasta que entré, hace aproximadamente 6 meses, en un blog. Un blog en el que siempre se nos invita a rezar.  Con cualquier comentario, vídeo, chistes (es muy ameno y muy sólido, es una bendición), con todo se nos invita a rezar. Y apareció algo en lo que nunca había reparado detenidamente: el Rosario. Todos los sábados nos recordaba que era el día del Rosario bloguero, que no nos olvidáramos. Seguía con mis oraciones de costumbre, creo que vividas, pero no con el Rosario.  Y llegó el día en que  me di cuenta, ni tanto que me di cuenta...ya es imprescindible en mi vida.

 
 
Virgen del Rosario, santo Domingo y santa Catalina de Siena - frente -
san Francisco de Asís, santo Tomás de Aquino - izquierda -
santa Catalina Mártir y santa Catalina de Ricci - derecha -
(Luca Giordano, 1657, Museo Nacional de Capodimonte, Nápoles)


 

Por eso, tal como decía mi madre, claro que creo en los Reyes Magos, y en la estrella que nos guía y da LUZ, porque se intensifica en Navidad más que nunca, permanece a nuestro lado todo el año, toda nuestra vida...solo hay que seguirla...
 
Esta Navidad, cuando cantábamos las Mañanitas del rey David en el cumpleaños de mi padre, una canción que nos ha acompañado siempre, desde pequeños, porque  le encanta, me di cuenta de las "mañanitas" que habían llegado a mi alma...
En todos estos años de su enfermedad, jamás le vi apartarse de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús: "Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío". Siempre permanece la imagen en casa de mis padres, y la devoción latente...
 
Gracias por este maravilloso regalo.




 

6 comentarios :

  1. Rosa, gracias por compartir retazos tan íntimos de tu vida y tu regalo de Navidad.

    María en más MADRE que todas las madres. No hay oración que le guste más que el santo Rosario. Me alegro mucho que lo hayas descubierto.

    ¡Felicidades por las mañanitas que han llegadoa tu alma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, cielo, ya sabes que tú estás muy dentro de mi alma.

      Un beso muy fuerte, querida amiga.

      Eliminar
  2. Querida Rosita, gracias por compartir con tanta dulzura esto que es tan personal. Lo aprecio muchísimo porque tiene la fuerza de lo honesto y verdadero.
    Es un regalo para mi, muy inspirador.

    Que el año 2013 sea una mañana luminosa y llena de la gracia de Dios, para ti junto a los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Clarissa, querida amiga.

      Te deseo un año lleno de inspiraciones y bendiciones.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  3. Querida Rosa: Gracias por tu felicitación en mi blog, eres un sol.
    menudo post de desahogo que nos dejas, toda una declaración de principios. No sabes cómo me alegro ese gran descubrimiento del Rosario y que lo entiendas como lo que es, imprescindible. Arma poderosa lo llaman y es así, no sabes cuantos envites me ha ayudado a superar.
    Te doy toda la razón en cuanto dices de ese "blog" no añado más porque se me vería el plumero, jajaja...
    Me ha encantado tu entrada y bueno, yo venía a desearte un Año Nuevo muy feliz, con algo de anticipación porque mañana tengo que dar muchas lecciones de cultura en la cocina y no voy a tener tiempo.
    Que Jesús y María nos proporcionen un 2013 lleno de amor y prosperidad para todos, especialmente para los más necesitados.

    Un beso con mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, que tuviste mucho que ver en el "descubrimiento".

      Mañana también me toca cocina...pero como somos muchos lo hacemos entre todos...
      Lo que dices del blog es así, es un magnífico blog, "al pan pan y al vino, vino"...

      ¡¡¡Feliz Año 2013 para todos!!! y especialmente para los más necesitados, es verdad.

      Un beso muy fuerte, querida Militos.

      Eliminar