domingo, 29 de abril de 2012

Cena de primos IV

Crónica de nuestra cena

Ayer, 28 de abril, nos reunimos todos los primos en nuestra cena anual.
 Como siempre lo pasamos muy bien, nos reímos, recordamos tiempos pasados cuando jugábamos en casa de los abuelos; subíamos a las "montañas de arena" de la fábrica, hacíamos "guerras de agua" con las botellas de lejía, bailábamos, jugábamos a los "espías", trepábamos por las "montañas" de sacos de botellas (eso nos encantaba a todos, por unanimidad)... ¡qué bien lo pasábamos!  Cada uno iba recordando sus juegos en la casa/fábrica de la abuela Epifania y el abuelo Victorino.
 También recordábamos las conversaciones, lo que decíamos (las disquisiciones sobre el politeismo en la "discoteca Borka's" en casa de mis primos), ¡¡¡qué risa Agus!!!
Fue una cena entrañable, como siempre; se nota que nos gusta estar juntos, que nos alegramos de vernos,  y esto es precioso ¡¡¡somos un montón!!! y...alrededor de la mesa otro año más reunidos...
 
A los abuelos seguro que les hace mucha ilusión vernos así.
 
 



 
La cena (también por unanimidad) fue exquisita, en un sitio precioso, el Restaurante Zuloaga de León, en pleno casco histórico, ¡¡¡muchas felicitaciones a los encargados de prepararla este año!!!, estupenda.
Dejo el menú, por aquello de que éste es un blog, entre otras cosas, de cocina: ensalada tibia Zuloaga ¡¡¡riquísima!! (lechuga, nueces, pasas, perdiz (creo), y queso de cabra a la plancha coronando la ensalada, con vinagre de módena), fritos de rape (pixín) al estilo asturiano, en su punto, pulpo con cachelos, mollejas de cordero a la plancha, crocantes con foie, ¡¡exquisitos!!!, merluza del Cantábrico con vieiras o entrecote con salsa de Valdeón y, casi casi, imposible más, la tarta de queso.
Despúes cada uno dejó su mensaje en el libro de actas, que tenemos preparado para la ocasión.
Este año bailamos poco, porque la música que nos pusieron no era de las que nos hace "saltar a todos a la pista", pero sí hubo una canción que nos gustó mucho ¡¡¡a bailar!!! (Ruchi se acuerda de todas las canciones ¡¡¡lo vive!!!):
 
¡¡¡mi gran noche!!!

...era, será esta noche ideal
 que ya nunca se olvida
 podré reir, y cantar y bailar
 disfrutando la vida.
 Olvidaré la tristeza y el mal
 y las penas del mundo
 y escucharé los violines cantar
 en la noche sin rumbo...
 



 
 
Para el próximo año le tocó la preparacion a Orlando (Orlandito para nosotros, lo que de pequeño se aprende...no se olvida). Es tan entrañable que ya estaba preocupado por escoger un sitio bonito; seguro que acierta.
¡¡Qué risa pasamos con Pedro y su crucero  por el embalse de Riaño!!!, es genial (dice que para celebrar el quinto aniversario de la cena lo mejor es un crucero por el embalse).

Gracias a todos por esta noche tan bonita ( los nombres tal como nos decimos nosotros):
Agus, Parral, Edu, Orlandito, Mari Mar, Pablito, Pili, Tori junior, Mariel, Boris, Rebeca, Pilina, Rosa Mari, Pedro, Carlos, May, Ana, Alberto, Ruchi y Rosa.
Un beso fuerte para los que no pudísteis venir este año, os echamos de menos.
¡¡¡Hasta pronto!!!, ¡¡¡las fotos hay que subirlas al blog!!!
¡¡¡Un beso!!!


 

domingo, 15 de abril de 2012

Un canto a la vida


 
 
 

La creación de Adán (detalle). Miguel Ángel

 Un canto a la vida, horizonte de todas las posibilidades humanas.
 
Gracias Señor por ¡¡¡la vida!!!

Su canto más sublime...

"Señor, tu me sondeas y me conoces...Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno...

