martes, 22 de mayo de 2018

Nescivias








No quieras escapar hacia otros cielos.






No sabe del amor quien vuelve vivo.

Antonio Praena





domingo, 20 de mayo de 2018

Pentecostés







«Veni Sancte Spiritus!» 

«¡Ven Espíritu Santo,
 llena los corazones de tus fieles
 y enciende en ellos
 el fuego de tu amor!».
 Amén.






 Feliz día de Pentecostés.





sábado, 19 de mayo de 2018

Aula





Aula. Un examen.
El sol da en su papel
y en su cabello.

Antonio Moreno




Henrietta Browne





domingo, 13 de mayo de 2018

Confianza





Marc Martin



Confianza viene de una palabra francesa “fiance” que quiere decir “foie” (fe). Significa “fiarse con”. ¿Por qué es para usted un valor esencial la confianza?


Porque sin ella no hay mundo, no hay palabra, no hay vínculo entre usted y yo, entre nadie. Es la textura del mundo. Es debido a la confianza por lo que retorna la primavera. Es por la confianza por lo que cae la nieve, es por la confianza por lo que nos hablamos y al hablar de verdad intentamos llegar a un punto diferente del que partíamos cuando empezamos a hablar. Os voy a contar una historia: iba al cementerio a visitar la tumba de mi padre. Era el día de Todos los Santos, había mucha gente en el cementerio y mucha luz que salía de las flores que acababa de poner. Estuve unos minutos y vi a unos diez metros de distancia a un anciano con un niño. Supongo que eran abuelo y nieto. El niño tenía unos cinco o seis años, cogía al abuelo de la mano. Me parecía que estaban un poco perdidos. No habían encontrado la tumba que buscaban. Evidentemente era el adulto el que tenía que conocer el camino. Pero el adulto no lo sabía. Tal vez hacía mucho tiempo que no había ido ahí. Y de repente el niño tiene una ocurrencia genial, “ya que no la encontramos, tenemos que llamarla”. Me pareció maravilloso. Esta imagen es el símbolo de la confianza. Porque en el fondo este niño tenía razón. Si alguien no está ya aquí, ¿por qué no llamarle? Esto es la confianza, creer en lo imposible y no desesperar de encontrar.


Fragmento de una entrevista a Christian Bobin






viernes, 11 de mayo de 2018

Europa





Vivian Maier



AQUELLA a la que amó el dios de los helenos
y Cristo prefirió por dos mil años
es ahora un cadáver.

Europa aún conserva la hermosura en su rostro
pero ya está sin vida: os deslumbra una máscara.
Si la pálida forma
de los miembros bellísimos
parece que se mueve todavía,
no os dejéis que os engañe,
es sólo un triste efecto de la carne al pudrirse:
el hervor de gusanos que devora su cuerpo
como a una marioneta la agita en su interior,
y aunque ese movimiento finge vida
no es más que el movimiento de la muerte.

La dulce hija de Agénor es ahora un cadáver
al que Cristo contempla con tristeza:
si no vuelve el espíritu de la Hélade
él ya nunca podrá resucitarla.

Mario Míguez







Una reflexión sobre la sociedad actual a cargo de Miguel García Baró, profesor de Filosofía en la Universidad Pontificia de Comillas.



"El perdón transforma el pasado, luego es una experiencia de eternidad."







Espera





Aleksandra Patova


Es tan bello esperarte y soñar tu llegada que no quiero que llegues, quiero oírte llegar.

Julia Uceda





lunes, 7 de mayo de 2018

Yo quisiera ...





Tranh Minh Họa



Un soneto de los que no se olvidan ...



Yo quisiera morir sólo un momento
para ver lo que soy en tu memoria,
conocer tu versión de nuestra historia
y saber en qué piedra me sustento.

Sólo el paso levísimo de un cuento.
Tan sólo contemplar la trayectoria
desde mi muerte a ti. Y qué victoria
detener tu tormenta. Tu tormento.

Morirme de verdad nunca podría.
Si perdiera la voz la robaría :
con mi piel, con mis puños, con mis huellas

a gritos me llamaras, te llamara
y al borde de la muerte te esperara
para subir contigo a las estrellas.


Julia Uceda