lunes, 31 de diciembre de 2012

¡Feliz Año NUEVO!!!...

 
 


Es una canción que está siempre vigente, y sirve para todos los lugares y épocas...

 
Viene un tiempo en el que debemos considerar una cierta llamada,
el mundo debe caminar unido.
Hay gente muriendo.
Es tiempo de tender una mano
a la VIDA, el más grande regalo de todos.

No podemos seguir simulando día a día,
que alguien, en algún lugar, hará pronto un cambio.
Todos somos parte de la gran familia de DIOS,
y la verdad, tú sabes que
AMOR es todo lo que necesitamos.

Nosotros somos el mundo, nosotros somos los niños.
Nosotros somos aquellos quienes hacemos un día más brillante.
Pues empecemos a dar.
Es una elección que estamos haciendo.
Estamos salvando nuestras propias vidas
Es cierto, haremos un día mejor
Solamente tú y yo.

Envíales tu corazón, pues ellos sabrán que alguien se preocupa.
Y sus vidas serán más fuertes y libres,
como DIOS nos ha enseñado: a convertir las piedras en pan.
Todos debemos tender una mano auxiliadora...

Cuando estás caído y afuera parece no haber ninguna esperanza,
 si tú simplemente creyeras, no hay forma de que podamos caer.
Permitámonos comprender que un cambio sólo puede venir
cuando nos pongamos de pie todos juntos como uno.
Nosotros somos el mundo, nosotros somos los niños.
Nosotros somos aquellos quienes hacemos un día más brillante.
Pues empecemos a dar...


¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO 2013!!!


 Con mis deseos de lo mejor para todos...con los pies en la tierra y con los ojos en el CIELO... especialmente mi recuerdo para los más necesitados...que somos, en realidad, TODOS...

Que DIOS, el Niño de Belén, nos ayude a convertir nuestras piedras en PAN.


Todos somos parte de la gran familia de DIOS,
y la verdad, tú sabes que
¡¡¡ SU AMOR es todo lo que necesitamos!!!


 

Un artesano llamado José

 
 
 
San José. Federico Barocci 


 
POEMA PARA UN ARTESANO LLAMADO JOSÉ


María, en Nazaret, era la esencia
purísima del júbilo y del gozo;
y tú, el callado manantial, el pozo
donde bebía el sol su transparencia.

María era la flor de la ternura,
el vuelo angelical de la paloma;
y tú, José, el regazo de su aroma,
el íntimo caudal de su hermosura.

María era la mar de la belleza,
la inmensidad de Dios que se hizo esposa;
y tú, José, la playa silenciosa
bañada en pleamares de pureza.

María era el Amor que halló cobijo
en la flor virginal de su regazo;
y tú, José, el aliento y el abrazo
donde aprendió su humanidad el Hijo.

María era la madre que sabía
cuidar la casa, preparar la mesa;
y tú, José, el camino, la promesa
de hacer de Dios un Hombre cada día.
 
 
 
 

San José y el Niño Jesús. Bartolomé Esteban Murillo
 
 
 
Oh, santidad la tuya, tan ingrave,
tan oculta, José, tan amorosa
como la gracia humilde de una rosa
que regala su aroma y no lo sabe.

Oh, temblorosa mano carpintera
que en gotas de sudor y de alegría,
bajo el amor de su carpintería
versificó en plegarias la madera.

Oh, santidad de urdimbres laborales,
desazón de raíz corredentora,
fuente callada, sordomuda aurora,
árbol de ruiseñores celestiales.

José Amor, José Cielo, José Fuente,
José Silencio, claridad sin brillo
que hizo oración de todo lo sencillo
en su taller de amor, sencillamente.

Manantial de prudencias, hondo ejemplo
de discreciones, cátedra artesana,
noche sonora y tímida mañana,
hogar de gozos con olor a templo.

Mira, José, este mundo que habitamos,
huerto de olvidos, muladar de goces,
este orfeón de gritos y de voces,
esta coral de penas que lloramos.

Tú, José, jornalero de ternuras,
artesano de labores,
enciende en nuestros músculos, ciriales
y lámparas en nuestras amarguras.
 
 
 
En los brazos de José.  Simon Dewey


 
Tú, que tuviste a Dios entre las manos
y se las ofreciste encallecidas,
ofrécele el sudor de nuestras vidas
para ganar el pan de ser cristianos.

José, peón de la bondad, obrero
de Dios, puebla de gozo los talleres
y ordena el mundo como tú lo quieres,
como una ofrenda hacia el Amor primero.

Tú, que con la ternura de María
hiciste de tu hogar santuario,
haz de nuestros sudores un rosario
que sepamos rezar con alegría.

Porque desde que tú, José, maestro
de amor, hiciste salmos de tus músculos,
el trabajo es ofrenda de crepúsculos,
avemaría, salve y padrenuestro.

Y se llama José la reciedumbre
del sudor, la ansiedad de la herramienta,
José el esfuerzo y el afán que alienta
al corazón para avivar su lumbre.

José se llama la humildad sencilla,
el silencio del hombre que labora;
José, la desazón abrasadora
que va rezando surcos en la arcilla.

José la recia hondura del minero,
José la dura brega metalúrgica,
José la espera, la oración litúrgica
del mar cuando regresa el marinero.
 
Oh, divina y humanía,
enséñanos, José, tu amor, tu huella
y déjanos, como señal, la estrella
maternal y amorosa de María.
 
 

José María Fernández Nieto
 


 
 
 

sábado, 29 de diciembre de 2012

El gran regalo de Navidad


 



 Santo Domingo de Guzmán recibe el Rosario de la Virgen María.
 Federico Barocci
 


Desde ayer, al leer la carta dirigida a los Reyes Magos de un querido amigo, siento que debo compartir el regalo maravilloso que ha sido y ha traído para mí esta Navidad.
 
Cada Navidad nos deja un regalo, a lo largo de la vida te das cuenta que todo lo es,  que Dios está siempre a nuestro lado, que no nos deja, somos sus niños, por quienes da todo. Su AMOR es infinito. Y nos lo dice de mil maneras, a cada uno según lo necesite...
 
Cuando era pequeña, una de las cosas que no podía soportar era que me dijeran que los Reyes Magos no existían, me enfadaba: pero, ¿cómo no iban a existir los Reyes Magos?, ¡qué tonterías! Entonces acudía a mi madre: Mamá, mira lo que me dijeron hoy en el colegio, me dijeron que los Reyes no existen, que sois vosotros, los padres. Recuerdo esta pregunta muy bien, porque sólo se la hice una vez, y recuerdo muy bien la situación: mi madre estaba cocinando. Me miró un momento y me dijo: no les hagas caso, que los Reyes Magos sí existen. Si mi madre me decía algo, yo me lo creía totalmente. Me quedé tranquila. Tenía 11 años. Lo recuerdo como si fuera hoy mismo.
 
