jueves, 30 de abril de 2015

Dime tu nombre

 
 
 
 
 
Quiero conocerte como eres. Tu imagen sobre mí bastará para cambiarme.
 
Pedro Arrupe
 
 
Dime, Jesús, tu nombre verdadero para que yo te alcance de una vez y para siempre:
has de ser Tú el que me lo digas, corazón a corazón.

No he de buscarte, Tú me buscas, Tú el que siempre estás viniendo.
No estás lejos, más Tú en mí que yo mismo, y me has hecho uno contigo.
Tú tan grande y tan conmigo, tan Dios y tan humano:
yo ante ti, todo admiración y pasmo y, a la vez, tan en casa y en familia.

Tú mi alegría, mi ansia sin descanso,
mi llaga más íntima, mi destino inevitable y deseado, mi meta y fundamento:
mi premio, y mi perdón, mi verdad; la vida por quien vivo y mi camino,
mi fe y mi confianza; mi fuerza, mi roca, mi refugio y mi defensa;
mi verdad también, la clave de mi historia; Tú mi oficio y mi tarea, mi norma única y mi ley,
el aire que respiro; la referencia única de lo que soy y hago:
la luz con la que mis ojos ven el mundo y su grandeza;
el corazón con el que amo el mundo y su miseria;
la esperanza por la que lucho para el mundo y mis hermanos.
 
Dime, por fin, tu nombre deseado; porque repito mil nombres y nunca es del todo el tuyo.
 
 
 
 
 
 
Dime tu nombre verdadero, ser de mi ser, dímelo Tú, para que se lo diga a todos,
pues que les hace falta a los que penan, y a los vencidos, a los solos,
a los que no pueden ya más ni ven salida, a los agobiados de soportar la carga de vivir,
a los oprimidos por los que sobre ellos medran; a los que, distraídos u orgullosos,
ni siquiera saben que te necesitan y se están muriendo de sí mismos;
a los que se mueren de ganas y buscan y no saben qué;
a los que sienten la muerte en el corazón mismo de la vida y piden prodigios, demostraciones,
sin aceptar ser amados; a los que te arrinconan, pieza de museo o ilustre personaje histórico;
a los que te reducen a una idea.
 
Dinos, Jesús, tu nombre, quién eres, y que nos cambie
y nos haga el mundo en paz y vividero, porque solos no podemos conseguirlo.
O hazme a mí mismo, si Tú quieres, tu nombre, repetido, vivo;
tu imagen, tu presencia aquí y ahora en ti y contigo.

Vicente Marqués SJ



Para Militos.




 

martes, 28 de abril de 2015

Lo que no es sueño

 
 
 

 
 
 
Déjame que te hable en esta hora
de dolor, con alegres
palabras. Ya se sabe
que el escorpión, la sanguijuela, el piojo,
curan a veces. Pero tú oye, déjame
decirte que, a pesar
de tanta vida deplorable, sí,
a pesar y aun ahora
que estamos en derrota, nunca en doma,
el dolor es la nube,
la alegría, el espacio;
el dolor es el huésped,
la alegría, la casa.
Que el dolor es la miel,
símbolo de la muerte, y la alegría
es agria, seca, nueva,
lo único que tiene
verdadero sentido.
Déjame que, con vieja
sabiduría, diga:
a pesar, a pesar
de todos los pesares
y aunque sea muy dolorosa, y aunque
sea a veces inmunda, siempre, siempre
la más honda verdad es la alegría.






La que de un río turbio
hace aguas limpias,
la que hace que te diga
estas palabras tan indignas ahora,
la que nos llega como
llega la noche y llega la mañana,
como llega a la orilla
la ola:
irremediablemente.

 
Claudio Rodríguez, Alianza y Condena
 

 

 
 

lunes, 27 de abril de 2015

Nada sucede...








[...]
 
Nada sucede dos veces
y no sucederá.
Por eso nacemos sin experiencia
y moriremos sin rutina...
 
W. Szymborska
 
 
 
 
 

domingo, 26 de abril de 2015

Cena de primos VII

 
 

 
 
Este año en la crónica de nuestra cena de primos, dejo el menú, como es habitual. El restaurante elegido por Ruchi, Casa Rafa, es un lugar agradable, clásico, en él comenzamos esta cita que ya se encuentra en su ¡séptima edición! ¡Campeones!






Los entrantes exquisitos con embutidos, anchoas con ajos muy picados (me encantó ese toque de ajo, no lo había probado), gambas al ajillo con trocitos de bacon (torreznos), fritos de calamares y croquetas, salpicón de rape (pixín) y patatas a la importancia (dejaré la receta en el blog). Faltaron las mollejas, que tomamos en la primera cita (Agus, ¡sí había mollejas).
 
Como segundo, rape en su jugo con guarnición de patatas o bien cabrito al horno.
De postre un suflé con helado realmente bueno, servido en una bandeja enorme. Riquísimo.
 
Es una alegría volver a veros y me encantó encontrar a Leo y a Susana (llegar desde Palma de Mallorca es toda una travesía).
La cena resultó muy agradable en vuestra compañía, sois unos soles.

Recordé aquellas conversaciones que mantenía con Agus en la adolescencia, hablando sobre todo lo divino y humano, es como si el tiempo no hubiera pasado, sigo conectando totalmente con él. Agus, gracias por todo lo que compartimos, es muy importante recordarlo, mucho ¿verdad?

Con mi despiste habitual, me olvidé del Libro de Actas, pero dejamos nuestros mensajes en hojas que guardaré en el Libro, ¡perdón!

