viernes, 19 de abril de 2019

Viernes Santo




La Crucifixión de Cristo. Simone Martini




Todo el mal nos viene de no tener puestos los ojos en Vos.

Santa Teresa de Jesús



"Y sólo pido no pedirte nada.
Estar aquí junto a ti
e ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta".

Gabriela Mistral




Stabat Mater dolorosa, Pergolesi






jueves, 18 de abril de 2019

Jueves Santo






Lavatorio de los pies. Giotto
 Capilla de los Scrovegni, 1304-1306. Padua



"La belleza pura pertenece a todos",  decía Miguel Ángel.



La comunión de los apóstoles. Fra Angelico.
Convento de San Marcos. Florencia



"Y cuando llegó la hora, se sentó a la mesa con sus apóstoles y les dijo: «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros, antes de padecer»." (Lc 22, 14-15)

*******


"En la oración nosotros subimos hasta Dios.
 En los sacramentos Dios baja hasta nosotros".

 Scott Hahn


"Es preferible la Verdad en soledad al error en compañía". 

Santa Teresa de Jesús


"No hace falta fe para ver las consecuencias de la ausencia de la fe".

 Peter Kreeft



La última cena (detalle). Domenico Ghirlandaio
Convento de San Marcos. Florencia



"En tiempos de transgresión obligatoria, lo realmente subversivo es la más estricta ortodoxia".

 G.K. Chesterton


"Si crees lo que te gusta en los evangelios y rechazas lo que no te gusta, no crees en el evangelio, sino en ti mismo". 

 San Agustín de Hipona




El beso de Judas. Giotto. Capilla de los Scovregni. Padua


"Santo Tomás lo había dicho ya siglos antes: que si los hombres abandonaran la idea de Dios como el bien supremo, tenderían a reemplazarlo con la idea de que la riqueza material es el bien supremo". 

Hilaire Belloc




Bellísima y profunda reflexión


"La  instauración de la Eucaristía está marcada por este enorme horizonte de esperanza, porque fue la decisión suprema, misteriosa, repleta de Amor de Jesús de permanecer con nosotros, de quedarse con nosotros".






miércoles, 17 de abril de 2019

Miércoles Santo




Cristo ante Caifás. Giotto






Miércoles Santo: Caifás, el amor en la jaula de la ley






martes, 16 de abril de 2019

La Virgen a mediodía





Virgen María con el Niño. Catedral de Notre Dame. París






Es mediodía. Veo la Iglesia abierta.
Tengo que entrar.
Madre de Jesucristo, yo no vengo a rezar.

No tengo nada que ofrecer,
y nada tengo que rogarte.
Solo he venido, Madre, para mirarte.

Contemplarte, llorar de dicha, saber así
Que yo soy tu hijo y que Tú estás ahí.

Nada más que un momento
mientras se para el aire.
¡Mediodía!
Allí donde tú estés, estar contigo, Madre.

Sin decir nada, contemplar tu semblante,
Dejar al corazón cantar con su propio lenguaje,
Sin decir nada, cantar porque se tiene el corazón tan lleno,
Como el mirlo que sigue sus anhelos
en súbitos gorjeos.

Porque Tú eres hermosa,
porque Tú eres inmaculada,
La mujer de la Gracia por fin reinstaurada.
La criatura en su primer honor y en su desvelamiento final,
Tal como salió de Dios la mañana de su esplendor original.

Inefablemente intacta porque
Tú eres la Madre de Jesucristo,
Que es la verdad en tus brazos, y la sola
esperanza y el fruto único.

Porque eres la mujer, el Edén de la antigua ternura
olvidada,

Allí dónde el mirar encuentra de golpe el corazón
y hace saltar las lágrimas en él acumuladas.

Porque Tú me has salvado, porque a Francia has
salvado,

Porque también en ella, como en mí, Tú has
pensado,

Porque Tú interviniste justo entonces
cuando todo se hundía,

Porque una vez más has salvado a esta Francia
mía.

Porque ahora es mediodía, porque estamos ahora
en este día,

Porque Tú estás para siempre ahí, simplemente
porque Tú eres María, simplemente porque existes
Tú.

¡Gracias y otra vez gracias, Madre de Jesús!


Oración de Paul Claudel.






Paul Claudel se convirtió a la fe católica en la noche de Navidad de 1886, al escuchar el "Magnificat" en la catedral de Notre Dame.






Magnificat anima mea Dominum,
et exsultavit spiritus meus in Deo salutari meo,
quia respexit humilitatem ancillae suae. 
Ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes,
quia fecit mihi magna, qui potens est,
et sanctum nomen eius, 
et misericordia eius a progenies in progenies
timentibus eum.
Fecit potentiam in brachio suo,
dispersit superbos mente cordis sui;
deposuit potentes de sede
et exaltavit humiles;
esurientes implevit bonis
et divites dimisit inanes.
Suscepit Israel puerum suum,
recordatus misericordiae suae
sicut locutus est ad patres nostros, 
Abraham et semini eius in saecula.
Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio et nunc semper
et in saecula saeculorum

Amén.









domingo, 14 de abril de 2019

Confesión







Diez años estudié con los filósofos
grandes y pequeños, griegos y alemanes.
Y cuanto más cavilo, más
catecismo
de los hermanos
de las escuelas
cristianas.


José Miguel Ibáñez Langlois






viernes, 12 de abril de 2019

De la mano de María





Nuestra Señora del Mercado, "La Morenica"






Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar
las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén



Canto de la Salve a Nuestra Señora del Mercado, llamada popularmente "La Morenica", durante la procesión de la Dolorosa organizada por la Parroquia Nuestra Señora del Mercado, en León.

Con esta procesión comienza hoy la Semana Santa leonesa.

De la mano de María, camino hacia la Pascua a tu lado, Señor.

Feliz Semana Santa.






martes, 9 de abril de 2019

...









Me regalaron un libro de poemas
escrito por un novicio durante su estancia
en un monasterio trapense.
Había que fijarse en el silencio,
la forma en que era descrito,
acentuado
en contraste con el ruido de la ciudad
más allá de los muros del monasterio.
También hablaba de la soledad,
de su propio silencio
frente a las voces de sus hermanos frailes
en tantas horas de coro o en el bosque
cortando madera.
Había que empaparse de aquel silencio,
sacar fruto de aquella soledad,
de la resurrección de las cigarras por Pascua
y de preguntarse para quién cantan los machos
si las hembras son mudas y sordas,
de la llegada de la primavera al cementerio trapense,
del hidrógeno que somos, del olor
a tierra y hojas mojadas por la lluvia,
de las bandadas de patos
que cruzan la madrugada gritando
hacia lagunas del Sur, del rumor
de tractores en los prados,
de los ciruelos rosados en flor y los coches que pasan
con risas de muchachas, de la nieve,
de un disparo en el bosque,
de los insectos,
del interminable tren de mercancías
que se oye venir en la noche y el perro que ladra
bajo la misma oscuridad y los neones de publicidad
encendiéndose y apagándose mientras tanto.

El libro ha sido mi monasterio; el silencio,
mi maestro; la soledad, mi noviciado.
Y en todo este tiempo, el pensamiento de ser
contra la adversidad
ha prosperado por encima del resto,
como el silencio por encima del ruido.


José Almuzara, Gethsemani, Ky