Con el tiempo, seguía pensando que nada en el mundo podía ser más querido para mí que mis padres y mis hermanos. Pensaba que nunca podría seguir el primer mandamiento: "Amarás a Dios sobre todas las cosas". Me parecía imposible amarlo más que a ellos. Rezaba por las noches siempre, y  mi oración tenía que ser, según mis ojos de niña, perfecta. Pero quererlo a Él más, me parecía imposible...
 
 

La Virgen del Rosario y el Niño Jesús. Bartolomé Esteban Murillo



Continué con esa idea; Dios estaba conmigo acompañándome, hasta que me diera cuenta. Y ese día llegó. Estaba embarazada de nuestra primera hija y me lo hizo saber. Lo comprendí con el corazón y después con la razón.
 
Y Dios no me dejó, me concedió la gracia, me lo hizo saber: que estaba conmigo, que era mi PADRE, que podía confiar en Él. Y comencé a mirar la vida con otros ojos, con los ojos de la fe, del inmenso don de la fe, que consiste solo en acogerlo en nuestro corazón, y Él actúa y actúa y actúa...y las tinieblas se fueron apartando de mi alma...y te das cuenta  que de Él viene todo, que todo nos lo ha dado... y empiezas a ver que el primer mandamiento no sólo es posible, sino que es lo único que da sentido a la vida: quererlo por encima de todas las cosas...y poco a poco fui descubriendo  al prójimo...Él me fue guiando...y comencé a buscar mi lugar en la Iglesia...


 

Nuestra Señora del Rosario con el Niño Jesús. Bartolomé Esteban Murillo

 

 
Le seguía en lo que me mandaba, con dulzura, sin darme apenas cuenta. Hacía muchas cosas, pero rezaba poco, o no rezaba como Dios quiere que recemos. Oraba por la noche, al acabar el día y, a veces, me quedaba dormida, o por la calle, o en casa, pero no sosegadamente, serenamente. Creía que mi fe era bastante sólida ¡gran error! Me faltaba algo, mucho, y no me daba cuenta. Hasta que entré, hace aproximadamente 6 meses, en un blog. Un blog en el que siempre se nos invita a rezar.  Con cualquier comentario, vídeo, chistes (es muy ameno y muy sólido, es una bendición), con todo se nos invita a rezar. Y apareció algo en lo que nunca había reparado detenidamente: el Rosario. Todos los sábados nos recordaba que era el día del Rosario bloguero, que no nos olvidáramos. Seguía con mis oraciones de costumbre, creo que vividas, pero no con el Rosario.  Y llegó el día en que  me di cuenta, ni tanto que me di cuenta...ya es imprescindible en mi vida.

 
 
Virgen del Rosario, santo Domingo y santa Catalina de Siena - frente -
san Francisco de Asís, santo Tomás de Aquino - izquierda -
santa Catalina Mártir y santa Catalina de Ricci - derecha -
(Luca Giordano, 1657, Museo Nacional de Capodimonte, Nápoles)


 

Por eso, tal como decía mi madre, claro que creo en los Reyes Magos, y en la estrella que nos guía y da LUZ, porque se intensifica en Navidad más que nunca, permanece a nuestro lado todo el año, toda nuestra vida...solo hay que seguirla...
 
Esta Navidad, cuando cantábamos las Mañanitas del rey David en el cumpleaños de mi padre, una canción que nos ha acompañado siempre, desde pequeños, porque  le encanta, me di cuenta de las "mañanitas" que habían llegado a mi alma...
En todos estos años de su enfermedad, jamás le vi apartarse de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús: "Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío". Siempre permanece la imagen en casa de mis padres, y la devoción latente...
 
Gracias por este maravilloso regalo.




 

viernes, 28 de diciembre de 2012

Música de Navidad III


 
Para cantar con los niños...todavía los cantamos...sus preferidos...
 


Muy bonito...

 

El burrito...
 

 
Entrañable...
 
  
 Simpático...
 


No puede faltar...
 

 

 Éste porque es muy entrañable...
 

 

Después recordamos a Miliki y este año de manera especial...
 

 
 
Y a los gnomos...que no los olviden...nadie es mejor por ser más grande...
 

 
 
Para Lulu, Paula, Anina, Fer, Álvaro, Rodrigo, Sara e Isabel.
 
 
 

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Música en Navidad II



 
 
Para mi padre, con sus canciones preferidas...

Maitechu mía.  Cantaba muy bien; ahora canta con los ojos y la sonrisa; adora esta canción...
 
 
 
 
La paloma...¡la paloma!
 
 



Siboney...
 



Imprescindible cielito lindo, es una alegría cantarla juntos...





Los Brincos y Lola...
 
 
 
 
Cállate niña, es especial, le encanta; la cantábamos siempre con él, en la cama, a su lado. Los domingos, cuando nos levántábamos, íbamos muy rápido a la cama de mis padres para estar allí. Y comenzaba a contarnos  historias y cuentos...las hadas, los ogros, las princesas, los dragones, los romances...con los romances, a veces llorábamos; mi madre decía: pero ¿qué les dices a los niños para que lloren?;  nos reíamos y llorábamos, todo mezclado, es muy simpático, son mágicos, los dos...
 
 
 



Cuéntame, papi. la cantábamos en el coche, y en casa, y claro, en Navidad...
 
 



Ni puede faltar Anduriña, imposible...





Ésta también era típica del coche, y en Navidad...
 




O María Isabel, también para mis hijas, mis niñas...

 


Y no pueden faltar clavelitos, dedicada también a un ex tuno, mi marido...le encanta; con ella me rondaba, y mi padre, le miraba bien...a ver, a ver...¡qué recuerdos!




Pero hay dos canciones muy significativas y queridas para él; las cantaba y las cantaba, eran las primeras, y son las primeras que nosotros le dedicamos cada Nochebuena y Navidad, después de Noche de Paz y los villancicos...una es... no llores chaparrita no llores por tu Pancho...
 
 



Y otra, se emociona con las Mañanitas...muy especial para él, y este año también para mí...
 
 



 
Y el segundo villancico que no podemos olvidar, a parte de Noche de Paz, que es el primero... lo cantan los peques y todos juntos alrededor del Niño, y al lado del Sagrado Corazón de Jesús, que es la gran devoción de mi padre...


 

 
 
Con todo mi amor, papá.

Cada momento de nuestra vida, se asocia siempre a una canción, que tú y mamá nos enseñáis con vuestro amor. Os queremos mucho.



