lunes, 28 de enero de 2013

Santo Tomás de Aquino



 
Santo Tomás de Aquino. Bartolomé Esteban Murillo

 



Filósofo dominico y teólogo.
Doctor de la Iglesia, llamado "Doctor Angélico".
Autor de la Suma Teológica, obra insigne de teología.
Patrón de las escuelas católicas y de la educación.


Los seres dotados de inteligencia desean existir siempre y un deseo natural no puede existir en vano.


Santo Tomás de Aquino (1225-1274) es uno de los teólogos más sobresalientes del catolicismo, y alguien imprescindible en la historia cuando se quiere comprender la evolución histórica del diálogo entre la fe y la razón. A principios del siglo XIII se hicieron sentir con fuerza las enseñanzas de Aristóteles, gracias a una escuela de filósofos llamados averroístas, que se guiaban por los comentarios de Averroes y otros eruditos islámicos en la obra del gran filósofo macedoneo. Sus enseñanzas atrajeron la atención sobre la importancia del conocimiento empírico, y llegaron a afirmar que la filosofía era independiente de la revelación.
Llegó a convertirse en un auténtico conflicto para la Iglesia en su tiempo, al amenazar la autoridad de las Sagradas Escrituras, tal y como eran comprendidas, ante el avance de la autoridad de Aristóteles. Santo Tomás de Aquino venció con brillantez la disputa, al afirmar que existen dos caminos para llegar a Dios. Un camino es a través de la fe y la revelación, y otro a través de las observaciones hechas por los sentidos. Por tanto, no existe una contradicción entre la fe y la razón. La razón nos viene de Dios, por tanto la fe no la niega, más bien es capaz de explicar realidades que no pueden ser explicadas por las ciencias positivas. Por ejemplo, observando la naturaleza llegamos a comprender sus leyes internas, sus dinamismos. Las Sagradas Escrituras no pueden explicarnos la Ley de Gravitación Universal, porque básicamente no es un libro de ciencia. Observando la naturaleza y el universo, su maravillosa diversidad, complejidad, belleza y orden llegamos a intuir la existencia de Dios, pero sólo a través de la Biblia conocemos cómo es Dios. Además, en la ordenación de la naturaleza según la veía Aristóteles, en la cual se percibía un incremento de la complejidad, de la materia muerta a la materia viva, y de ahí a las plantas animales y posteriormente al hombre, podía intuirse la existencia de Dios como ser supremo y perfecto.



 
Tentación de santo Tomás de Aquino. Diego Velázquez


 
Santo Tomás logró crear una síntesis entre fe y razón, en la que armonizaba el pensamiento de Aristóteles con el cristianismo, y donde había lugar para la filosofía de san Agustín, y grandes pensadores judíos e islámicos. En la encíclica Aeterni Patris (Del Padre eterno, 1879), el papa León XIII recomendaba que la filosofía de santo Tomás fuera la base de la enseñanza en todas las escuelas católicas.


Fe y razón en el pensamiento de Jacques Maritain en el siglo XXI. Jorge A. Núñez
Revista Vitral No. 77 * año XIII * enero-febrero de 2007
 

Sobre la Filosofía, este magnífico blog


 

viernes, 25 de enero de 2013

Carta de san Pablo


 
 
La conversión de san Pablo. Caravaggio
 

Pablo era un hombre de calle, de caminos y plazas, de confrontación y debate. Los ambientes cerrados le asfixiaban y lo oficial le aburría. Permitamos que circule por nuestras vidas, que las inquiete y remueva.
Guardo, desde hace años, esta carta escrita por Fray Domingo Montero, fraile capuchino, con motivo de la celebración del bimilenario de san Pablo, en el año 2009, y me gustaría compartirla. Es muy luminosa:
 
 
 
San Pablo
San Pablo. El Greco. Museo de El Greco
 
  
Pablo, apóstol de Jesucristo: "a cuantos llamados a ser santos, en cualquier lugar invocan el nombre de Jesucristo, gracia a vosotros y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del Señor Jesucristo" (I Co 1, 1-3).
 
     Hermanos, como hacía en mis cartas a las primeras comunidades, quiero abrir ésta dando gracias a Dios, porque su amor, revelado y encarnado en Cristo, sigue transformando al mundo y a la Iglesia; e invitaros a vosotros a un profundo discernimiento de la situación en que vivís, "porque el tiempo es apremiante"" (I Co 7, 29-31). Y como ya escribí a Timoteo, "mi verdadero hijo en la fe" (I Tm 1,2), y a los cristianos de Éfeso, estad alertas, "para que no seamos niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina..., sino siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la cabeza, Cristo"  (Ef 4,14-15; cf. I Tm 1, 3-7).



Los apóstoles Pedro y Pablo. El Greco
 
    
     Llegan hasta nosotros "rumores" que hablan de vuestras inquietudes, perplejidades y desalientos. También es verdad, hay otros que hablan de la valentía, audacia y generosidad con que se anuncia y encarna el evangelio. Desde estas "alturas" (no lejanías) se percibe con bastante nitidez que, mientras los primeros proceden de zonas de "cristiandad", los segundos se generan en las zonas de "misión". ¡Hay, es verdad, excepciones!
 
      Por eso,me ha parecido oportuno, con ocasión de la celebración  del bimilenario de mi nacimiento (la fecha es aproximada), dirigiros esta carta para animar vuestra fe y recordaros, una vez más, lo que siempre consideré fundamental.
 
       No me resultaría difícil ofreceros una síntesis de "mi evangelio" (Rom 2, 16), lo conocéis perfectamente, pues nunca "me precié de saber y de anunciar cosa alguna sino a Jesucristo y éste crucificado" (I Co 2,2), "por Él todo lo consideré pérdida" (Flp 3,3-8). Él era "mi vivir" (Flp 1, 21) y por Él quedé marcado para siempre (cf. Ga 6, 17).
  
