martes, 1 de julio de 2014

A Dios le gusta dar sorpresas...







El papa Francisco en una entrevista imperdible con el periodista Henrique Cymerman, el 13 de Junio ​​de 2014, realizada con motivo de su reciente viaje, 24 al 26 de mayo, a Tierra Santa: Jordania, los territorios palestinos e Israel. 

Para el Papa este viaje era especial. En Buenos Aires tuvo una relación muy estrecha con la comunidad judía y gracias a la diáspora trató con católicos de rito oriental, muy numerosos en Argentina. Además, quería conmemorar la histórica visita de Pablo VI a Israel tras siglos sin que un Papa visitase la tierra de Jesús.

El abrazo de las tres religiones

Uno de los momentos más simbólicos del viaje a Tierra Santa se produjo junto al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén. Francisco acudió al lugar y, al igual que hicieron los pontífices anteriores, rezó ante el Muro y dejó un mensaje entre las grietas, en el que había escrito en español un Padre Nuestro. "Lo he escrito a mano en español porque es la lengua en la que lo aprendí de mi madre", dijo. Tras este gesto y frente al Muro se produjo quizá la escena más llamativa cuando el Papa se abrazaba con dos amigos, pero que son algo más que eso. El Papa de la Iglesia Católica se abrazaba en los santos lugares con un rabino, Abraham Skorka, y con el líder musulmán, Omar Abboud. Los tres emocionados decían: "Lo logramos". Un gesto que querían extrapolar a una tierra que lleva demasiado tiempo en conflicto.


 



No hay comentarios :

Publicar un comentario