 

Música de nuestra Navidad I

 
Ésta es la música que hemos cantado esta Navidad. Ha sido tan bonito que la subo al blog, para recordarla. Somos muchos en torno a la mesa, pero nos unimos siempre, y más para cantar juntos. Mis navidades han sido siempre  preciosas; mis padres, que no puedo dar más que gracias a Dios por tenerlos, nos hicieron y nos hacen "vivirlas" rodeados de AMOR. Entrañables.

El día de Navidad es el cumpleaños de mi padre, y le dejo su villancico preferido. Está enfermo, pero sus ojos se iluminan cuando lo escucha; es mi papá, mi querido papá, y nos mira con el mismo amor de siempre. Era y es para él muy importante que cantemos todos juntos, y nunca dejamos de hacerlo...con mi hermana y su guitarra, que es un regalo sin par. Crea y recrea cada Navidad, y no hay canción que se le resista. Cantamos muchas, pero os dejo algunas, a petición de los oyentes...
 
Gracias a todos, querida familia, por esta Navidad tan hermosa. Hermosa y santa Navidad.
 
 
 
Para mi padre, porque nunca olvido el brillo de sus ojos cuando lo escucha, su villancico... nos mira y nos mira...
 

 
 
Para Sonia, mi prima política, (lo digo así, pero en mi casa eso de "político" nunca ha tenido ningún significado, somos todos familia) no existe una canción igual... 
 



 
Ésta para Rober, mi primo, es grande, altísimo, pero tierno como un osito...me contó tantas cosas de los corzos, cuánto sabe de los corzos, y de los gamos, las diferencias entre ellos...muy sensible...
 
 

 

Ésta es, por unanimidad, de todos, menos para Rober, que le parece demasiado clásica, pero ¡¡¡Rober!!! 
 
 

 
 
 
Para mi hermana May, le encanta... 
 
 

 


Y llega Jarcha, inevitable, son años y años cantándola, perfectamente acopladas las voces... todos...
 
 



Y, claro, Marisol, no falta, con coros incluidos, también ensayados y ensayados...
 
 


 
Y volare, volare...
 
 



Y, de repente, la Bambola...
 
 



¡¡¡Aupa tuna!!!...imposible olvidarlo...
 
 



Todos y el Duo Dinámico...quince años tiene mi amor y...




 
Para nuestras mamis...
 
 

 
 
El próximo será dedicado todo a mi padre... y a los enanitos, mis sobrinos, que son unos cuantos...


 
 

domingo, 23 de diciembre de 2012

Un hermoso regalo de ¡Navidad!

 
 



Quiero compartir con vosotros un precioso regalo que me llegó ayer, de una persona muy especial para mí, un hermano marista como la "copa de un pino", extraordinaria persona, siempre acompañando a los más necesitados, a los ¿excluidos? ¡¡¡Nadie excluido!!!

Julio, YUL para mí. ¡¡¡Gracias, querido YUL!!!
 
Cáritas y los Hermanos Maristas han abierto un nuevo centro juvenil ‘El Urogallo’ en el número 14 de la calle José Válgoma Suárez, en el barrio de El Temple, en Ponferrada (León). Es una instalación que se ha trasladado desde la parroquia de Jesús Redentor para dar una mejor atención tanto en las actividades diarias destinadas a la infancia (niños de 7 a 16 años escolarizados) como en el programa de educación de calle, para jóvenes de 16 y 17 años que están fuera del sistema educativo. El objetivo de este centro es continuar con la programación destinada a los menores con apoyo educativo, recreo, talleres, juegos, deportes y merienda. Además, al estar abiertos por las mañanas, el objetivo es captar y atender al colectivo de escolares con alto absentismo, acoger temporalmente a los alumnos expulsados de sus centros educativos en coordinación con los colegios, institutos y centros educativos, entre otros aspectos.
En 2011, los tres centros ‘El Urogallo’ de Ponferrada atendieron a 138 menores y a 21 jóvenes, una cifra similar, aunque este año se ha notado un incremento, según explicó el responsable de Cáritas, José Antonio Prada. En estos programas hay 6 trabajadores, 12 voluntarios y colaboran los hermanos Maristas.
 
¡¡¡Qué todo el año sea Navidad!!!

 
Que esta Navidad, lo mágico sea tu mejor sorpresa.
Tu sonrisa, el mejor regalo.
Tu sensibilidad la mayor virtud.
Tu corazón, el mejor destino.
Tu felicidad, la esperanza de un mundo mejor.
 
 
 

viernes, 21 de diciembre de 2012

¡Feliz y santa Navidad 2012!


 
Capilla del Nacimiento (s. XV). Catedral de León

La señal de Dios es la sencillez. La señal de Dios es el niño. La señal de Dios es que Él se hace pequeño por nosotros. Éste es su modo de reinar. 
(Benedicto XVI)
 

 
Tenemos que hacer la Navidad en nuestras vidas, que siempre sea Navidad. Es un Misterio de encanto y desnudez. Hay que ir a Belén, decían los pastores, porque Belén es nuestro lugar de familia. "Y allí hemos visto su gloria..."

La fuerza y la gloria de Dios se manifiestan, no en la prepotencia, sino en la debilidad. Despistó a muchos y reorientó muchas cosas. Nace fuera de la ciudad (en un establo); vive fuera de la oficialidad (no vinculado a nada), y muere fuera de la ciudad de Jerusalén, en el Calvario.

Su eternidad es contemporaneidad y su omnipotencia es servicio.
Es necesario ir a Belén.


 
 
En la época más bonita del año, la más hermosa, quiero desearos a todos
 
 ¡Feliz y santa Navidad!

 Muchas gracias por vuestra amistad y compañía.
 

Deberíamos pedir a Dios que le regale a nuestro corazón la sencillez que descubre en el Niño al Señor, como en su día san Francisco en Greccio:

"Todos retornaron a sus casas colmados de alegría"

(1Cel. XXX, 86)

 
 
Concierto de Navidad. Basílica de San Francisco de Asís 
 



Venid fieles, gozosos, triunfantes;
venid, venid a Belén: mirad,
ya ha nacido el Rey de los ángeles.
Venid y adorémosle, venid y adorémosle!

Ved cómo, dejando sus rebaños,
unos humildes pastores se acercan.
También nosotros celebremos gozosos su venida,
venid y adorémosle!

Al resplandor eterno del eterno Padre
escondido bajo el velo de la carne
veremos a un Dios niño en pañales envuelto.
Venid y adorémosle!

Por nosotros se ha hecho pobre
y descansa sobre pajas;
démosle cariñosos abrazos
¿Al que así nos amó quién no le amará?
Venid y adorémosle!
 