SALMO 138, I-II

Señor, tú me sondeas y me conoces,
me conoces cuando me siento y me levanto,
de lejos percibes mis pensamientos.
Distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares;
no ha llegado la palabra a mi lengua
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante, me cubres con tu palma.
Tanto saber me sobrepasa, es sublime y no lo abarco.
¿Adónde iré lejos de tu aliento, adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás Tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;
si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar, allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha.
Si digo: "Que al menos la tiniebla me cubra,
que la luz se haga noche en torno a mí".
Ni la tiniebla es oscura para ti,
la noche es clara como el día.
Tú has creado mis entrañas,
me has tejido en el seno materno.
Te doy gracias porque eres sublime,
y te distingues por tus hechos tremendos;
yo lo sé muy bien, conocías hasta el fondo de mi alma,
no se te escondía mi organismo.
Cuando en lo oculto me iba formando,
y entretejiendo en lo profundo de la tierra,
tus ojos veían mi embrión,
mis días estaban modelados, escritos todos en tu libro, sin faltar uno.
¡Qué incomparables encuentro tus designios,
qué densos sus capítulos!:
los cuento y me salen más que granos de arena;
si los desmenuzo, aún me quedas Tu.
"Dios mío, si matases al malvado
si se apartasen de mí los asesinos
que hablan de ti pérfidamente
y se rebelan en vano contra ti".
¿No aborreceré, Señor a los que te aborrecen,
no me repugnarán los que se te rebelan?
Los odio con odio implacable, los tengo por enemigos.
Dios mío, sondéame para conocer mi corazón,
ponme a prueba para conocer mis sentimientos;
mira, si mi corazón se desvía,
guíame por el camino eterno.


Mahler con su 8ª Sinfonía, "La Sinfonía de los mil", le rindió tributo a la vida, a la creación, a la alegría y a la obra de Dios:
“Acabo de terminar mi octava sinfonía, que es lo más importante que he escrito hasta ahora. El contenido y la forma son tales que me seria imposible describíroslos. Imaginad el universo entero sonando y resonando. No se trata ya de voces humanas, sino de soles y planetas en plena rotación”,

fue la forma en como el propio Gustav Mahler describió esta obra a su compañero Willen Mengelberg, en agosto de 1906.

 “Esta sinfonía es un don a la nación. Todas las precedentes sólo eran preludios para esta; mis otras obras son trágicas y subjetivas, ésta es una inmensa dispensadora de alegría”. 
 

La obra se divide en dos partes. La primera parte se basa en el texto latino de un himno cristiano del siglo IX para Pentecostés, Veni Creator Spiritus («Ven, Espíritu Creador») y la segunda parte es un arreglo de las palabras de la escena final del Fausto de Goethe. Las dos partes están unificadas por una idea común, la de la redención a través del poder del amor.
 

 
 
 
El principio (Parte I.  Veni Creator Spiritus)
 



El final









domingo, 8 de abril de 2012

En el Domingo de Pascua




Resurrección (detalle). Giotto 


“Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe”.
(I Corintios 15,14)


En el ámbito de los acontecimientos pascuales, el primer elemento ante el que nos encontramos es el 'sepulcro vacío'. Sin duda no es por sí mismo una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro en el que había sido depositado podría explicarse de otra forma, como de hecho pensó por un momento María Magdalena cuando, viendo el sepulcro vacío, supuso que alguno habría sustraído el cuerpo de Jesús (Cfr. Jn 20, 15). Más aún, el Sanedrín trató de hacer correr la voz de que, mientras dormían los soldados, el cuerpo había sido robado por los discípulos. 'Y se corrió esa versión entre los judíos, (anota Mateo) hasta el día de hoy' (Mt 28, 12-15).
A pesar de esto el 'sepulcro vacío' ha constituido para todos, amigos y enemigos, un signo impresionante. Para las personas de buena voluntad su descubrimiento fue el primer paso hacia el reconocimiento del 'hecho' de la resurrección como una verdad que no podía ser refutada.
6. Así fue ante todo para las mujeres, que muy de mañana se habían acercado al sepulcro para ungir el cuerpo de Cristo. Fueron las primeras en acoger el anuncio: 'Ha resucitado, no está aquí... Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro...' (Mc 16, 6-7). 'Recordad cómo os habló cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: !Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día resucite!. Y ellas recordaron sus palabras' (Lc 24, 6-8).
Ciertamente las mujeres estaban sorprendidas y asustadas (Cfr. Mc 24, 5). Ni siquiera ellas estaban dispuestas a rendirse demasiado fácilmente a un hecho que, aun predicho por Jesús, estaba efectivamente por encima de toda posibilidad de imaginación y de invención. Pero en su sensibilidad y finura intuitiva ellas, y especialmente María Magdalena, se aferraron a la realidad y corrieron a donde estaban los Apóstoles para darles la alegre noticia.