Este año bailamos, pero no todos, era una música tecno horrorosa, sin letra, altísima, no nos permitía hablar, música que suena lo mismo una y otra vez, repetitiva hasta el infinito ¡qué lata! Es pura tecnología, decía Pablo cada poco, y sí, no tiene emoción, al menos no se la encuentro. Bailé porque me encanta bailar, pero no conecto en absoluto con ella. Me parece que no tiene sentimiento, aunque a juzgar por el ambiente, es la habitual. Tenemos que aplicarnos para el próximo año en buscar un lugar donde, por lo menos, podamos hablar, bailar y cantar, que es importante.

Marta le pidió al DJ algo más acorde para nosotros, y ¡nanai de la China! La música de los 60, 70, 80 y 90 brilló por su ausencia, tecno y más tecno...

Faltó Ruchi, que se encontraba con un gripazo impresionante. ¡Te echamos mucho de menos! Y a Carlos, que se encontraba de viaje. Carla y Jhon (¡os recordamos!) tampoco pudieron venir.

Gracias (ya sabéis, como nos nombrábamos de pequeños) a Pablito, Pilar, Orlandito, Mar, Juan, Loreto, Tori junior, Leo, Susana, Pilina, Agus, Edu, Martita, Manuel, Carlos, Jose, Bert, Ana, Jose, May, Pedro y Rosa...

¡Muchos besos para TODOS!!!

Y como no puede faltar la música (y nadie tiene ni idea de lo que bailamos), os la dejo yo con un clásico con mucho ritmo, (Raphael y Alaska... ¡ay! estos DJ, no aprenden ...).
 

 

 
 
Y también a Fiordaliso, Yo no te pido la luna, recordando el año anterior bailándola y la risa que pasamos. Dedicada, especialmente a Ruchi... Estos DJ de ahora ... ¡Ay, Ruchi, qué sosos...! ¿Qué te parece si el año que viene les sustituimos? Sé que lo estás pensando, jajaja... Esta vez, en italiano, que con el gripazo y el catarro no la puedes cantar... ¡Para ti, especialmente!!! ¡Non voglio mica la luna! ¡También para Bert, que le encanta!!!
 
 




¡Hasta la próxima cita!
Es hora de que aprendáis a comentar en los blogs, no sé cómo se hace, tenéis que investigar... ¡May, investiga!
 

 
 
 

sábado, 25 de abril de 2015

No olvidemos nunca el primer amor







Una maravillosa reflexión del papa Francisco:

 
"No olvidemos nunca el primer amor".

 

"Pidamos a Dios la gracia de la memoria".   

 
¿Cuándo sentí que debía cambiar de vida, o ser mejor, o perdonar a una persona? ¿Cuándo sentí al Señor que me pedía algo? ¿Cuándo encontré al Señor?                                        
 
 
 
              
Papa en Santa Marta
 
(RV).- Recordar la primera vez que sentimos a Jesús a nuestro lado y ver en los Evangelios cómo Jesús encuentra a la gente. Reiterando que Jesús nunca olvida el día en que nos encontró por primera vez, alentó a pedir a Dios ‘la gracia de la memoria' para recordar siempre, precisamente, nuestro encuentro con Jesús, que es único para cada uno, es el primer amor.
 
En su homilía de la Misa matutina en la Capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre hizo hincapié en que Jesús elige un encuentro, como forma de cambiar la vida de los demás. Juan y Andrés, que pasan con el Maestro toda la velada. Simón que se vuelve la ‘piedra' de la nueva comunidad. La Samaritana, el leproso, que regresa para agradecer por haber sido sanado, la mujer que queda sanada al tocar la túnica de Cristo.
 
Evocando, con la liturgia del día, el encuentro, cerca de Damasco, de Jesús con Saulo, que de perseguidor anticristiano se vuelve Apóstol, el Papa se refirió a los encuentros con el Señor. Encuentros decisivos que deben llevar al cristiano a no olvidar nunca el primer momento en que percibimos la cercanía de Jesús a nuestro lado:
 
«Él nunca olvida, pero nosotros olvidamos nuestro encuentro con Jesús. Y ésta sería una bella tarea para hacer en casa: pensar en cuándo sentí al Señor cerca de mí, de verdad. ¿Cuándo sentí que debía cambiar de vida, o ser mejor, o perdonar a una persona? ¿Cuándo sentí al Señor que me pedía algo? ¿Cuándo encontré al Señor? Porque nuestra fe es un encuentro con Jesús. Éste es el fundamento de nuestra fe: he encontrado a Jesús como Saulo hoy».
Preguntémonos sinceramente, aconsejó una vez más el Obispo de Roma: ¿cuándo Señor me dijiste algo que cambió mi vida o me invitaste a dar ese paso en mi vida?:
 
«Ésta es una bella oración y les recomiendo que la recen cada día. Y cuando te acuerdas, te alegras con eso, con ese recuerdo que es un recuerdo de amor. Otra bella tarea es la de leer los Evangelios y ver tantas historias. Ver cómo Jesús encuentra a la gente, cómo elige a los apóstoles, cómo hay tantos encuentros con Jesús allí. Quizá alguno se parezca al mío. Cada uno tiene el suyo».
 
Para Cristo su relación con nosotros es de predilección, es una relación de amor, una relación de ‘tú y yo', volvió a subrayar el Papa:
 
«Rezar para pedir la gracia de la memoria: Señor ¿cuándo fue ese primer encuentro, ese primer amor? Para no escuchar ese reproche que dirige el Señor, en el Apocalipsis: debo reprocharte que hayas olvidado el primer amor».
 
Papa Francisco, Misa en Santa Marta, 24 abril 2015
 
 
 
 
 

Lo que nos falta...

 
 
 


“Lo que le falta a la humanidad es la oración”.
 
Padre Pío
 
 
Sábado, día del Rosario bloguero.
Feliz día.
 
 
 

Sin título

 
 
 


 
“Antes de abrir los ojos he escuchado como la lluvia aplaudía contra los postigos. Luis XVI no era mejor acogido en el momento de despertarse. Y eso es lo que más se parece a la vida profunda y espiritual. Ver una profundidad que otros no verán. Todo se convierte en imágenes, en símbolos”.
 