 

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Vals de las flores






El vals de las flores, de la suite El Cascanueces 





El Cascanueces, es un cuento de hadas- ballet en dos actos y tres escenas de Piotr Ilich Chaikovski, compuesto en 1891–1892, con la adaptación realizada por Alejandro Dumas (padre) del cuento “El Cascanueces y el Rey de los Ratones” de Ernest Theodor Amadeus Hoffmann.
 
Se ha convertido quizá en el más popular de todos los ballets, principalmente representado en Navidad.
 
Fue estrenado el 17 de diciembre de 1892, en el legendario teatro Mariinskji de San Petersburgo.




 
 
En la imperial Viena, la pequeña Mary es una niña ávida de aventuras que, en el día de Navidad, recibe un regalo muy extraño de su tío Albert: un muñeco de madera que sirve para cascar nueces. Esa misma noche, la imaginación de Mary consigue despertar al príncipe, que se halla encerrado en el objeto de madera, tras el hechizo del malvado Rey Rata, que le ha quitado el trono. La niña es arrastrada por el Cascanueces a un mundo mágico y fascinante con la finalidad de recuperar su reinado.






O el vals de los copos de nieve en un bosque de pinos
 
 

 



 
El vals de las flores es tan bonito, que no puedo pasar sin subirlo ¡otra vez!, con flores ¡me encanta!
 
 





 

lunes, 17 de diciembre de 2012

Ave Mundi Spes María







Salve María, esperanza del mundo.
Salve dulce, piadosa, llena de gracia.
Salve Virgen singular, designada por la zarza que ardía sin consumirse.
Salve Rosa bella, Vara de Jesé,
cuyo Fruto ha desatado los lazos de nuestro llanto.
Salve Tú que edificaste el Hijo de tu vientre contra los pactos de la muerte.
Salve Tú que no tienes igual y que reparaste el gozo del mundo en llanto.
Salve Lámpara de las vírgenes, por la cual refulgió la luz celestial sobre los que estaban bajo las tinieblas.
Salve Virgen de quien quiso nacer y ser amamantado el Rey de los cielos.
Salve Joya entre los astros del cielo.
Salve Sagrario del Espíritu Santo.
Oh cuán admirable y cuán laudable es tu virginidad,
en la cual, por el Espíritu Paráclito, refulge la fecundidad.
Oh cuán santa, cuán serena, cuán benigna, cuán amena eres considerada, Virgen,
por la cual concluye la esclavitud, se abre la Puerta del Cielo y se devuelve la libertad.
Oh Lirio de castidad, ruega a tu Hijo que es la salvación de los humildes.
Haz que nuestro vicio, en el triste juicio, no sucumba al suplicio
por tu oración santa, limpiándonos del pecado, él nos coloque en la Casa de la Luz
Y que todo hombre diga: Amén
 



 

sábado, 15 de diciembre de 2012

¡¡¡ALEGRÍA!!!



En un día muy especial, comparto con vosotros  mi ¡¡¡ALEGRÍA!!!
 

 
 


 

 
 
 
 

 
 

 
¡¡¡Gracias!!!

 
 

viernes, 14 de diciembre de 2012

Aprendiendo...que es gerundio

 
 
Filosofía: La escuela de Atenas y la gran pregunta: ¿qué es la  nada intrínseca?
 



Física: a vueltas con la nada... teoría del Big Bang "sui generis"
 ( Teoría de hipercuerdas o de la orza universal  jajaja)
 
 
 
 
Educación para la Ciudadanía: el atracador culto ¡qué haríamos sin esta asignatura!
 
 

 
 
 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Nuestra Señora de Guadalupe

 
 
 

 


Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien
líbranos de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén. 

 

 

 
 
 
Gracias, Madre nuestra. Escucha nuestra oración. Amén 
 
 
 

martes, 11 de diciembre de 2012

Señales

 
 
 
Esperanza. George Frederick Watts, (1817-1904)


 
En la Biblia (Hebreos 6:19), la Esperanza es “el ancla del alma, segura y firme, y que entra hasta en lo que está dentro del velo.” Aquí, la Esperanza tiene los ojos vendados; está sentada sobre un globo, tocando una lira cuyas cuerdas – excepto una – están rotas. Watts quería encontrar un enfoque original de la alegoría sobre temas universales. Pero los intentos por presentar a la música como algo insignificante en “Esperanza”, sumado a los argumentos de varios críticos, afirmaron la idea de que la obra podría haber sido titulada más apropiadamente con el nombre “Desesperación". Watts explicó que “la Esperanza no tiene por qué significar necesariamente expectación. En este caso sugiere más bien la música que puede provenir del acorde restante".

Y es este acorde restante el que me llevó a recordar estos versos: 
 

 
Baja y subirás volando
al cielo de tu consuelo,
porque para subir al cielo,
se sube siempre bajando.
 
 
Un famoso libro del psiquiatra español Vallejo Nájera lleva por título Concierto para instrumentos desafinados. Uno de los personajes es un muchacho enfermo que, pese a sus limitaciones, siempre está contento. Alguien le pregunta por el secreto de su alegría, y él responde con los versos que aparecen arriba. Son las paradojas de Dios, al cielo subimos bajando...
 
Estos versos nunca los olvidé, no sé quién es su autor, no se menciona en el libro y no lo he encontrado, pero ayer, leyendo este artículo, no pude dejar de recordarlos: ¿dónde buscar y dónde encontrar las señales de Dios?, bajando; baja y subirás volando al cielo de tu consuelo...
 
 
SOBRE LA INOPORTUNIDAD DEL ADVIENTO

Sí, inoportunidad, no me arrepiento del título, esa ha sido mi impresión después de hacer una lectura seguida de los textos de Adviento. Vienen cargados de tantas palabras resplandecientes: alegría, seguridad, gloria, esplendor, paz, confianza, salvación…, que esa insistencia luminosa resulta casi insultante en estos tiempos de tanta oscuridad.
Puestos a elegir, preferiríamos otras promesas más cercanas a nuestra realidad: en vez de colinas que se abajan y valles que se levantan, esperaríamos el anuncio de que bajan las hipotecas, desciende la prima de riesgo y se eleva la responsabilidad de los bancos que han dejado sin ahorros a tantas familias.
Estupendo que lo torcido se enderece, pero nos suena a música celestial mientras continúen los métodos tortuosos de muchos empresarios para solicitar EREs y mandar al paro a tanta gente.
Baruc nos exhorta a envolvernos en el manto de la Justicia de Dios y es una magnífica cobertura pero ¿de qué les va a servir a los inmigrantes sin papeles si se quedan sin la sanitaria?
La teología y sus eruditos se defienden: “Se trata de una perspectiva escatológica”, distinguen. Claro, pero sólo con eso no llego a fin de mes, piensa más de uno.
 