 
La discusión entre san Pedro y san Pablo. Rembrandt

 
       También conocéis mi preocupación por las iglesias (II Co 11, 28), y cómo, por defender su libertad, hube de afrontar situaciones delicadas, incluso con los que "eran considerados columnas" (Ga 2,9), y hasta con el mismo Pedro (Ga 2, 11-14). Sé que algunos interpretaron como un planteamiento personalista, pero Dios me es testigo de que no me movieron otros intereses que los del evangelio. También sufrí bastante con ellas y por ellas, hasta llorar (II Co 2,3), ésa era la prueba de mi amor sincero y responsable, la prueba, como les dije, de que no "busco lo vuestro sino a vosotros" (II Co 12, 14).
 
       Hermanos "estad siempre alegres" (I Tes 5, 16). Como ya dijo otro hombre de Dios: parece "que  la alegría ha huído de nuestra tierra" (Is 24, 11). La alegría es uno de los rostros más seductores y creíbles del evangelio. Sobre esto dejé escritas algunas cosas (Rom 12,8; II Cor 9,7; Flp 1,4...). La tristeza no sólo oscurece la realidad, sino que la falsea, al no dejar que se transparente su verdad más profunda, el amor de Dios y la bondad de Dios que la inundan.
 
        Y no sucumbáis al desaliento al constatar, sobre todo en la zona de "cristiandad", la hostilidad ambiental, las crisis y defecciones internas, la irrelevancia social hacia la que está siendo desplazada la Iglesia... Después de casi veinte siglos vinculada al "poder", es lógica esa inquietud. ¡No estáis acostumbrados! A mí me tocaron otros tiempos: cárceles, peligros de muerte, azotes, naufragios, peligros de ríos, cadenas..." (II Co 11, 23-28).

 

San Pablo en su escritorio
San Pablo en su escritorio. Rembrandt
 
San Pablo. Círculo de Lucas van Leyden
Museo Thyssen-Bornemisza
 
 
      Quizá uno de los aspectos más inquietantes hoy entre vosotros sea la falta de perspectivas. Hay no sólo desaliento sino desorientación. Leyendo vuestras publicaciones, observando vuestras programaciones, asambleas y congresos, se advierte esa "tiniebla" o "niebla", que parece bloquear el camino y paralizar las energías. Y, además, está el peligro que ya detecté y anuncié en mis campañas evangelizadoras (I Co 10,24; Flp 2,21), de una cierta involución, buscando vías más seguras para capear este temporal, encerrándose en los propios miedos e intereses (cf Flp 2,21). Y la existencia de "falsos maestros" de "doctrinas extrañas" (I Tm 1, 3-7, 4,1-5). Estad vigilantes, pero preocupaos más de anunciar el evangelio que de rentabilizarlo, de ensanchar sus fronteras que de defenderlas. Yo solía decir, y hoy os lo repito, que la mejor teoría es una buena praxis, ponía todo el acento en el AMOR, que es el mejor camino y el mejor constructor de caminos y la síntesis del ideario cristiano.


 
Carl Heinrich Bloch. Cristo en Getsemaní
        

 Cuando la palabra crisis parece aflorar en todos vuestros diagnósticos, dad gracias a Dios; es una llamada a verificar los resortes internos de la vida. Quizá se haya producido un cierto distanciamiento respecto de las fuentes originales que es necesario eliminar. No absoluticéis los problemas: la fuerza de Dios se manifiesta en la debilidad (cf  I Co 1, 26ss).
En una situación personalmente difícil llegué a pedirle a Dios que me librara de ella y su respuesta la conocéis: "Te basta mi gracia, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza" (II Co 12,9). Y de eso tuve abundantes experiencias.
 
      Podría deciros más cosas, pero ya tenéis pastores que os acompañen e iluminen: hacedles caso y ayudadles: Y sobre todo tenéis la palabra de Dios, "útil para enseñar, argüir, para corregir y educar en la justicia" (II Tm 3, 16), y al Espíritu Santo "para descubrir cuál es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto" (Rom 12,2). Una palabra que resuena también en los "gemidos de la creación" (Rom 8,22) y en los "débiles de este mundo" (I Co 1,27). Sed audaces en su escucha y en la respuesta y, como dijo el Maestro, no la anuléis por vuestras tradiciones (cf Mt 15,6).



Carl Heinrich Bloch 1834-1890 - Danish painter
Carl Heinrich Bloch. Cristo con la corona de espinas.
        

Por mi parte "lo que pido es que vuestro amor siga creciendo cada vez más en el conocimiento perfecto y todo discernimiento con que podáis aquilatar lo mejor para ser puros y sin tacha para el Día de Jesucristo, llenos de frutos de justicia que vienen por Jesucristo para gloria y alabanza de Dios (Flp 1,9-11). "Éste es vuestro culto" (Rom 12,2).
 
       Os agradezco todo el aprecio que con ocasión de mi bimilenario me estáis expresando, pero os ruego que no olvidéis lo fundamental, lo que fue el motor y la pasión de mi vida: el evangelio. "Dadme esta alegría" (cf. Flp 2,2).
 
      Como ya dije a los de Corinto, también os digo: "vosotros sois nuestra carta, carta de Cristo, escrita no con tinta sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en el corazón..., para ser conocida y leída por los hombres (II Co 3,2-3).
 
       Sed textos transparentes (cf. II Co 6,11-13) y fieles (cf. Co 4,11-12), sin ambigüedades (cf. II Co 1,18) ni oscuridades (cf. II Co4,6). Cuando abundan las "cartas pastorales" no está demás recordar esto: la Iglesia -vosotros- sois, debéis ser, "la carta de Cristo", la verdadera "carta pastoral" con todo lo que ello implica.
 