 
*******************

"La poesía es el único idioma para hablar de lo absoluto. Creo que los poetas son los que mejor nos hablan de Dios. Mejor que los teólogos. Dios, simplemente la vida, o la presencia en la vida, de algo que está entre Dios y la vida. La espiritualidad es en la vida el sentido profundo de las cosas y el nutrirse para maravillarse. La poesía es la que nos trae a los ausentes alrededor de la mesa, es la que mezcla. Sabe que la mezcla debe ser entre los ausentes y los presentes, entre los vivos y los muertos. La poesía es la que pone orden en la habitación de los niños, sin quitar un gramo de fantasía".
 
Christian Boubin
 
 
 
 
 

jueves, 23 de abril de 2015

En el Día del Libro

 
 
Madre e hijo (1899). William Mainwaring Palin
 
 
 
 
 “Un solo libro tiene la capacidad de cambiar el mundo”.

 
 
 
 
Un libro y una preciosa dedicatoria de Antoine de Saint-Exupéry en El Principito:

 

A LEÓN WERTH

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Pero tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de comprenderlo todo, incluso los libros para niños.

Tengo una tercera excusa todavía: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Tiene, por consiguiente, una gran necesidad de ser consolada. Si no fueran suficientes todas esas razones, quiero entonces dedicar este libro al niño que fue hace tiempo esta persona mayor. Todas las personas mayores antes han sido niños. (Pero pocas de ellas lo recuerdan).

Corrijo, por consiguiente, mi dedicatoria:

A LEÓN WERTH

cuando era niño

 
 
Y una rosa...
 
 

 
 
 
 
 

Regina Coeli

 
 
 
 

Benedicto XIV estableció, en 1742, que durante el tiempo Pascual (desde la Resurrección del Señor hasta el día de Pentecostés) se sustituyera el rezo del Ángelus por la antífona "Regina Coeli".
 
 
G: Reina del cielo, alégrate, aleluya.
T: Porque el Señor, a quien has llevado en tu vientre, aleluya.
G: Ha resucitado según su palabra, aleluya.
T: Ruega al Señor por nosotros, aleluya.
G: Goza y alégrate Virgen María, aleluya.
T: Porque en verdad ha resucitado el Señor, aleluya.
 
 

 
Regina Coeli, Mozart. 
 
 
 
 

martes, 21 de abril de 2015

Los árboles...

 
 
 
Parque de Quevedo. León
 
 
Los árboles
son los ángeles
de la guarda
en la ciudad.

Carmen Cristina Wolf



Cada día, cuando me dirijo a mi trabajo, escucho los pájaros cantar y hoy, especialmente, me di cuenta del significado de este poema. Siempre he vivido sus trinos como un regalo, doy gracias.  Hoy, recordé estos versos al escucharlos, trinaban y trinaban...  me encontré por el camino con personas muy significativas para mí, hacia tiempo que no nos cruzábamos; solo nos saludamos: ¡hola! ¡buenos días...!
 
¡Qué bonito!
 
Esta reflexión la añado ahora, después de vivir y sentir a los pájaros cantar... hoy mismo...
 
 
 
 

Seguimos en Pascua

 
 
 
 
 
Una historia muy bonita que nos contó nuestro párroco el domingo pasado.
 
Sucedió en Rusia, después de la Revolución bolchevique. Una vez consumada, los cristianos católicos fueron perseguidos y martirizados. Una gran parte de los cristianos ortodoxos fueron enviados a Siberia. Solo sobrevivió un pequeño núcleo, que acostumbraba a celebrar la Eucaristía en una pequeña iglesia.
 
Los ideólogos del régimen comunista se desplazaron por todas las zonas rurales para advertir a la población de que la religión, como decía Marx, era el opio del pueblo.
 
Los cristianos ortodoxos, durante el tiempo de Pascua tienen la costumbre de saludarse así:
 
Cristo ha resucitado, a lo que se responde:
 
Verdaderamente ha resucitado.
 
Y llegaron los ideólogos comunistas a esta pequeña iglesia, con el propósito de explicarles cómo la religión y Dios no eran más que un engaño, un fraude. Dispusieron que el pope (sacerdote ortodoxo) que estaba celebrando se retirara y escuchara.
 
Permanecieron durante largo tiempo hablando. El silencio era total, todos escuchaban atentamente.
Cuando finalizaron, llamaron al pope y le increparon para que dirigiera unas palabras a los asistentes.

El pope subió al estrado y solo les dijo esto:
 
Cristo ha resucitado.
 
A lo que respondieron todos, absolutamente todos:
 
Verdaderamente ha resucitado.
 
Dios vive en el corazón del hombre, y jamás, nunca, ninguna ideología lo podrá borrar. Es bueno hablar y comunicar "esas cosas" que el evangelio del domingo pasado nos recuerda a los cristianos del siglo XXI, san Lucas 24,35-48:
 
Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día
 
En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: "Paz a vosotros". Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: "¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo". Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: "¿Tenéis ahí algo de comer?" Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: "Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse".  Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto".
 
 
Y otra historia actual relatada por un sacerdote que viaja frecuentemente a Siria para asistir a los cristianos en esas zonas. Nos contaba que nunca dejan de celebrar juntos la Eucaristía a pesar de que se juegan la vida.
 
Entre ellos hay bastantes jóvenes que viven amenazados constantemente. Este sacerdote habló con los padres de estos jóvenes y les ofreció refugio en Europa con el fin de que pudieran acabar sus estudios y permanecer a salvo. Los padres rechazaron la propuesta. Le explicaron que preferían que sus hijos vivieran en una comunidad que practicaba y vivía su fe, que con ello salvarían su alma. Sin embargo, en Europa, se ha abandonado a Dios, Europa silencia sus raíces cristianas, le dijeron, no queremos que nuestros hijos se eduquen en un ambiente así, salvarían su cuerpo pero su alma podría perderse. Los jóvenes se mostraron completamente de acuerdo con sus padres.
 