Jesús, que afortunadamente no era un erudito, propone otras salidas: da por sentada la existencia de situaciones desastrosas que nos sacuden llenándonos de ansiedad y preocupación pero, donde nosotros no vemos más que catástrofes, él ve señales”.
 
La condición para descubrirlas es “levantar los ojos”, ir más allá de lo inmediato que nos ciega y atrapa en redes de deseos insatisfechos, en obsesiones por retener modos de vida que considerábamos definitivos, en temores que embotan nuestro corazón impidiendo el fluir de la vida.
 
Y esas “señales” ¿dónde buscarlas?: en el desierto, responde el evangelio de Lucas en el 2º Domingo, en esos lugares marginales que nos obligan a afrontar sin distracciones esas preguntas de las que tratamos de escapar, que nos inquietan más allá de lo económico y que se enmascaran bajo pretextos de impotencias y desánimos.
 
Los personajes políticos y religiosos nombrados (Poncio Pilato, Herodes, Anás, Caifás….) quizá fueron peores que los que hoy nos gobiernan pero, a pesar de sus poderes e intrigas, no consiguieron extinguir la esperanza que convocaba la voz profética de Juan desde la periferia.
 
En la tercera semana las señales se vuelven más concretas: hay que abrirse a la alteridad hasta llegar a compartir con otros, hay que salir del estrecho círculo de “lo mío” para que la esclavitud del poseer deje paso a la libertad de preferir el bien mayor de la relación: la alegría de que una túnica sobrante abrigue ahora el cuerpo aterido de un hermano.
 
Las señales de la cuarta semana nos devuelven a la belleza de lo pequeño, a la humildad de lo cotidiano: Dios elige como morada a Belén, un pueblo insignificante; y un sencillo saludo, esa experiencia universal de acogida del otro, desencadena un torrente de comunicación entre dos mujeres embarazadas que se llenan de alegría, bendicen y se ríen juntas mientras la vida crece en sus entrañas.
 
No son señales fáciles ni evidentes porque el Evangelio es siempre un tesoro escondido, un don exigente, una gracia cara. Después de todo, quizá el Adviento pueda conducirnos “oportunamente” hacia ese júbilo que se atreve con tanto descaro a prometer.

 
 
 
 
Esperar, Esperanza, con el Evangelio en la mano... 
 
 
 
 

lunes, 10 de diciembre de 2012

Lejos, muy lejos... hacia las estrellas...

 



 Esperar el amanecer...contemplando las estrellas... cuando la madrugada se acerca,
un nuevo día comenzará...


 

sábado, 8 de diciembre de 2012

Madre nuestra

 
 


 
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea,
en tan graciosa belleza.
A Ti celestial princesa,
Virgen Sagrada María,
te ofrezco en este día,
alma vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

Amén.
 
 
 
 
Ayer me encontré con esta joya, la Virgen Inmaculada de Moncloa, y a ella le encomiendo a mis hijas, y hoy especialmente, a mi hija la mayor, que se encuentra allí, para que la acompañe siempre y no la deje de su mano. Suerte, mi niña, que entre tantos números, no te olvides nunca de seguir a nuestra Madre, de lo que te enseñan los Grandes Libros; nunca te olvides de lo que te dice tu madre, y sobre todo, de tu Madre, la Madre de todos. Un beso muy ¡apretao! Te quiero mucho.
 
 
 
 

Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora
de nuestra muerte. Amén
 
 
Mi oración cotidiana, mi preferida para hablar con mi Madre, la que me acompaña todos los días, por mi familia y mis amigos, que son para mí de mi familia, por todos...
   
 

 
 
Tengo tanto cariño a este vídeo, a la persona que lo hizo, que hoy se lo ofrezco a María, la más bella Rosa. Llevo el nombre de María, Rosa María, Rosa Mari me llama mi padre, el único que me llama así, y a mi marido se le ha pegado...
 
  

 
 ¡Feliz día!
 

Imágenes: La Inmaculada Concepción, Bartolomé Esteban Murillo. Museo del Prado
Virgen Inmaculada Concepción (Santiago de Chile)

 
 

viernes, 7 de diciembre de 2012

Destilad, cielos, el rocío...



 
 
 
 
Destilad, cielos, el rocío;
lloved, nubes, al Justo.


No te enojes Señor,
no te acuerdes más de nuestra maldad.
La ciudad del Santo está desierta;
Sión ha quedado arrasada,
Jerusalén, desolada,
la casa de tu santidad y tu gloria,
donde te alabaron nuestros padres.

Destilad, cielos, el rocío;
lloved, nubes, al Justo.


Hemos pecado y estamos manchados.
Hemos caído como las hojas
y nuestras maldades nos arrastraron como el viento.
Nos escondiste tu rostro
y nos dejaste con nuestra iniquidad.

Destilad, cielos, el rocío;
lloved, nubes, al Justo.


Mira, Señor, la aflicción de tu pueblo
y envía al Prometido:
envíanos al Cordero que rige la Tierra,
desde el desierto de Petra
hasta el monte de la hija de Sión,
para que rompa el yugo de nuestra esclavitud.

Destilad, cielos, el rocío;
lloved, nubes, al Justo.


Consuélate, pueblo mio, consuélate,
que pronto llegará tu salvación;
¿Por qué te consumes de tristeza?
¿Por qué se renueva tu dolor?
Te salvaré, no temas:
yo soy el Señor, tu Dios,
el Santo de Israel, tu redentor.

 


Antiguo himno latino de Adviento, basado en el profeta Isaías, que es muy hermoso y conmovedor, puro canto gregoriano, el Rorate Caeli.  (No dejéis de mirar el enlace, maravilloso)

Los profetas, los patriarcas y toda la Iglesia, anhelan la llegada del Mesías, nuestro Salvador. 
En la última estrofa, es el mismo Señor el que habla, para consolar a su pueblo con una ternura que conmueve el corazón, le dice: te salvaré, no temas, estoy aquí, ya llego junto a ti.
 
 


jueves, 6 de diciembre de 2012

Miremos el mundo con otros ojos...


 

 
Y la mejor razón para mirarlo con otros ojos...
 
 


¡Felices días para todos!