       Desde estas "alturas" os saludo a todos, y "os saludan los santos que están conmigo. La gracia del Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu, hermanos" (Flp 4,21-23). Yo Pablo.
 
 
Fray Domingo Montero, fraile capuchino
Revista Evangelio y vida, nº 304
                      
 
 
                                                             

jueves, 24 de enero de 2013

Dios está contigo...



Tú me sondeas y me conoces. Sor Isabel Guerra


 

Joven, a menudo te preguntarán: “¿Dónde está Dios? ¿Se ve o no se ve? Chico, si te tienen que decir dónde está Dios, Dios se va. De nada te servirá que te diga que Dios vive en tu voz. Que Dios está en la flor, en el pájaro y en la llaga, en aquello que es feo, en lo que es triste, en el aire y en el agua; Dios está en el mar y, a veces, en el templo. Dios está en el dolor que no se va y en el viejo que pasa, en la madre que padece, en la mujer pública y en la mezquita blanca.

 

 

¡Alégrate! Él está conmigo. Sor Isabel Guerra

 



Dios está en la mina y en la plaza, es bien cierto que está en todas partes, pero hay que verlo sin preguntar dónde está, como si fuera un mineral o una planta.
Adéntrate en el silencio, mírate la cara… ¿no tienes suficiente con el misterio que ves y sientes? Pasa un niño cantando, tú lo aprecias… Dios está. Lo tienes en la lengua cuando cantas, en la voz cuando no blasfemas y cuando preguntas dónde está, esta curiosidad es Dios que corre por tu sangre.




La mirada interior. Sor Isabl Guerra
 


Está en los ojos cuándo ríes, en las venas cuándo amas, en ti siempre, pero tienes que verlo tú mismo, no sirve que te lo digan… tienes que sentirlo tú cómo trepa, cómo araña, limpiando las paredes de tu alma. Pero Dios se aleja de quien reza y no ama, de quien va a misa y no enciende en los corazones de los pobres luces de esperanza; lo puedes encontrar en el suburbio a primera hora de la madrugada, en el hospital y en la cárcel.




 Tu promesa me hace vivir. Sor Isabel Guerra



Si te angustia este hombre que va en zapatillas, si te hace sospechar la vida de quien sube y no baja, si sin motivo una angustia se te clava en las entrañas, si te encuentras un día silbando de buena mañana y sonríes a todo el mundo y a todo el mundo das gracias, Dios está contigo, bajo la camisa.”

 
¿Dónde está Dios? -Gloria Fuertes-




 
A la aurora he de despertar. Sor Isabel Guerra



 

 

 
Isabel Guerra nació en Madrid en 1947 y vive en Zaragoza desde los 23 años. Es una monja cisterciense del Monasterio de Santa Lucía en Zaragoza, habiendo sido nombrada miembro de dos Reales Academias de Bellas Artes: Académica de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis y Académica Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Comenzó a pintar a los 12 años emborronando cuartillas hasta que la regalaron una caja de óleos, y a partir de ese momento comenzó su carrera como pintora.

Esta monja, que según explica, fue pintora antes que monja, se ha convertido en un referente de la pintura española. Los juegos de luces y el realismo llevado hasta el extremo, son los dos aspectos más característicos de sus pinturas, que invitan a la meditación, al silencio y a la búsqueda de la luz interior.

"Vengo a dar testimonio de lo que soy", dice esta religiosa que lleva la pintura en las venas.
Isabel Guerra elige jóvenes, porque ellas son capaces de transmitir su «mensaje de paz y de esperanza». La imagen de la juventud está marcada por «la limpieza y, sobre todo, por la esperanza en el futuro». En cuanto a la luz que caracteriza la pintura de esta religiosa, «nos ayuda a descubrir nuestras propias luces interiores, que a veces no vemos».
Sus cuadros rebosan de paz y la serenidad. Y es eso también lo que busca esta artista, dar un minuto de sosiego al que contempla su obra. «El tiempo redunda en que tengamos paz, y es imprescindible para encontrarse con uno mismo y con Ese que habita en su interior», dice Isabel. Es La fuerza del Silencio.
 


 
 
 

martes, 22 de enero de 2013

El cantar tiene sentido




El niño que encontró la luz



Los poetas no son instrumentos apagados, todo lo contrario. Los poetas alzan su lámpara en medio de la noche para alumbrar las conciencias, y cuanto más negro el panorama más nos hacen falta. Despiertan el canto del pájaro que llevamos dentro del pecho (...) Su voz pone el dedo en la llaga y al mismo tiempo es una caricia.
(Amancio Prada)
 
 
 



 
 

lunes, 21 de enero de 2013

Eternidad




6a00d8341c683453ef00e54f852f9f8834-800wi.jpg
Dibujo.  Jean Delville
 

“Antaño, cuando derramaba amargas lagrimas, cuando disuelta en dolor mi esperanza se desvanecía, estando en la estéril colina que en estrecho y oscuro lugar albergaba la imagen de mi vida -solo, como jamás estuvo nunca un solitario, hostigado vivía por un miedo indecible- sin apenas fuerzas, sólo un reflejo de la miseria. -Cuando buscaba auxilio a mi alrededor -avanzar no podía, retroceder tampoco- y un anhelo infinito me aferraba a la vida fugaz, apagada -entonces, desde la distancia azul -desde la altura de mi antigua dicha descendió un estertor de desfallecimiento -y de repente de rompió el vínculo del nacimiento -las ataduras de la luz. Se desvaneció la gloria terrena y con ella mi tristeza -la melancolía se fundió en un mundo insondable y nuevo- y tú entusiasmo de la noche, sueño del cielo, viniste sobre mi -el entorno se fue levantando lentamente sobre el paisaje, suspendido flotaba mi espíritu, libre vuelto a nacer. La colina se convirtió en una nube de polvo -a través de la nube vi los rasgos transfigurados de la amada. En sus ojos descansaba la eternidad -cogí sus manos, y las lágrimas se convirtieron en vinculo centelleante, inquebrantable. Pasaron milenios huyendo hacia la lejanía, como tempestades. Abrazando su cuello lloré lágrimas extasiadas por la nueva vida. -Fue el primero el único sueño -y desde entonces sólo vivo un fe eterna e inalterable en el cielo de la noche y en su luz, la amada”.
Novalis

(Tercer canto de Los Himnos a la noche)
 

 



Con tal consuelo avanza
la vida hacia lo eterno;
un fuego interno ensancha
y da Luz a nuestra alma;
una lluvia de estrellas
se hace vino de vida,
beberemos de él
y seremos estrellas.