Los cristianos de Oriente, que sufren todo tipo de persecuciones, son un gran ejemplo para todos.
 
Que el Señor nos ayude a vivir la gracia del bautismo en esta Pascua, la gracia que supone ser cristianos. Por la gracia de Dios.
 
 
 
 
 

lunes, 20 de abril de 2015

Dedicatoria





Noemí Villamuza
 

 
Dediqué mi libro
a una niña de un año,
y le gustó tanto,
que se lo comió.
 
 Gloria Fuertes

  
 
 
 

sábado, 18 de abril de 2015

Tu mirada

 
 
 

  
 
La mirada de la Virgen nos enseña a mirar a los que naturalmente miramos menos pero que más lo necesitan, a los desamparados, a los que están solos, a los enfermos, a los pobres, a los chicos de la calle, a los que no conocen la ternura de la Virgen.
Madre, regálanos tu mirada.

(Papa Francisco)
 
 
Sábado, día del Rosario bloguero.
 
 
 
 
 

jueves, 16 de abril de 2015

Interesante reflexión




 
 
 
La ventaja de las personas que no han hecho el bachillerato es que lo preparan el resto de su vida.
 
 
Yo soy un autodidacta declarado. Fui un joven inculto o cultivado solamente en parte. A los quince años se acabó la escuela, y cuando empecé a trabajar seriamente en manuscritos bastante largos, ni siquiera dominaba la ortografía alemana. La primera versión de una de mis novelas, reencontrada por un germanista inglés y que he vuelto a ver unos años más tarde, está llena de faltas de ortografía. A veces tengo la impresión de haber aprendido ortografía cultivándome a mí mismo por la escritura.
La ventaja de las personas que no han hecho el bachillerato es que lo preparan el resto de su vida. Se esfuerzan continuamente por colmar esa laguna mientras que otros que han pasado el bachillerato o incluso un doctorado – estoy generalizando – se quedan a ese nivel de ciencia y entonces se establece cierta complacencia, son personas “acabadas”. Yo nunca he estado expuesto a ese peligro. O sea que mi curiosidad, mi sed de ciencia, mi necesidad de saber, se han conservado. Todo lo que sé y todo lo que necesito para mi modo de existencia lo he conquistado con mi propio trabajo, con el esfuerzo diario.
 
 
Gunter Grass


Soy un trabajador muy lento, necesito concentración, mi verdadero trabajo de escritura y dibujo cada vez con mayor frecuencia es en mi casa del campo, donde puedo estar semanas enteras sin dejarlo. Mi concepción de la literatura es que los libros deben suponer para el lector una doble exigencia divertida: divertir y exigir su atención. Todo mi esfuerzo tiende a no comunicar al lector la pena, el cansancio, la conocida desesperación que te dominan ante tus propios asuntos. No me gustan, en consecuencia, los libros en que se pueda descifrar el esfuerzo de su génesis u oler el sudor del trabajo.
El estilo de un escritor es su signo personal, la marca. Para mí no se trata de un criterio. Thomas Mann de principio a fin, desde sus primeras manifestaciones en prosa, ha poseído y desarrollado su estilo. Prefiero a autores como Alfred Döblin, a quien estimo tanto como a Thomas Mann, si no más. De libro en libro, ha ido poniendo en tela de juicio su propio estilo con nuevas tentativas, hasta el punto de que no se puede reconocer en él un estilo continuo en el sentido clásico. Esto no sólo lo considero posible sino necesario.


grass--644x362


Creo que el artista tiene una concepción del progreso distinta… si acaso la tiene. Para el artista, Beethoven no representa un progreso respecto de Bach, un poema de Apollinaire no es un progreso respecto a Hölderlin, por más que en nuestro siglo algo así como una noción de progreso se haya introducido en el arte a través del concepto falso y engañoso de “vanguardia”. Vanguardia: es interesante observar que se trata de un término militar. Una obra que hace dos o tres años pasaba por moderna, de “vanguardia”, se ve manipulada por los traficantes del arte, es arrojada a la basura con el pretexto de que ya no es in, de que está pasada de moda.
Y sin embargo, para quien sabe ver, para quien sabe escuchar y leer, es evidente que Montaigne vuelve a ser especialmente actual porque nos lleva a los inicios de la Ilustración. Hasta hoy no se ha podido demostrar que la música de Mozart haya sido superada por cualquier otro músico o que se haya quedado pasada de moda. La idea de desarrollo, la intemporalidad de las artes, son conceptos, en el fondo, más dignos de confianza y más humanos que ese vulgar concepto de progreso que determinó poderosamente al siglo XlX y también al nuestro y que nos ha conducido al umbral en que la razón se convierte en locura. El lenguaje continúa siguiendo las vías de la razón, pero los resultados son irracionales”.
 
Günter Grass, 1978.
 
 
 
Descanse en paz.
 
 
 
 

martes, 14 de abril de 2015

¿Ha muerto Dios?

 
 
 
 
 
 
Rafael Navarro Valls, catedrático y académico/secretario general de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, ha publicado en el diario español El Mundo una interesante reflexión sobre "cuando todo se ha perdido, y cuando a la persona humana ya no le queda otra cosa que rendirse ante el desastre, es entonces cuando parece llegar el momento de Dios".

Navarro-Valls escribe sobre la tragedia del avión A320 de Germanwings y cómo Dios sigue muy presente en los acontecimientos, a pesar de que este siglo fue profetizado por los gurús del progresismo como "el primer siglo del ateísmo":

Lo que se oyó antes del impacto del avión: «Ay, Dios mío» en 3 idiomas
«El picado suicida del avión A320 de Germanwings, se acelera a 300 metros de la montaña y colisiona a más de 750 km/h .