 

martes, 4 de diciembre de 2012

Jóvenes y esperanza

 
 
 
 
Los jóvenes se posicionan al lado de los más débiles y se ponen en manos de Cáritas para formar parte activa del regimiento de personas solidarias que arriman el hombro para ayudar a los que, como consecuencia de la crisis, se encuentran en riesgo de exclusión social. La labor de concienciación que Cáritas diocesana ha realizado durante este curso escolar en algunos institutos de León ha permitido sumar un grupo de nuevos ‘discípulos’ que se ponen a disposición de la institución de la Iglesia. Setenta jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 17 años forman parte del programa «Caminando juntos», una iniciativa, coordinada por el sacerdote y sociólogo Prisciliano Cordero, pensada para «paliar la soledad» de setenta personas mayores que viven en residencias. El alumnado procede de los institutos Lancia, Legio VII, Asunción y Carmelitas que, desde el 6 de noviembre, dedican parte de su tiempo libre a visitar a los ancianos de las residencias Virgen del Camino, Santa Luisa, Juan Pablo II y Santo Martino. «El programa ha tenido más aceptación de la que esperábamos, de hecho, hay diez alumnos que todavía no han empezado porque no tenemos más personas mayores a las que atender».




La presidenta de Cáritas en León, Beatriz Gallego, explicó que el programa, de carácter nacional, pretende «paliar» las «enormes diferencias» de los colectivos sociales, «la ancianidad», dijo, «es cada vez más larga y en ocasiones resulta triste y solitaria».
Tras la presentación de este programa, un grupo de 120 jóvenes de 17 años de Carmelitas y Teresianas se dieron cita en Botines para participar en un Flashmob, una puesta en escena de una actividad teatral en la que los estudiantes taparon sus caras con caretas blancas para así dar visibilidad a las personas ‘sin techo’, 40.000 en toda España y 160 en León, según los datos de Cruz Roja. Prisciliano Cordero alertó que el 12% de las personas que duermen en la calle tienen una carrera universitaria pero que con la crisis, sufren marginación.

Fuente: Diario de León
 
 



"Las caretas representan a las personas sin techo que vemos por la calle, pero a las que no llegamos a ver la cara porque giramos la nuestra", explicaba Vicente Guillán, trabajador de Cáritas y organizador del 'flashmob'. "Los lazos reflejan la red de solidaridad para ayudarlos".

Entre ellos se han ido pasando un mensaje, el lema de la campaña: 'Son derechos, no son regalos, nadie sin hogar'. Guillán ha insistido en que "hay determinados derechos que hay que evitar que se supriman en estos tiempo de crisis".


 

lunes, 3 de diciembre de 2012

Oración en el aniversario de san Pedro Poveda



 


"Jesucristo es la Verdad. Esa sed de verdad que tenemos, no puede saciarla más que Jesucristo."
San Pedro Poveda



Hoy es el aniversario del nacimiento de san Pedro Poveda, sacerdote mártir en la Guerra Civil española y fundador de la Institución Teresiana.
Os dejo una oración para pedir una gracia, por su intercesión.


ORACIÓN

Señor Dios nuestro, que has concedido a San Pedro Poveda, Fundador de la Institución Teresiana, la gracia de impulsar la acción evangelizadora de los cristianos, mediante la educación y la cultura, y de entregar la vida en martirio como sacerdote de Jesucristo: haz que sepamos, como él, participar fielmente en la misión de la Iglesia con el testimonio de nuestra vida cristiana y la entrega generosa al anuncio de tu Reino. Te pedimos, por su intercesión, nos concedas el favor que deseamos alcanzar. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.





domingo, 2 de diciembre de 2012

Tiempo de esperanza




Virgen de la Esperanza. Catedral de León.



Adviento es tiempo de Esperanza...

 
Cuando venga, ay, yo no sé
con qué le envolveré yo,
con qué.

Ay, dímelo tú, la luna,
cuando en tus brazos de hechizo
tomas al roble macizo
y le acunas en tu cuna.
Dímelo, que no lo sé,
con qué le tocaré yo,
con qué.

Ay, dímelo tú, la brisa
que con tus besos tan leves
la hoja más alta remueves,
peinas la pluma más lisa.
Dímelo y no lo diré
con qué le besaré yo,
con qué.

Y ahora que me acordaba,
Ángel del Señor, de ti,
dímelo, pues recibí
tu mensaje: «he aquí la esclava».
Sí, dímelo, por tu fe,
con qué le abrazaré yo,
con qué.

O dímelo tú, si no,
si es que lo sabes, José,
y yo te obedeceré,
que soy una niña yo,
con qué manos le tendré
que no se me rompa, no,
con qué.

Letrilla de la Vírgen María esperando la Navidad. Gerardo Diego.

 

 
 
''Sancta Maria'' - Pietro Mascagni
 

 

Santa Bárbara

 
 
 
Santa Bárbara. Jan van Eyck


La historia fue extraída de un antiguo manuscrito propiedad del escritor griego Simeón de Metafrasto, especialista en la investigación de la vida de los santos católicos, que existe en versión latina, griega, siria, árabe, egipcia y armenia. Dicho manuscrito fue expuesto a la luz pública a mediados del siglo VII:


"Durante el reinado de Maximiano (siglo III a.C) en la ciudad de Nicomedia (actualmente Izmit, Turquía) había un hombre muy rico llamado Dióscoro, quien era pagano, supersticioso y estaba abocado a seguir la errónea costumbre local de adorar dioses irreales. Tenía una hija muy hermosa llamada Bárbara, a la cual celaba sin motivo alguno. Para evitar que Bárbara tuviera contacto con la gente, Dióscoro hizo construir una torre muy alta y allí encerró a su hija hasta que decidió entregarla en matrimonio a uno de los príncipes que la pretendían atraídos por el misterio que rodeaba su encierro. Ante la situación el padre de Bárbara un día se dirigió a ella y le dijo: "Hija mía, los príncipes de comarcar lejanas y cercanas han llegado hasta aquí para pedir tu mano, por ello te ruego que me digas que quieres hacer ante esta situación". Al escuchar a su padre Bárbara sintiéndose ofendida le contestó: "Padre mío, mi decisión es no casarme, pues nunca he pensado en ello, así que te ruego que no me obligues a hacerlo".
Realmente hablaba en serio, ella vivía pensando en llevar una vida perfecta sumida en la búsqueda del verdadero y único Dios, por lo tanto pensaba que si accedía a las proposiciones de los príncipes se alejaría de su meta: el acercamiento al ser supremo. Esto decepcionó tanto a Dióscoro que fue a vivir a un país lejano por un tiempo. Bárbara ante la ausencia de su padre aprovechó para colocar una cruz en el baño y añadió una ventana más a las dos que ya tenía la torre para así simbolizar a la Santísima Trinidad.
 
Luego de esto Bárbara fue bautizada y siguiendo una de las costumbres místicas de San Juan Bautista sólo comía miel y langostas. Luego del bautizo de Bárbara dicho baño, que estaba formado por una serie de piscinas, quedó consagrado y se sabe que allí los ciegos de nacimiento recobraban la vista. En ese momento ya Bárbara estaba fortalecida por su fe lo cual la ayudó a vencer al demonio y esto lo demostró cuando reaccionó ante los ídolos paganos de su padre escupiéndolos y diciéndoles: "Todos aquellos a los que vosotros habéis inducido en error y creen en vosotros serán como vosotros". Luego de ocurrir esto se retiro a orar y a venerar a Dios en la torre y en ese momento fue consagrada por el Espíritu Santo y adquirió la gloria espiritual que poseen todos los santos.
 