El Amor se prodiga:
ya no hay separación.
La vida, llena, ondea
como un mar infinito;
una Noche de gozo
–un eterno poema–
y el Sol, el Sol de todos,
será el rostro de Dios.
 
(Quinto canto de Los Himnos a la noche)

 


Los Himnos a la Noche constituyen una de las obras más hermosas del romanticismo universal. Fueron publicados en 1800. La redacción de los himnos está vinculada con la muerte de Sophie von Kühn, en 1797. Días después Novalis pierde a su hermano Erasmo. La sombra de los muertos y sobre todo de la muerte se posa sobre la cornisa de la cotidianidad de Novalis. Es una colección de poemas en donde a la diurna fe de la Antigüedad se contrapone la concepción de la noche como misterio creador de la vida y de la muerte, del milagro y de la redención cristiana.


 
 

 
 
 
 

sábado, 19 de enero de 2013

Romance del conde Olinos




La bella princesa (Bianca Sforza). Leonardo da Vinci
 


Os dejo la versión completa del "Romance del Conde Olinos" (o Amor más poderoso que la muerte, según el título de Menéndez PidaL), y la bonita historia que cuenta (aunque trágica), de un amor más allá de la muerte. Es uno de los romances más populares del cancionero clásico español, existiendo múltiples versiones de él con ligeros cambios en la letra, pero manteniendo la historia original.
 

 
  
Madrugaba el Conde Olinos
mañanita de San Juan
a dar agua a su caballo,
a las orillas del mar.
Mientras el caballo bebe,
se oye un hermoso cantar,
las aves que iban volando,
se paraban a escuchar.
– Bebe, mi caballo, bebe,
Dios te me libre de mal,
de los vientos de la tierra
y de las furias del mar.
Desde las torres más altas
la reina le oyó cantar
- Mira, hija, cómo canta
la sirena de la mar.
- No es la sirenita, madre,
que esa tiene otro cantar,
es la voz del Conde Olinos,
que por mí penando está.
- Si es la voz del Conde Olinos,
yo le mandaré matar,
que para casar contigo,
le falta la sangre real.
 

 
Lamia. John William Waterhouse
 
- No le mande matar, madre,
no le mande usted matar,
que si mata al Conde Olinos,
a mí la muerte me da.
Guardias mandaba la reina
al Conde Olinos buscar,
que le maten a lanzadas
y echen su cuerpo a la mar.
La infantina con gran pena,
no dejaba de llorar;
él murió a la medianoche,
y ella a los gallos cantar.
A ella como hija de reyes
la entierran en el altar,
y a él como hijo de condes
cuatro pasos más atrás.





 
De ella nació un rosal blanco,
de él nació un espino albar;
crece el uno, crece el otro,
los dos se van a juntar.
La reina llena de envidia,
ambos los mandó cortar,
el galán que los cortaba,
no dejaba de llorar.
 

 
 
De ella naciera una garza,
de él un fuerte gavilán,
juntos vuelan por el cielo,
juntos se van a posar.
 


 
 

viernes, 18 de enero de 2013

Pequeño poema infantil


 
 
Ensoñación. Joan Brull
 
 
Pequeño poema infantil
 
 
Las hadas, las bellas hadas,
existen, mi dulce niña,
Juana de Arco las vio aladas,
en la campiña.

Las vio al dejar el mirab,
ha largo tiempo, Mahoma.
Más chica que una paloma,
Shakespeare vio a la Reina Mab.

Las hadas decían cosas
en la cuna
de las princesas antiguas:
que si iban a ser dichosas
o bellas como la luna;
o frases raras y ambiguas.

 
 
Ida Rentoul

Con sus diademas y alas,
pequeñas como azucenas,
había hadas que eran buenas
y había hadas que eran malas.

Y había una jorobada,
la de profecía odiosa:
la llamada
Carabosa.

 
John Atkinson Grimshaw
 

Si ésta llegaba a la cuna
de las suaves princesitas,
no se libraba ninguna
de sus palabras malditas.

Y esa hada era muy fea,
como son
feos toda mala idea
y todo mal corazón.

Cuando naciste, preciosa,
no tuviste hadas paganas,
ni la horrible Carabosa
ni sus graciosas hermanas.

Ni Mab, que en los sueños anda,
ni las que celebran fiesta
en la mágica floresta
de Brocelianda.

 
Ida Rentoul

 
Y, ¿sabes tú, niña mía,
por qué ningún hada había?
Porque allí
estaba cerca de ti
quien tu nacer bendecía:
Reina más que todas ellas:
la Reina de las Estrellas,
la dulce Virgen María.
Que ella tu senda bendiga,
como tu Madre y tu amiga;
con sus divinos consuelos
no temas infernal guerra;
que perfume tus anhelos
su nombre que el mal destierra,
pues ella aroma los cielos
y la tierra.

Rubén Darío
 
 
 

 
 
 
 

martes, 15 de enero de 2013

El colegio de la Asunción en el recuerdo








"La educación de la Asunción pretende sobre todo dar convicciones, profundizar las raíces que tarde o temprano ofrecerán sus frutos."