»El aparato se desintegra y los 150 ocupantes sucumben instantáneamente por la insania y la insidia del joven copiloto Andreas Lubitz.

»A partir de ese momento se desencadena -junto con un movimiento de solidaridad mundial- una avalancha de opiniones sobre las causas del accidente: estudios, análisis técnicos, psiquiátricos y legales.

»Forenses, pilotos, psicólogos, especialistas en ADN, psiquiatras, juristas, policías, políticos, técnicos en indemnizaciones … todos hacen notar sus puntos de vista.

»Probablemente es el desastre aéreo más intensa y extensamente cubierto de toda la historia de los acontecimientos mediáticos.

»Un video grabado en el interior del A320, obtenido de la tarjeta SIM de un móvil, resalta un nuevo aspecto más trascendente, hasta ahora en penumbra.

»Según la transcripción difundida por Paris Match y el diario alemán Bild, lo más impactante de la grabación de pocos segundos es el sonido.

»Un sonido en el que, junto a las exclamaciones de terror, se escuchan tres frases nítidas de idéntico significado en idiomas distintos: “Ay, Dios mío”, Oh my God y Oh mein Gott. Menos claramente se escucha también la expresión: “Señor, Señor”. Luego, el silencio.

»Es una muestra estremecedora de que cuando ya nada funciona, cuando el miedo y el horror hacen que la esperanza se derrumbe; cuando todo se ha perdido, y cuando a la persona humana ya no le queda otra cosa que rendirse ante el desastre, es entonces cuando parece llegar el momento de Dios.

»A los familiares de las víctimas les queda el consuelo de aquella inscripción encontrada en una vieja tumba: “Cuando me necesitéis en la tierra, buscadme en el cielo”.
»Una muestra más de que omitir a Dios en la historia humana es tanto como pensar que una novela que no tiene autor pueda sostener un argumento.

¿Por qué a mí, por qué a los míos, por qué así?
»Pero este sentimiento de consuelo para los cercanos a las víctimas no siempre se impone sobre otro más inquietante: ¿Por qué a mí, por qué a los míos, por qué así? Es como obligar a una persona abrazarse a una verdad tan lejana como una cumbre nevada.

»Es ese aspecto trascendente al que antes me refería y que se contiene en esta pregunta clave: ¿Es Dios responsable de los actos que un copiloto suicida realiza? Desde luego Dios podría impedirlos, pero a costa de la libertad humana.

»Es curioso cómo la llamada libertad de contrariedad (posibilidad de elegir el bien o el mal) es una prerrogativa del hombre. Dios no tiene esa libertad, es decir, no puede hacer el mal ni quererlo positivamente, sólo permitirlo.

»Recuerdo, con este motivo, que los debates y desencuentros sobre la independencia entre Gandhi y Lord Irwin (el Virrey de la India) eran tan constantes que llevó a una notable tensión entre ellos.

»Un día, estando en el ashram (oratorio) de Gandhi, un amigo y seguidor quiso apaciguar las diferencias diciendo: "Mahatma, debe usted saber que lord Irwin jamás toma una decisión sin rezar antes".

»Gandhi reflexionó unos minutos sobre lo oído. Después dijo: "¿Y por qué cree usted que Dios le aconseja mal por sistema?". Era evidente que el culpable no era Dios sino la libertad de decisión de los contendientes en la trifulca.

¿Ha muerto Dios?
»Probablemente una mayor formación teológica ayudaría a explicar mejor la perplejidad del creyente o no creyente ante una de las cuestiones más endiabladamente complejas de la existencia humana: la presencia del mal.

»Sin embargo, este aspecto de la formación es poco valorado. Un profesor de la Harvard Divinity School (una especie de Facultad de Teología existente en algunas universidades americanas) decía quejoso: “Siempre nos recortan el presupuesto. No somos científicos ni capitalistas. No combinamos genes, ni creamos software. No amasamos grandes fortunas.Nos dedicamos a Dios, así que, al parecer, no somos importantes”.

»Coincido con él en denunciar el error de enfoque de aquellas autoridades académicas.

»El gran no-acontecimiento del siglo XX fue la llamada “muerte de Dios”. Los intelectuales de fin de siglo no coincidían con Nietzsche en su afirmación de que Dios había muerto, pero confiaban en que habría muerto para comienzos del siglo XXI.

»Suponían que la creencia en Dios desaparecería de Occidente, y que sólo las sociedades retrógradas conservarían la superstición religiosa.

»Pero –como dice Paul Johnson– “aquí estamos, al cabo de lo que presuntamente era el primer siglo del ateísmo, con Dios vivito y coleando y presente en el corazón de miles de millones de personas en todo el mundo”. Incluidas las asesinadas en el avión A320 de Germanwings».
 
Del blog Cara a Cara
 
 
 
 

lunes, 13 de abril de 2015

Démonos prisa

 
 
 
Adrián Gómez Guzmán
 
 
“Yo, un sacerdote, creo en Dios como lo haría un niño”.

 
 
Démonos prisa a amar, la gente se va tan pronto,
sólo dejan tras ellos sus zapatos y un teléfono mudo.
 
Sólo lo fútil se arrastra pesadamente,
lo importante es tan veloz que sucede de repente
y luego un silencio normal y por eso insoportable,
como la pureza nacida del más simple desconsuelo,
cuando pensamos en alguien y nos quedamos sin él.
 
No estés tan seguro de tener tiempo, lo seguro es inseguro,
nos quita lo sensible como toda dicha,
llega simultáneamente como el humor y lo solemne,
como dos pasiones siempre más débiles que una.
 
Desaparecen tan pronto como calla el tordo en julio,
como un sonido algo torpe o como una sorda reverencia.
 