Santa Bárbara. Parmigianino. Girolamo Francesco Maria Mazzola



En el año 235 D.C su padre regresó del viaje y ya había culminado la reestructuración de la torre y éste le preguntó a los obreros: ¿Por qué habéis hecho tres ventanas?, y ellos sorprendidos contestaron: "Porque su hija nos lo ordenó". Ante esto Dióscoro mandó a llamar a Bárbara para definitivamente conseguir una respuesta al dilema que se le había presentado con las tres ventanas. Cuando su hija se presentó le hizo la misma pregunta y la respuesta fue la siguiente: "Mandé a hacer una ventana más para que fueran tres, porque tres ventanas dan luz a todo el mundo y a todas las criaturas, en tanto que dos ensombrecen el Universo". Entonces se dirigió con ella a los baños y le preguntó, con gran ánimo de que le aclarara la situación, por qué una tercera ventana si con las dos que habían llegaba suficiente luz al lugar, y Bárbara respondió: "Esas tres ventanas representan claramente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, los cuales son tres personas en un solo Dios, en el que debemos creer y al único que debemos adorar".


La reacción de Dióscoro fue violenta, tanto así que sacó su espada para matar a su hija allí mismo, pero la ya consagrada virgen comenzó a orar y milagrosamente levitó por los aires gracias a la protección divina y llegó volando a una lejana roca inmersa en las montañas. Testigos de esto fueron dos pastores que la vieron volar y a su padre persiguiéndola preso de la ira. Al llegar a las montañas Dióscoro la tomó por los cabellos y decidió llevarla para ser juzgada y limpiar su propio nombre ante la gente de la ciudad. Bárbara fue apresada y enjuiciada, en ese momento dándole una nueva oportunidad de que recapacitara ante su creencia de la existencia de un solo Dios, el juez le dijo: "Así pues, elige entre sacrificar a los dioses y salvar tu vida, o morir cruelmente torturada", y Santa Bárbara respondió: "Me ofrezco en sacrificio a mi Dios, Jesucristo, creador del cielo, de la tierra y de todas las cosas".





Santa Bárbara. Francisco de Goya



Esa fue su sentencia, después de ser apaleada y torturada durante días, la santa tuvo la visión del señor Jesucristo en la prisión. Pasaron los días y como Bárbara mantenía su posición ante el castigo, el juez decidió que fuese decapitada por la espada. En ese momento Dióscoro segado por la obsesión de limpiar su nombre arrebató a Bárbara de las manos del juez y la llevó a la cumbre de una montaña junto a otra mártir llamada Juliana. En el camino Santa Bárbara se alegró porque sentía que se aproximaba el premio a su devoción por Dios y mientras su padre la arrastraba hacia la montaña hizo la siguiente oración: "Señor Jesucristo, Creador del Cielo y de la Tierra, te ruego que me concedas tu gracia y escuches mi oración por todos aquellos que recuerdan tu nombre y mi martirio. Te suplico que olvides sus pecados, pues tu conoces nuestra fragilidad", en ese momento escuchó que desde el cielo provenía una voz que le decía: "Ven Bárbara, esposa mía, ven a descansar en la morada de mi Padre, que está en los cielos, yo te concedo lo que acabas de pedirme".


Después de esto fue decapitada por la mano de Dióscoro, su propio padre, junto a Juliana, recibiendo las dos en ese momento la corona del martirio. Luego de haber finalizado el horrendo crimen Dióscoro comenzó a bajar de la montaña y en el camino fue fulminado por un rayo que descendió de los cielos, cual fuego celestial. Santa Bárbara fue sepultada junto a Santa Juliana por un noble de nombre Valentino en un pequeño pueblo donde posteriormente ocurrieron muchos milagros".



Santa Bárbara. Robert de Campin (Maestro de Flemalle)


Un artículo precioso de María Zambrano sobre la santa Bárbara del Maestro de Flemalle:

Santa Bárbara del maestro de Flemalle ha sido en mi vida algo esencial; yo espero que haya sido y sea para otras personas algo inolvidable", dice María Zambrano cuando se refiere a uno de los cuadros que más impresión han causado en su sensibilidad.
 
Estoy, después de tantos años de exilio, delante del cuadro Santa Bárbara del maestro de Flemalle , que no digo que haya sido el único que me ha acompañado, que ha estado conmigo, el único del Museo del Prado ni de los demás museos; porque no siendo yo pintora, ni habiéndolo pretendido, lo que me ha acompañado más ha sido alguno de los cuadros que llevaba dentro de mí. Bien es verdad que cuántas veces, en mi lejana adolescencia, que era ya en aquel momento juventud, yo iba al Museo del Prado solamente para ver a Santa Bárbara del maestro de Flemalle, lo cual no quiere decir que fuera elegido por mí como el mejor cuadro, porque yo de lo que es mejor o peor, en pintura ni en nada, no sé. Tan sólo sé que tenía que venir a verla y que a veces solamente a ella veía, en la misma sala que ocupaba con otras obras del mismo maestro. ¿Por qué me has acompañado tanto? ¿Por qué me sigues acompañando ahora, ahora que apenas te veo, ahora que te tengo dentro de mí? Quizá ha sido eso, que te he tenido dentro de mí sin yo darme cuenta, pero no como cosa mía, no como cosa que yo haya devorado, que me haya incorporado a mi ser, porque es todo lo contrario. Te tenía conmigo porque tú, Santa Bárbara, del maestro de Flemalle, estás en tu ser, estás en la sustancia, eres tú misma; y jamás yo he sido yo misma, y si lo pretendiera sería simplemente una loca. Tú no pretendes nada, estás en tu ser, en un interior, no raro en la pintura flamenca, por donde entra al par la luz exterior; en una intimidad no cerrada, no hermética. Tienes un libro en la mano, pero no estás leyendo, eso lo he sabido siempre, ni estabas deletreando, ni estabas pensando; ni estabas en éxtasis, porque en este caso perderías el señorío que tienes sobre los elementos de la naturaleza. Los que están en su ser no piensan, no tienen necesidad de ello. Están ahí para ellos, para Dios, para todos, como una visión compartida, como algo que se sale de sí mismo, sin dejar por ello de estar en sí; ensimismado no, absorto, absorbido por algo universal y divino. Y quizá por ello yo venía a verte siempre que podía, porque era un estar absorta, absorbida de un modo trascendente