Santa María Eugenia de Jesús



El colegio de la Asunción cumple setenta años en la capital leonesa. Así se ha celebrado en noviembre de 2012.
Corría el mes de agosto del año 1942, cuando las religiosas de la Asunción llegaban a León. Todo comenzó en el número cinco de la calle Serranos. Ocho religiosas de la Asunción se afanaban en dar forma a un proyecto educativo y católico en León, en una España arrasada tras la Guerra Civil. Fundaron entonces el Colegio Nuestra Señora del Camino, en un gesto de veneración a la Virgen leonesa por antonomasia, pero que, con el tiempo, cambiaría de nombre.
Comenzaron con 80 alumnas, pero la demanda fue a más, y en poco más de un año, las asuncionistas comenzaron a buscar unos terrenos en los que ampliar su labor educativa, entonces desbordada por la demanda.
Fue ahí como, lo que hoy se conoce como la Asunción, se trasladó a la ubicación actual, en el límite entre la ciudad de León y la localidad de Navatejera. Era el año 1949.
En aquellos años a la Asunción acudían a estudiar sólo niñas. Ahora las instalaciones de este centro, de unos 30000 metros cuadrados, acogen a más de 700 niños y jóvenes que cursan desde Infantil, hasta Segundo de Bachillerato, además de una residencia universitaria en la que viven 70 chicas.

Hasta aquí, la resumida historia del colegio. Ahora, mi recuerdo de los años muy felices vividos en él ...





Con esta capa salíamos al recreo. Mi madre nos preparaba para el recreo unos bocadillos inmensos, enormes, eran famosos ... ¿me das un mordisco?, me decían (al bocadillo, ¡claro!).

Muchos y muy buenos recuerdos del colegio, tanto de mis hermanas como míos, desde niñas, hasta COU.

Vivimos momentos inolvidables. Un lugar entrañable, en todos los aspectos. Las sesiones con Bambo (un niño de raza negra, que nos concienciaba de la existencia del Tercer Mundo; cada poco tiempo, veíamos a BAMBO, en la sala de proyecciones); las suculentas tortitas de la Asunción, preparadas por las madres en las fiestas del colegio, bañadas con mermelada de melocotón, estaban riquísimas (tengo que buscar la receta); las canciones y las guitarras en la capilla; era una Misa vivida; en la capilla recibimos la Primera Comunión y la Confirmación, inolvidables; el baile que nos dejaban organizar con el colegio de enfrente, los jesuitas; sólo nos dejaban invitar a los jesuitas, porque ya los conocían; los bailes en el salón de actos; a veces, llegábamos tarde al autocar, se nos iba el tiempo bailando; las funciones de teatro, la Navidad con el concurso de villancicos, la clase de piano en el cuarto pequeño, diminuto; las escapadas para espiar por el colegio, por todos los rincones, es enorme, y muy atentas por si nos pillaban... unas vigilaban y otras de expedición, y a la inversa ... subíamos sigilosas las enormes escaleras, era como un laberinto ... nunca nos pillaron, aunque pienso que, más bien, nos dejaban, nos tenían vigiladas; los baños en la piscina del colegio, que era, en realidad, un pilón grande, pero lo pasábamos de maravilla; la visita de la Superiora General, la madre Josefina,  muy alta y dulce; la lectura del libro de la fundadora de las asuncionistas, la madre María Eugenia de Jesús, Y luchó por un Reino, se titulaba ... y en medio de la fuente, un surtidor que mana, por él sale, a borbotones, un agua plateada, ligera, fresca ... cuando el bueno del jardinero limpia la fuente, la fuente se vacía ... Recuerdo de memoria párrafos y párrafos ... era muy poético, con las tapas negras, ilustradas con un edificio y un carruaje, el título de color blanco, las hojas gruesas, brillantes ...




Las madres (religiosas) del colegio durante los primeros años.
 Más tarde, cambiaron el hábito, se simplificó.



Un homenaje muy especial para todas ellas, a las que tanto quería y quiero: la madre Germana, que me enseñó a leer; lo recuerdo como si fuera hoy, sentada y mirándola atentamente; encantadora y muy guapa; sus ojos eran negros, grandes, amorosos, brillaban. Lo primero en lo que me fijo de las personas es en los ojos, la mirada lo dice todo. Parece que los estoy viendo ahora mismo. Era el curso de "bebés mayores", así se denominaba; me saltaron "bebés pequeños", porque me llevaron al colegio más tarde, era opcional; a mi madre le parecía demasiado pronto ... es el primer recuerdo consciente que guardo de la niñez,  muy dulce, con la madre Germana ... gesticulaba para enseñarme las vocales: ooooooo, y su voz era suave, amorosa. Hermosa la madre Germana.

En casa, parece ser que me encontraba muy feliz, jugaba mucho, con todo, eso dice mi madre. Era una niña muy tranquila, mi entrada en el colegio no fue para nada traumática, nunca lloré, iba contenta;  eran unas monjas encantadoras, siempre pendientes de todo.

Madre Gloria y madre Clara, profesoras de Matemáticas en la sección de Infantil; la resta se me "atravesó", no me gustaba restar; la madre Gloria me llamaba Rosuca, ¡cuánto la recuerdo!
La  madre Ignacia era mayor, la consideraba una sabia, nunca nos reñía y la obedecíamos sin rechistar. La madre Pilar y la madre Elena, profesoras de Filosofía, mi adorada asignatura; disfrutaba en clase, me encantaba; el argumento ontológico de san Anselmo sobre la existencia de Dios: "Mi mente concibe un ser, mayor que el cual, no cabe pensarse otro...", me dejó entusiasmada; recuerdo muy bien cuando lo descubrí en el libro, me pareció lo máximo. ¡Qué clase más bonita!
La madre Cristina, Lengua y Literatura, un texto, otro texto, un placer.
La madre Abela, profesora de Física; siempre nos decía al comenzar la clase: ¡regardez, écoutez, parlez!, con voz potente; era biznieta del almirante Cervera, nos contaba historias de su bisabuelo y escuchábamos embelesadas.
La madre Asunción, profesora de Griego, muy dulce y estricta, con ojos azules cálidos. Me encantaba esta asignatura, tan fundamental y tan denostada hoy en día..
La madre Emérita, portera del colegio, la bondad personificada, con una sonrisa permanente; pequeña de estatura y grande de alma.

