sábado, 15 de marzo de 2014

Felicidades y fuerte oración

 
 
 
 Madre e hijo. Pablo Picasso


El amor es lo único que crece cuando se reparte
 
Antoine de Saint Exupèry


 

 



¡Oh Señora mía,
oh Madre mía!
Yo me ofrezco toda a ti,
y en prueba de mi filial afecto
te consagro en este día
mis ojos, mis oidos.
mi lengua, mi corazón:
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy toda tuya.
oh Madre de bondad,
guardame, defiéndeme y utilízame
como instrumento y posesión tuya.

Amén


 
 
Sábado, día del Rosario bloguero. Especialmente por mi querida Militos, por su familia, por Blanca, su vigésima nieta que acaba de nacer, y por su sobrina nieta, Goretti. Amén 
 
 
 
 
 

2 comentarios :

  1. Queridísima Rosa: Me encanta.Que buena eres y cuánto te quiero.
    Esa oración la rezo cada mañana desde que iba al colegio y ahora al ofrecerme ofrezco a la Virgen a todos los que quiero, familia y amigos del alma.

    Exupéry tenía una sensibilidad especial, por eso le gustaba tanto al Capitán.

    Un beso, Rosa, con todo mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Militos! Gracias. Seguro que la Virgen cuidará muy bien a estos dos angelitos. Una abuela como tú es un privilegio, y una amiga, ni te cuento...
      Que paséis unos días tranquilos.

      Un beso fuerte, fuerte.

      Eliminar