FUEGO
El fuego, cómo lo he recordado; ese fuego sustancial, ese fuego que no está por ninguna de sus propiedades, sino por su ser. Sobre todo, era el fuego el que me atraía, un fuego que no devora, un fuego que si calienta es porque está en su ser el calentar, nada más que por eso. Como tú, Bárbara, doncella, que estás ahí, dueña de ti; y al estar dueña de ti no es porque tú te poseas, ni tampoco te dejes de poseer. No te has dejado poseer, ni te has ofrecido; has sido elegida, yo diría que cósmicamente, de una manera efectiva, entre los elementos sobre los que reinas sin saber. Puedes estar en muchos lugares a la vez, como me dijo hace muchísimo tiempo (era yo una niña) una criada segoviana. Me llevó en un día inolvidable, sin que mi madre lo supiera (porque mi madre en aquel momento estaba gozosa, feliz, pero sufriendo), en un día áspero de febrero, o marzo, quién sabe. No he podido olvidar su nombre: Gregoria. La Gregoria me llevó al convento de san Juan de la Cruz, un santo que no es venerado por ningún milagro ni tiene una virtud especial. Y yo le pregunté: "¿Qué es un santo?". Y ella me contestó: "Alguien que está al mismo tiempo al lado de Dios y junto a nosotros, muy cerca". A esta especie de santidad debe de pertenecer en su forma más pura, pero quizá más compleja, santa Bárbara, que está al mismo tiempo en lo divino, en lo cósmico, en lo terrestre, y aún yo diría, en los ínferos, en lugares de la tierra que no se ven, como del corazón. Tiene también el humano corazón lugares, recovecos, que no se ven y que son amenazadores; y llega un día en que pueden estallar, arrasarlo todo. ¿No sucede, no me habrá sucedido a mí y a tantas otras personas, que lo que está escondido pueda aparecer en forma fulminante, hasta en forma de rayo? El rayo que no cesa es el título de uno de los libros de Miguel Hernández. El rayo, nunca los he amado, siempre los he temido, pero no con espanto; yo sabía que no perecería por ningún rayo, pero no pensaba en santa Bárbara. Lo que sucede es que ella estaba allí, como debe estar en otro cuadro misteriosoLa tempestad, de Giorgione, que está en la Academis de Venecia. Pasa un caballero que no se entera de nada, como sucede en la Santa Bárbara, en la que se le ve a través de una ventana, una ventana cerrada en forma de cruz; pasa un caballero, él no se entera de nada, él no pertenece al suceso -¿o sí?-, quizá pasa tan tranquilo sin atisbar siquiera a la muchacha que está detrás de la ventana.
 
María Zambrano
 
 



Adoración del Cristo Niño con santa Bárbara y san Martin. Raffaello Botticini


Santa Bárbara pertenece al grupo de los 14 Santos Protectores y fue una de las santas más populares en la Edad Media, virtud que conserva en la actualidad. Además de tener tantos devotos en la población, es la patrona de los militares, específicamente de los artilleros. También lo es de los mineros, arquitectos, albañiles y constructores, esto debido a lo que relata su historia cuando remodelaron la torre donde vivía.

Protectora :
Es invocada contra los rayos, por los artilleros, los arquitectos y bomberos.

Identificativo principal : Aparece coronada con una torre (en alusión a la prisión), tiene ropajes de su época y tocado de doncella. Lleva en su mano una espada (por su muerte) o una palma, símbolo de su martirio, o un cáliz que recuerda que fue confortada con la Eucaristía.
No es raro tampoco encontrar a santa Bárbara con un libro, la Sagrada Escritura, en la mano. Esta representación hace referencia al estudio de las verdades de fe cristiana y de la Palabra de Dios.



Se celebra el 4 de diciembre, conocido como “día de santa Bárbara y del artillero”.

Así es patrona del arma de artillería, cuyo escudo son cañones cruzados y la torre es la heráldica de los ingenieros y zapadores. El depósito de explosivos en los buques recibe el nombre de Santabárbara.

La oración del artillero:

«Gracias Señor, gracias te doy porque me diste la gracia de ser de los primeros. Me diste por tu amor ser lo que soy, me diste la aristocracia de ser solamente un artillero. Bombardas, culebrinas, falconetes, morteros, obuses y cañones. ¡Qué importa si iluminan hasta los cielos enteros con sus bellas explosiones! Sin escudos al amparo mi corazón se embarga de los más bellos sones al oir los disparos, descarga tras descarga, de acerados cañones. Un fuerte, una muralla, parapeto, trinchera, un fortín, un abrigo todo el aire es batalla y explosión artillera en el campo enemigo. No importa vivo o muerto ser general, teniente, cabo apuntador o artificiero. Sólo importa, muy cierto, el oficio más bravo de ser solamente hijo de Santa Bárbara y artillero.»






Artilleros, Artilleros,
marchemos siempre unidos
siempre unidos
de la Patria, de la Patria,
de la Patria su nombre engrandecer,
engrandecer.

Y al oír, y al oír,
y al oír del cañón el estampido,
el estampido
nos haga su sonido enardecer.

España que nos mira siempre amante
recuerda nuestra Historia militar, militar.
Que su nombre siempre suena más radiante
a quien supo ponerla en un altar.

Su recuerdo nos conmueve con terneza,
dice Patria, dice Gloria, dice Amor,
y evocando su mágica grandeza,
morir sabremos por salvar su honor.

Tremolemos muy alto el Estandarte,
sus colores en la cumbre brillarán
y al pensar que con él está la muerte,
nuestras almas con más ansia latirán.

Como la madre que al niño le canta
la canción de cuna que le dormirá,
al arrullo de una oración santa
en la tumba nuestras flores crecerán.

Marchemos unidos, marchemos dichosos
seguros, contentos de nuestro valor
y cuando luchando a morir lleguemos
antes que rendidos, muertos con honor.

Y alegres cantando el Himno glorioso
de aquellos que ostentan noble cicatriz,
terminemos siempre nuestro canto honroso
con un viva Velarde y un viva Daoiz.

Artilleros, Artilleros,
marchemos siempre unidos
siempre unidos
de la Patria, de la Patria,
de la Patria su nombre engrandecer,
engrandecer.

Y al oír, y al oír,
y al oír del cañón el estampido,
el estampido
nos haga su sonido enardecer.

Orgullosos al pensar en las hazañas
realizadas con honor por nuestra grey,
gritemos con el alma un viva España
y sienta el corazón un ¡viva el Rey!


¿Qué vivimos en la celebración de santa Bárbara?, vivimos compañerismo, vivimos hermandad, vivimos buen humor y vivimos un ambiente sano entre todos.
 
¡¡¡Viva España!!!