jueves, 30 de abril de 2015

Dime tu nombre

 
 
 
 
 
Quiero conocerte como eres. Tu imagen sobre mí bastará para cambiarme.
 
Pedro Arrupe
 
 
Dime, Jesús, tu nombre verdadero para que yo te alcance de una vez y para siempre:
has de ser Tú el que me lo digas, corazón a corazón.

No he de buscarte, Tú me buscas, Tú el que siempre estás viniendo.
No estás lejos, más Tú en mí que yo mismo, y me has hecho uno contigo.
Tú tan grande y tan conmigo, tan Dios y tan humano:
yo ante ti, todo admiración y pasmo y, a la vez, tan en casa y en familia.

Tú mi alegría, mi ansia sin descanso,
mi llaga más íntima, mi destino inevitable y deseado, mi meta y fundamento:
mi premio, y mi perdón, mi verdad; la vida por quien vivo y mi camino,
mi fe y mi confianza; mi fuerza, mi roca, mi refugio y mi defensa;
mi verdad también, la clave de mi historia; Tú mi oficio y mi tarea, mi norma única y mi ley,
el aire que respiro; la referencia única de lo que soy y hago:
la luz con la que mis ojos ven el mundo y su grandeza;
el corazón con el que amo el mundo y su miseria;
la esperanza por la que lucho para el mundo y mis hermanos.
 
Dime, por fin, tu nombre deseado; porque repito mil nombres y nunca es del todo el tuyo.
 
 
 
 
 
 
Dime tu nombre verdadero, ser de mi ser, dímelo Tú, para que se lo diga a todos,
pues que les hace falta a los que penan, y a los vencidos, a los solos,
a los que no pueden ya más ni ven salida, a los agobiados de soportar la carga de vivir,
a los oprimidos por los que sobre ellos medran; a los que, distraídos u orgullosos,
ni siquiera saben que te necesitan y se están muriendo de sí mismos;
a los que se mueren de ganas y buscan y no saben qué;
a los que sienten la muerte en el corazón mismo de la vida y piden prodigios, demostraciones,
sin aceptar ser amados; a los que te arrinconan, pieza de museo o ilustre personaje histórico;
a los que te reducen a una idea.
 
Dinos, Jesús, tu nombre, quién eres, y que nos cambie
y nos haga el mundo en paz y vividero, porque solos no podemos conseguirlo.
O hazme a mí mismo, si Tú quieres, tu nombre, repetido, vivo;
tu imagen, tu presencia aquí y ahora en ti y contigo.

Vicente Marqués SJ



Para Militos.




 

4 comentarios :

  1. Preciosísimo.............es poco.
    Un abrazo y santo mes de María Virgen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hermanas.

      Muchos besos y santo mes de María.

      Eliminar
  2. Su nombre es AMOR.

    Muchas gracias, Rosa, todo fue mejor de lo esperado, aunque el efecto me dijeron que empezaré a notarlo a los 4 días.

    Feliz mes de mayo, que lo vivamos muy unidas a María, la necesitamos tanto!!

    Miles de Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro mucho!

      Feliz mes de María para ti, querida Militos.

      Besiños. muchos...

      Eliminar