Para ver de verdad cierran los ojos,
aunque es más arriesgado nacer que morir.
 
Amamos siempre poco y demasiado tarde.
 
No escribas sobre esto con frecuencia,
sino de una vez por todas
y serás como un delfín bondadoso y fuerte.

Démonos prisa a amar, la gente se va tan pronto
y los que no se van, no siempre vuelven
y al hablar de amor nunca se sabe si el primero
es el último o el último el primero.
 
 
Jan Twardowski
 
 
Jan Twardowski fue un destacado poeta y sacerdote polaco. Su obra es de una intensa espiritualidad, inspiradora para las generaciones posteriores de escritores.
Según Aleksandra Iwanowska, conocida especialista y editora de sus textos, estos poemas «traen una sonrisa y la paz de la fe a este final de siglo [...] No distinguen entre creyentes y no creyentes. En el mundo de Twardowski cualquiera puede sentirse cómodo».
 
"Resulta que en nuestro mundo actual las obras de los autores más apreciados están contaminadas por la desesperación, por la falta de fe, por el materialismo, por lo posmoderno", dice Jan Twardowski (1915-2006). Su poesía es un canto a todo lo contrario: a la esperanza, la fe y el amor.
Y, para añadir, el humor:



En la cola hacia el Cielo

¡Calma, no tan rápido!;
 ¡por favor, no empujen!;
 primero hay que parecer santo sin serlo;
 seguidamente, ni serlo, ni parecerlo;
 después, serlo de tal modo que sea imposible advertirlo;
 y sólo por último,
 el santo terminará por asemejarse a un santo.

  
“El Omnipotente, cuando ama, sabe ser el más débil”, nos dice.


“Cuando no seas querido,
 no esperes en reciprocidad
 rosas y una llamada;
 no gimas, no solloces.
 Lo que más importa justamente
 es que seas tú quien ame”.

 
 
 
Y el último, muy sugerente, Desesperación:

¡Pobre desesperación, íntegro monstruo!
 Aquí te atormentan terriblemente:
los moralistas te ponen la zancadilla,
 los ascetas te dan patadas,
 los médicos recetan pastillas
 para que te marches,
 te tildan de pecado…
Y sin embargo, sin ti yo acabaría sonriendo sin parar,
 como un lechón bajo la lluvia,
 caería embelesado cual ternero,
 me volvería inhumano,
aterrador como un drama sin actores,
 inmaduro frente a la muerte,
 solo en mi propia compañía.
 
 
Fue uno de los poetas preferidos de san Juan Pablo II.
Que tengáis una buena semana.
 
 

 

sábado, 11 de abril de 2015

Solo vivir

 




"Para que una cosa sea verdadera es preciso, además de ser verdadera, que entre en nuestra vida. Porque la verdad no es algo que uno pueda tener, solo vivir”.
 

Una bella reflexión a través de la obra de Christian Bobin:
 
Christian Bobin nace el 24 de abril de 1951 en Le Creusot, Francia, en el seno de una familia modesta. Su padre era profesor de dibujo. Fue una figura muy importante en su vida. Tiene más de 50 libros publicados.
 
Cuando pensamos en Dios le situamos en “lo más alto”, sin embargo, Bobin le sitúa en “lo más bajo” (Lo Bajísimo es uno de sus libros sobre S. Francisco de Asís), en los ojos del recién nacido o en el vientre del petirrojo. Dice que Dios es un gran artista  que trabaja a veces a través de intermediarios. Prefiere hablar de los nombres de Dios que del nombre de Dios. Afirma que hay dos maneras de proteger un amor: no hablar nunca de él, o como hacen algunos poetas enamorados, coger todos los nombres y se los dan a su amor. Por eso la rosa, las nubes, los árboles, los ríos, el dolor y la alegría son nombres de Dios.
Sabe que esta vida es limitada, sabe que todo lo que pasa tiene un principio personal.
 
Cuenta una anécdota que le sucedió cuando era estudiante de enfermería en un psiquiátrico. Se le acercó un paciente y le dijo “Yo te conozco” “Tú eres Dios”. A lo que él respondió “Lo siento. No soy Dios”. Considera que fue una respuesta débil ya que la vida te está echando rápidamente las cartas y tienes que jugar la partida. Hoy en día, contestaría: “Sí y usted también. Lo soy pero no más que usted”. No se lo diría por ser alguien enfermo, frágil y vulnerable,  sino porque “reconozco en la fragilidad los ojos de Dios. Le reconozco en todas partes. No sólo en los frágiles, sino también en la tristeza del poderoso, en los ojos del rey o del ministro. Cuando pienso en el poder creo que es una miseria pensar que tenemos poder sobre los otros. Es una miseria real. Hoy le diría “sí” al enfermo porque en el fondo era clarividente. Eso que llamamos Dios se puede presentar por todas partes. Es justo la persona que hace el gesto necesario. La presencia que esclarece o que contraría- No se puede atrapar a Dios pero nos lleva a hacer una relectura de todo el follaje de la vida.
 



 

 
L´Homme Iconoclaste (El hombre iconoclasta): Tener ojos de oro significa conocer de golpe, inmerecidamente, todo el esplendor de esta vida. Es saber que todo es sol que atraviesa las sombras de esta vida para reconocer lo que es verdadero en nuestro corazón. El sol es el que da claridad, por lo tanto tener los ojos dorados significa reconocer toda la generosidad que hay en esta vida.
 
La Parte Manquante (Lo que falta): En la foto que ilustra la portada de este libro se ve a una madre de espaldas, con su hijo y lo que falta es el rostro. S. Francisco de Asís dice que las madres nos acercan a Dios.  Lo dice de una forma muy bella: El paraíso está debajo del pie de una madre. Solo hace falta que el pie no sea muy pesado. Nos falta el rostro de Dios, que es el Amor más grande. No tiene otra cara que  nuestra palabra.
 
