viernes, 18 de enero de 2013

Pequeño poema infantil


 
 
Ensoñación. Joan Brull
 
 
Pequeño poema infantil
 
 
Las hadas, las bellas hadas,
existen, mi dulce niña,
Juana de Arco las vio aladas,
en la campiña.

Las vio al dejar el mirab,
ha largo tiempo, Mahoma.
Más chica que una paloma,
Shakespeare vio a la Reina Mab.

Las hadas decían cosas
en la cuna
de las princesas antiguas:
que si iban a ser dichosas
o bellas como la luna;
o frases raras y ambiguas.

 
 
Ida Rentoul

Con sus diademas y alas,
pequeñas como azucenas,
había hadas que eran buenas
y había hadas que eran malas.

Y había una jorobada,
la de profecía odiosa:
la llamada
Carabosa.

 
John Atkinson Grimshaw
 

Si ésta llegaba a la cuna
de las suaves princesitas,
no se libraba ninguna
de sus palabras malditas.

Y esa hada era muy fea,
como son
feos toda mala idea
y todo mal corazón.

Cuando naciste, preciosa,
no tuviste hadas paganas,
ni la horrible Carabosa
ni sus graciosas hermanas.

Ni Mab, que en los sueños anda,
ni las que celebran fiesta
en la mágica floresta
de Brocelianda.

 
Ida Rentoul

 
Y, ¿sabes tú, niña mía,
por qué ningún hada había?
Porque allí
estaba cerca de ti
quien tu nacer bendecía:
Reina más que todas ellas:
la Reina de las Estrellas,
la dulce Virgen María.
Que ella tu senda bendiga,
como tu Madre y tu amiga;
con sus divinos consuelos
no temas infernal guerra;
que perfume tus anhelos
su nombre que el mal destierra,
pues ella aroma los cielos
y la tierra.

Rubén Darío
 
 
 

 
 
 
 

5 comentarios :

  1. Retorno a la infancia. Qué buenos recuerdos. Me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ¡qué buenos recuerdos! Cada vez me gusta más Rubén Darío...

      Un beso

      Eliminar
  2. Con Rubén Darío siempre se acierta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es bueno recordarlo en su aniversario. Serena.

      Un beso fuerte.

      Eliminar
  3. ¡Qué dulzura!
    Preciosas imágenes.
    Gracias por compartirlo.

    Que tengas un buen fin de semana, Rosita

    ResponderEliminar