Mi abuela Rosa me recogía en el colegio, porque, en aquella época, la sección de Infantil se encontraba en el "colegio de abajo", como lo llamábamos, situado en la calle Serranos, y mis abuelos vivían al lado, en Ramón y Cajal;  más adelante, nos trasladábamos al "colegio de arriba", el actual, al que subíamos y bajábamos en el autocar. Recuerdo que siempre me recibía con una sonrisa. Era un sol mi abuela. La Madre encargada nos iba nombrando una a una a medida que llegaban a recogernos.

Buenas, inteligentes, cultas, comprometidas con el mundo, abiertas, dulces, elegantes en sus modales, eran finas, cariñosas y firmes, sencillas, muy caritativas, con un sentido muy claro de la docencia; una verdadera enseñanza personalizada. Eran buenas, es la sensación más nítida que guardo de ellas.
Así eran las religiosas de la Asunción que yo conocí, a las que agradezco infinitamente su labor. Mis padres siempre colaboraron estrechamente con el colegio.






Y a mis queridos profesores seglares: Madame, querida Madame. Se llamaba Amparo, pero siempre atendía por Madame, profesora de Francés; llevaba un pañuelo morado perfectamente anudado al cuello. Tomaba  una taza de café en clase, que bebía a sorbitos; nos gustaba mirarla. Era muy buena, con su acento perfecto de francesa nativa, muy estricta con la pronunciación; si fallábamos, nos llamaba "patos mareados". Cuando la pronunciación era correcta, exclamaba: "muy bien, sois sabias".

Dña. Elena Cañal, mi querida profesora de Latín e Historia del Arte, una gran docente, me encantaban sus clases; muy estricta y exigente, nos conocía bien, sabía perfectamente lo que cada una necesitaba. Me enseñó a amar estas asignaturas. Desde el comienzo, tuve clara mi pasión y vocación por las letras. Disfrutaba.

Dña. Rosa Salán, profesora de Física y Química, era muy cálida, recién licenciada; me quería mucho, aunque la Física me parecía aburrida ... que si un tren sale a velocidad ... o el principio de los vasos comunicantes ... los amperios, julios ...  pero la estudiaba, no había otro remedio. Sin embargo, la Química me encantaba. Un amor de persona.

Don Vicente, profesor de Matemáticas, muy serio y ordenado;  me interesaba la asignatura. Algunas veces, nos encontramos por la calle y se nota el cariño mutuo que nos tenemos; es como de la familia.

Doña Laura, querida profesora de Literatura: "señoritas, poned atención a este poema", nos decía levantando su dedo meñique; muy minuciosa a la hora de examinar y analizar los textos. Un lujo.

Don Antonio, profesor de Dibujo, lo recuerdo con sus gafas pequeñitas, se enfadaba si nos reíamos con alguna broma. Me encantaba dibujar a carboncillo.

Doña Esperanza, profesora de Historia y Geografía; estupenda, muy graciosa y buenísima persona; eran famosos los cuadernos con múltiples mapas, que dibujábamos y coloreábamos.
Sus hijas son amigas íntimas nuestras, como hermanas.

Don Ángel, profesor de Religión, paciente con todas. Y don Ignacio, el confesor, simpático y alegre. Cada poco, nos visitaba.

Y Maripi y Merche, profesoras de Educación Física, siempre las nombrábamos así, nos partíamos de risa cuando nos contaban sus anécdotas. La 'voltereta lateral' me daba miedo, no era mi fuerte; al final, conseguí superarlo.

Y no puede faltar Satur, el conductor del autocar del colegio; un amor de hombre, con una paciencia infinita ... si alguna vez llegábamos tarde, siempre nos esperaba ... ¡Satur!!! ¡Satur!!!, le llamábamos. Él se reía.

¡Qué buenos recuerdos! Ahora, se hacen cada vez más nítidos y entrañables. Un gran colegio y una etapa muy feliz en nuestra vida, tanto para mis dos hermanas como para mí.






La gruta de la Virgen en el colegio. Durante el mes de mayo le llevábamos flores y cantábamos; era como una excursión, pues se encontraba alejada del edificio principal.

El himno del colegio, es emocionante cantarlo y escucharlo, lo siento muy dentro. El uniforme ha cambiado. En nuestra época, la falda era de color azul marino.






Para amar y servir, Asunción toma el vuelo
tu misión es subir, tu destino es el cielo.
Sube llena de amor, sencilla, abierta y pura,
por caminos de amor, conquista más altura.

Sube llena de luz, con júbilo sincero,
que tu estela de luz, arrastra al mundo entero.

Sube yerga y veloz, ganando corazones,
y que nunca en tu voz, se apaguen las canciones.

Sube a tu Creador, con Cristo y con María,
sube llena de amor, que se ilumina el día.


Insignia y escudo del colegio
  La famosa "recompensa" cuando las notas eran buenas


Y éste es el himno "no oficial", el que cantábamos nosotras, las alumnas:

En la carretera de Nava, enfrente de los jesuitas,
hay un colegio de monjas ¡aupa!
que son las asuncionistas.
Dicen que el colegio es feo,
porque no tiene balcones,
pero tiene unas alumnas ¡aupa!
que roban los corazones.



Vida de santa María Eugenia de Jesús, fundadora de las religiosas de la Asunción.
Fue canonizada por el Papa Benedicto XVI, en la Basílica de San Pedro de Roma, el 3 de junio de 2007.