 
 
 
 
 
La poesía es la flor del pensamiento. Es el estadio más alto y el más frágil. Vivir es buscar el sentido de la vida, no encontrarlo nunca pero tener el ojo regocijado en un resplandor  de verdad. Y nada da más alegría que la simplicidad ardiente de los Evangelios. La vida somos tú y yo, estamos cara a cara y Dios nace en cada encuentro. El sentido de la vida se produce constantemente y sólo depende de nuestra respuesta”.
 
Para mí Dios es ese padre todo poderoso y paternal. Me viene la figura de mi padre: sus ojos eran como los de un panadero que fabrica buen pan sin parar. Era un padre que nutría. Ese padre poderoso es el que nos alimenta y nos eleva, que se da en vez de imponer. Es el Dios de la Biblia. Mi padre tenía Alzheimer y aunque se olvidara de los nombres, yo era aquél  a quien él no olvidaba nunca y su mujer,  la mejor. A través del corazón había guardado la memoria y el corazón estaba más vivo que nunca. He visto a Dios en las casas de los enfermos de Alzheimer, personas extremadamente bellas. El padre que antes visitaba a los enfermos, a los necesitados y era “el más alto”, con la enfermedad se convierte en  “lo más bajo, lo más pequeño”. El amor de la persona no se va, no pasa y su valor es inestimable.
 
¿Por qué escribir con un rotulador negro? Es el color que más me gusta porque es el que más resalta en una página en blanco. El pasado es inesperado. La vida nunca está hecha del todo. El hoy reescribe el ayer. Hoy quiero más a mi padre que ayer. Mi padre sigue vivo. Se ha reunido en el fuego que le creó. La hoja en blanco es la puerta del paraíso y la llave para abrirla es el rotulador. Al escribir abro y reabro algo. Escribir es dibujar una puerta infranqueable para luego abrirla. Adoro el ruido del rotulador sobre la hoja y lo compara con el ruido de las pisadas en la nieve recién caída”.
 
Joyeux les tristes (Bienaventurados los tristes):Me cuesta sonreír. Intento cada día superar la melancolía. Pero la vida está llena de contradicciones y si quieres la vida tienes que aceptar la muerte. Creo absolutamente en la resurrección. Un día rozaremos un segundo el paraíso y ya no saldremos más”.
 
Christian Bobin
Traducción: Teresa Campoamor
 
 
Sábado, día del Rosario bloguero.

 



 

viernes, 10 de abril de 2015

Secretos de belleza






Audrey Hepburn es y será siempre una leyenda del cine, pero no solo eso. Quien recibiera el Oscar en 1953 por su interpretación en Vacaciones en Roma no fue solo una gran actriz, una mujer guapísima y la elegante musa de Givenchy. Fue también una mujer de gran corazón, comprometida en varias causas humanitarias.

Realizó al servicio de los más pobres unos cincuenta viajes por el mundo. Su acción a favor de los niños continuó tras su muerte en 1993, a través de la Audrey Hepburn Children’s Fund.

Sus respuestas, al ser preguntada sobre sus secretos de belleza, reflejan su corazón y su alma:

1. Para tener labios atractivos, pronuncia palabras de bondad.

2. Para tener bonitos ojos, mira lo que la gente tiene de bello en ellos.

3. Para mantenerte delgada, comparte tu comida con los que pasan hambre.

4. Para tener un pelo hermoso, haz que un niño lo acaricie cada día.

5. Para tener una buena postura, camina sabiendo que nunca estás sola.

6. Lo haces por las cosas, pero las personas también lo necesitan: “repáralas”, arréglalas, mímalas, reavívalas, nunca las deseches.

7. Piénsalo: si un día necesitas una mano segura, encontrarás una al final de cada brazo. Al envejecer te darás cuenta de que tienes dos manos, una para ayudarte a ti mismo, otra para ayudar al necesitado.

8. La belleza de una mujer no está en su ropa, su rostro o en la manera de arreglar su pelo: la belleza de una mujer se ve en sus ojos, porque son la puerta abierta a su corazón, el lugar donde está su amor.

9. La belleza de una  mujer no está en su maquillaje, sino en la verdadera belleza de su alma; es la ternura que da el amor, la pasión que expresa.

10. La belleza de una  mujer se desarrolla con los años.

Secretos de belleza que en el fondo pueden y deben aplicarse a cualquiera.


 

 
 
 
 
 

miércoles, 8 de abril de 2015

En diálogo

 
 
 

 
 
 
Serie de vídeos de Fray Nelson, fraile dominico; nos habla de este hambre que siente todo hombre de algo más que lo que el mundo ofrece. Nos explica cómo el corazón está hecho por Dios y para Dios, y que tan solo Él puede llenarlo. Dice también que los que hemos conocido el amor de Dios y le hemos conocido como aquel que da sentido a nuestra vida y nos lleva a la plenitud, tenemos el deber de transmitirlo a los demás y hacerles partícipes de este mensaje que constituye la verdadera felicidad del hombre, pues el Señor nos dijo: "Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis".
 
Muy buena reflexión.
 
 
 
 
 
 

martes, 7 de abril de 2015

El canto de los pájaros

 

 


Una hermosa canción, un himno a la paz y a la exaltación de los valores humanos...
El cant dels ocells, El canto de los pájaros...
 
Esta canción popular catalana fue adaptada para cello y piano por Pau Casals y, con una duración de 3,08 minutos, inicia el repertorio que el maestro del violoncello dio en 1961 en La Casa Blanca.
 
Durante 61 minutos toca ante un grupo reducido encabezado por John Fitzgerald Kennedy y se inicia con el  Cant dels ocells.