El Evangelio de Mateo (28, 8-10) nos informa que a lo largo del camino Jesús mismo les salió al encuentro les saludó y les renovó el mandato de llevar el anuncio a los hermanos (Mt 28, 10). De esta forma las mujeres fueron las primeras mensajeras de la resurrección de Cristo, y lo fueron para los mismos Apóstoles (Lc 24, 10). ¡Hecho elocuente sobre la importancia de la mujer ya en los días del acontecimiento pascual!

(Catequesis de Juan Pablo II sobre la Resurrección)

 


La Resurrección. Giotto


Desde el principio del cristianismo la mujer se significó por su fe extraordinaria. Al Salvador lo acompañan durante su vida suministrando el alimento y sirviéndole; en el momento de la muerte están allí al lado de la Cruz con María, mientras los apóstoles y discípulos se esconden.
 Ellas corren presurosas al sepulcro; ellas anuncian la Resurrección, fundamento de nuestra fe, y ellas desde entonces y para siempre, ya con su sangre, ya con su sacrificio, ora entregando sus casas para hacer de ellas iglesias o de mil maneras tan prodigiosas como el amor que a Jesús profesaban, son el sostenimiento de la naciente Iglesia [...] 

Y si de aquellas remotas épocas del cristianismo venimos a los últimos tiempos, encontraremos pasando en claro siglos y personas, a san Francisco y santa Clara, san Juan de la Cruz y santa Teresa, san Francisco de Sales y santa Juana Fremiot. San Vicente de Paúl, que hasta para lareforma del clero se vale del valioso concurso de la mujer[...]
A una mujer debió el mundo el Hombre Dios; por las mujeres se propaga y perpetúa el cristianismo en el mundo. Yo me atrevería a seguir diciendo, y si ésta fue siempre una verdad innegable de la que da cumplido testimonio la historia, (…) hoy, en la época actual, la influencia más decisiva en favor del cristianismo, es la de la mujer; el apostolado más fecundo y la fuerza más potente de la Iglesia de Cristo en la tierra, está en manos de la mujer católica. 
Cuando la corrupción espantosa del mundo llegó a su apoteosis, apareció María y nos dio a Jesús, Salvador de aquel mundo corrompido; ahora la mujer cristiana imitadora de las virtudes de la Virgen de Nazaret y unida a ella por la oración y las virtudes, trae al mundo la buena nueva del ejemplo, y con su infatigable apostolado sostiene la doctrina y la virtud del Evangelio en medio de una sociedad paganizada. Y es [que], como dice Bossuet, habiendo Dios querido darnos una vez a Jesucristo por medio de la Santísima Virgen, este orden no se cambia jamás, pues Dios nunca se arrepiente de sus dones.
(San Pedro Poveda. Las primeras cristianas. 1911)
 

El ángel les dice a las mujeres "¡No teman!". Y después, el mismo Jesús les vuelve a repetir: 
"¡No tengan miedo!".
 
Este es el gran mensaje de Pascua, para todos: "¡No tengan miedo!". 

Dedicado especialmente a una mensajera maravillosa en el mundo de las redes sociales.

Gracias.

 
  
 
 

lunes, 2 de abril de 2012

En la Semana Santa

 
 

Oración ante el Cristo de San Damián

 Sumo, glorioso Dios, 
ilumina las tinieblas de mi corazón 
y dame fe recta, 
esperanza cierta 
y caridad perfecta, 
sentido y conocimiento, Señor, 
para que cumpla 
tu santo y verdadero mandamiento.

(San Francisco de Asís)

 

Ave verum corpus

Es un breve himno eucarístico que data del siglo XIV y se atribuye al Papa Inocencio VI; diferentes compositores le han puesto música: los más conocidos son Mozart y Gounod.
El título del himno significa Salve, Verdadero Cuerpo, aludiendo a la creencia católica en la transubstanciación. Se trata de una meditación acerca de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía y el poder redentor del sufrimiento.