Vídeo de uno de los momentos de la ceremonia de canonización de María Eugenia de Jesús, en la Ciudad del Vaticano, con un tema basado en una frase suya:


"La tierra es un lugar de gloria para Dios."




Esta entrada se la dedico, con todo mi cariño, a mi querido colegio, en sus 70 años de vida en León.
Y a mis compañeras de clase, algunas mis amigas del alma hoy en día; toda la vida juntas.
Gracias, por toda vuestra dedicación.
Una labor encomiable. Una gran familia.
Fui profesora de Historia e Historia del Arte en el colegio. Mi primera experiencia como docente, recién licenciada. 


Saludos a todas las asuncionistas.
¡Viva el colegio de la Asunción!

El colegio en la actualidad ...






Para mis padres, a quienes las monjas del colegio querían mucho.
Mi padre les hacía reír y colaboró muy estrechamente con ellas.
Gracias, papá y mamá, por la elección de este colegio. Y gracias a Dios, por unos padres como vosotros.








domingo, 13 de enero de 2013

De lo hondo






Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras, Cádiz, 21 de diciembre de 1947), es un guitarrista flamenco español. Está considerado como uno de los mejores maestros de la guitarra. Dice:

El envoltorio puede ser importante, el contenido debe serlo.





 Fabián Pérez (Pintor argentino)
Flamenco




¿Qué significa entre dos aguas?





Magistral




La muerte del cisne



La elegancia





Música: El carnaval de los animales, Camille Saint-Saens
La muerte del cisne, Ballet Bolshoi, Maya Plisetskaya 




 

sábado, 12 de enero de 2013

Un arma poderosa

 
 
Virgen con el Niño y una corona de flores. Pedro Pablo Rubens
 
Recen siempre el Rosario
(Padre Pío)

El amor entrañable de Padre Pío a la Virgen se expresaba en particular por el rezo del Santo rosario, que llevaba siempre enrollado en la mano o en el brazo, como si fuera un arma contra toda clase de enemigos, siempre empuñada. Lo rezaba de continuo. En una nota, dejó escrito: "Diariamente recitaré no menos de cinco rosarios completos".

Sus cohermanos llamaban a Padre Pío "el rosario viviente". "¿hay oración mas bella -decía él-que aquella que nos enseñó la Virgen misma? Recen siempre el rosario".

Así aconsejaba a los cristianos:

"Amen a la Virgen y háganla amar! la oración del rosario es la oración que hace triunfar de todo y a todos. Ella, María nos lo ha enseñado así, lo mismo que Jesús nos enseñó el Padre Nuestro"
                           
Padre Pío consideraba a la Virgen Santísima especialmente como Madre, la Madre de Jesús y después la Madre nuestra espiritual. Son miles de veces que Padre Pío llama a María con el dulce nombre Madre: mamma, mammina mia, mammina bella, etc.

Decía: "¡cuántas veces he confiado a esta Madre las penosas ansias de mi corazón agitado y cuántas veces me ha consolado en mis grandes aflicciones. Al no tener ya madre en esta tierra de angustias, no puedo olvidar que tengo una muy amante y misericordiosa en el cielo. ¡Pobre madrecita mía, cuánto me quiere Lo he llegado a comprobar muchas veces, de manera bien elocuente, al despuntar este hermosísimo mes de mayo. Con qué cuidado me ha acompañado al altar esta mañana. Parecía que no tenía que pensar en otra cosa sino sólo en mí, a fin de llenar mi corazón de santos afectos!"

Con el rosario en la mano, pronunciando dulcemente los nombre de Jesús y María entregó su hermosa alma a Dios.
 
 
Virgen del Rosario. Quentin Metsys
 

Cuando le preguntaban por su herencia espiritual, San Pío de Pietrelcina no dudaba en afirmar que era el Rosario:
“¡Amad a la Virgen y hacedla amar. Recitad siempre el Rosario!”
 
 
 Sábado, día del rosario bloguero



 

viernes, 11 de enero de 2013

De poetas y poesía

 
 
Niña en el campo. Ludwig Knaus



De poetas y poesía
 
Ellos son los que nos mantienen al tanto
de la tensión espiritual del mundo,
de lo que subyace bajo los escombros del tiempo.
Trascienden lo inmediato, procuran un sentido
a la desdicha que distorsiona al hombre.
Cada poema es ventana por la que asoma
el asombro del alma. Ensimismada en el silencio
otea el dolor de la noche, o la niebla
que flirtea con la primera luz de la mañana.
Inspiramos su verdad, la estremecida memoria
del prodigio encarnado en la escritura.
Y los poemas hablan con Dios de la nostalgia
sobrenatural de las cosas, de la envergadura
de esas palabras que nos resucitan
a una realidad más profunda y más diáfana.
Palabras que exponen nuestra soledad
entre los misterios cardinales de una existencia
fugaz. Lenguaje que socava la entraña de la
muerte.
 
Verso a verso se desliza la esperanza
en la sublimación de la espuma de los días.
Es el amor de Dios, que nos lee y significa,
que traduce y santifica el don de la poesía.


Entre dos infinitos. Guillermo Urbizu

 
Hesiodo escuchando la inspiración de la Musa - Detalle. Edmond Aman-Jean
 
Muchacha junto a un arroyo. Arthur Rackham
 



Y para Guillermo Urbizu
  
... La poesía, ¿qué es? ¿Es el alma o es la vida?
O es el alma de la vida, o quizá es la vida del alma.
 
 




 

miércoles, 9 de enero de 2013

Gracias, Madre



 Sagrada Familia / Otros materiales / Parte alta de la puerta del Rosario – Cripta
Portal del Rosario. Templo de la Sagrada Familia (Barcelona). Antonio Gaudí


 La Belleza es resplandor de la Verdad, como que el arte es Belleza, sin Verdad no hay arte.
 