Antes que en esta ocasión, lo tocó ante las Naciones Unidas después de un breve discurso:

"Hace muchos años que no toco el violonchelo en público, pero creo que debo hacerlo en esta ocasión. Tocaré una melodía del folcklore catalán: El cant dels ocells (el canto de los pájaros). Los pájaros, cuando van por el cielo van cantando "PEACE, PEACE, PEACE" (Paz, paz, paz...) Y es una melodía que Bach, Beethoven, y todos los grandes habrían admirado y querido y además nace del alma de mi pueblo, Cataluña".
 
A la primera interpretación le siguen 5 piezas de Cuperin para cello y piano.
Adagio y allegro de Schumman .
Termina con el trío en Re menor para piano, violin y cello , Op. 49 de Mendelsshon
Todas ellas son piezas alegres, cortas, optimistas.
 
A Casals le acompañaban Alexander Schneider al violín y Mieczyslaw Horszowski al piano.



 

Para escuchar en soledad.


 

La canción se canta en Navidad:

 
Al veure despuntar el major lluminar en la nit més ditxosa,
els ocellets cantant a festejar-lo van amb sa veu melindrosa.
 
Al ver despuntar el mayor resplandor en la noche más dichosa
los pajaritos van a cantarle con su melosa voz

L'àliga imperial pels aires va voltant, cantant amb melodia,
dient: 'Jesús és nat per treure'ns de pecat i dar-nos l'Alegria'.
 
El águila imperial va por los aires, cantando con melodía,
diciendo: Jesús ha nacido para librarnos del pecado y darnos la Alegría.

Respon-li lo pardal: 'Esta nit és Nadal, és nit de gran contento'.
El verdum i el lluer diuen, cantant també: 'Oh, que alegria sento!'
 
Le responde el gorrión: Esta noche es Navidad, es noche de gran contento.
El verderón y el lúngano dicen, cantando también: ¡Oh, qué alegría siento!

Cantava el passerell: 'Oh, que formós i que bell és l'Infant de Maria!'.
I lo alegre tord: 'Vençuda n'és la mort, ja neix la Vida mia'.
 
Cantaba el pardillo: ¡Oh, qué hermoso y qué bello es el Hijo de María!
Y el tordo alegre: Vencida ha sido la muerte, ya nace mi Vida.

Cantava el rossinyol: 'Hermós és com un sol, brillant com una estrella'.
La cotxa i lo bitxac festegen el manyac i sa Mare donzella.
 
Cantaba el ruiseñor: Es hermoso como un sol, brillante como una estrella.
El colirrojo y la tarabilla celebran la criatura y su Madre doncella.

La garsa, griva i gaig diuen: 'Ja ve lo maig'. Respon la cadernera:
'Tot arbre reverdeix, tota planta floreix, com si tot fos primavera'.
 
La graza, el zorzal y el arrendajo dicen: Ya viene el mayo. Responde el jilguero:
Todo árbol reverdece, toda planta florece, como si todo fuese primavera.



Con cariño para mi querida Caminar.


 
 

domingo, 5 de abril de 2015

Feliz Pascua de Resurrección






"Se alegraron al ver al Señor" (Cfr. Jn 20,19-20).

La alegría viene de la confianza en Dios, de sabernos dependientes de Él; surge de aceptar que no lo controlamos todo y para los cristianos, Jesucristo es la razón de la alegría y una constante fuente de dicha alegría.
  
Al alba del primer día, muy de mañana, ángeles vestidos de blanco, con ropajes resplandecientes (Lc 24, 4), anuncian la resurrección de Cristo. Ya no habrá ocaso, la tiniebla no podrá nunca a la luz, Jesucristo es la Luz del mundo, quien se acerca a Él no vive en tinieblas.

    Toda la experiencia pascual sucede en el mismo día, en el día octavo. Será en la madrugada a María Magdalena, (Mc 16, 9), a media mañana a las mujeres, cuando volvían del sepulcro (Mt 28, 9), al atardecer, a los discípulos en el cenáculo (Jn 20, 19), al declinar el día, a los de Emaús (Lc 24, 29), de noche, de nuevo a todos los discípulos (Lc 24, 36-40).
 
 
 
 
Secuencia Gregoriana para el Domingo de Pascua, "Victimae Paschali Laudes", seguido del Alleluia.
 

 
 
 

sábado, 4 de abril de 2015

Sábado Santo

 
 


 
Este sábado es el más vacío. Cuando Dios descansó de su existencia. Cuando los hombres no piensan en nada. Cuando la historia dijo: hasta aquí hemos llegado, porque el cuerpo de Dios descansa en paz.


José M. Ibáñez Langlois
 
 
En ese «tiempo más allá del tiempo», Jesucristo «descendió a los infiernos». ¿Qué significa esta expresión? Quiere decir que Dios, hecho hombre, llegó hasta el punto de entrar en la soledad máxima y absoluta del hombre, a donde no llega ningún rayo de amor, donde reina el abandono total sin ninguna palabra de consuelo: «los infiernos». Jesucristo, permaneciendo en la muerte, cruzó la puerta de esta soledad última para guiarnos también a nosotros a atravesarla con él. Todos hemos experimentado alguna vez una sensación espantosa de abandono, y lo que más miedo nos da de la muerte es precisamente esto, como de niños tenemos miedo a estar solos en la oscuridad y sólo la presencia de una persona que nos ama nos puede tranquilizar. Esto es precisamente lo que sucedió en el Sábado Santo: en el reino de la muerte resonó la voz de Dios. Sucedió lo impensable: es decir, el Amor penetró «en los infiernos»; incluso en la oscuridad máxima de la soledad humana más absoluta podemos escuchar una voz que nos llama y encontrar una mano que nos toma y nos saca afuera. El ser humano vive por el hecho de que es amado y puede amar; y si el amor ha penetrado incluso en el espacio de la muerte, entonces hasta allí ha llegado la vida. En la hora de la máxima soledad nunca estaremos solos: «Passio Christi. Passio hominis».