(Antonio Gaudí)


María, “madre de Dios”, y a la vez Virgen, acoge en su seno el flujo del Espíritu con amor y sencillez. El simbolismo de su concepción inmaculada, su embarazo, y su maternidad, se refieren al alma humana abierta como un recipiente a los efluvios divinos, y al poder transformador de la redención. Es, por ello, el símbolo de la Sabiduría (la Santa Sofía), inseparable del goce del amor divino. Aparece bajo múltiples aspectos y relaciones en la iconografía cristiana, y en la obra de Gaudí, particularmente, en la Sagrada Familia. Tiene especial interés su asociación con el rosario: uno de los encadenamientos simbólicos que vertebran el templo. El Rosario es una simbólica cadena de rosas que conduce la meditación a través de tres principales temas, representados en las tres puertas”: Natividad (o Gozo), Pasión (o Dolor) y Gloria (o Resurrección). Cada tema contiene cinco estaciones o “misterios”, que se representan como surgidos de una rosa. Esta flor en Occidente constituye uno de los principales simbolismos del amor. La flor en general representa la apertura de la conciencia a la fragancia y la belleza, al goce de todo lo que el misterio encierra. Expresa la idea de un surgimiento espiritual, ampliando la visión a otros planos. Allí los misterios se complementan de modo que desborda la razón. El Nacimiento, por ejemplo no es comprensible sin la Pasión, es decir, la “muerte de Dios”, y análogamente la muerte del hombre viejo, quien con sus prejuicios y fijaciones impide el nacimiento del Niño Divino y el advenimiento de una Vida Nueva. A su vez los misterios de la Natividad y la Pasión no están completos sin considerar los de Gloria, por los cuales se reconoce la luz, el nuevo espacio y el goce que produce al hombre el nacimiento a una nueva forma de ver y de ser, que es la suya propia desde el Origen. Dice Gaudí:
 
 
 “la Gloria es la luz, la luz da gozo, y el gozo es la alegría del espíritu”.
 
 
 

 


 

lunes, 7 de enero de 2013

En Vos confío...




Archivo:Sagrado Corazón de Jesús. Retablo mayor de la iglesia de San Miguel Arcángel.JPG
Sagrado Corazón de Jesús. Retablo mayor de la iglesia de San Miguel Arcángel.
Villanueva de Córdoba (Córdoba)

 

 
 
 
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.



 

sábado, 5 de enero de 2013

Queridos Reyes Magos...



Adoración de los reyes. Trascoro de la Catedral de León


Esta carta es preciosa, se lo pido a los Reyes Magos también:


Queridos Reyes Magos:

            Todos los años, cuando llegan estas fechas, mi pensamiento se vuelve hacia vosotros. Y, junto con él, mi corazón me va dictando una serie de deseos que, con vuestra ayuda, quisiera los llevaseis a feliz realidad.

-Dejad en el mundo UNA ESCOBA. Para barrer todo lo que suene a violencia y terrorismo. Que no quede ni un solo rincón en las personas con resquicio de rencor o de odio.

-Traed multitud de bolsas de JABON. Para limpiar nuestras personas de aquello que, la sociedad, va imponiendo como normal y lógico.

-Echad, en los ojos de todos los hombres y mujeres, COLIRIUM. Para que los unos a los otros, lejos de vernos como adversarios, sepamos contemplarnos y respetarnos como hermanos.

-Esconded, debajo de las almohadas de los que os esperan, SUEÑOS. Nunca, como hoy, tenemos abundancia de bienes para vivir y, nunca como hoy, hemos perdido los ideales por los que luchar.

-En un rincón del corazón de las personas, derramad toneladas de AZÚCAR. Las prisas, los agobios, los trabajos, el afán de superación, nos está convirtiendo en autómatas. Escasamente nos miramos a los ojos. ¡Necesitamos un poco de dulzura!
 
-Si en vuestros almacenes existen, solicitamos que nos proporcionéis unas LIMAS. Cada día que pasa, y por diversas circunstancias, los tropiezos, las dificultades, los roces, hacen que nos distanciemos y que se acrecienten las diferencias. ¡Necesitamos suavizar las discrepancias!

-Traednos unas grandes TIJERAS. Para cortar todo aquello que no es positivo en nosotros. Para confeccionar un traje con la etiqueta del amor, con los botones de la esperanza y de la caridad. ¡Ayudadnos, en este Año de la Fe, a saber qué es y qué conlleva el vestir el traje cristiano!

-Que vuestros pajes, aunque piensen que no ocupa nada, que nos transporten un poco de ALEGRIA. Es un bien muy escaso. Es tan invisible que, en el mundo donde vivimos, no lo percibimos. ¡La necesitamos para volver a sonreir!

-Todos los años, os dejamos en el balcón o en la ventana, nuestro calzado. En el presente año dejadnos unos ZAPATOS CELESTIALES. De tal manera que, al colocarlos en este Año de la Fe, debajo de nuestros pies, caminemos por las sendas de la verdad, de la justicia y del perdón. ¿Tendréis mi número?

-Si además añaden un ABRELATAS para abrir nuestro corazón a Dios y un IMPERMEABLE para protegernos de las tormentas que descargan contra nuestras convicciones religiosas, os quedaré –como si fuera un niño- altamente agradecido.

 
 
Cuando era pequeña me enfadaba si me decían que los Reyes Magos no existían. Hacía caso a mi madre, que me decía que no hiciera caso, que sí existen. Si hacía caso, y hago, de mi madre en la tierra ¿cómo no voy a hacer caso de nuestra Madre celestial?, pero ¿cómo no voy a hacer caso?

 

¡¡¡FELICES REYES MAGOS!!!

 

 


 
 

jueves, 3 de enero de 2013

Di papá...


 
 

 
 
 
Para mi padre, porque la cantábamos juntos y la seguimos cantando...