viernes, 31 de enero de 2014

Dicotomía absurda

 
 
 

 
 
"Es absurdo decir que sigues a Cristo pero no a su Iglesia"
 

En su homilía de ayer, jueves 30, el papa Francisco dijo que el cristiano no es una persona a la que se bautiza y luego "sigue por su cuenta” en solitario. Ha dicho que pertenece a un pueblo, al pueblo de Dios, que es la Iglesia, y que por tanto no se puede seguir a Cristo al margen de ella.

No tiene ningún sentido amar a Cristo y no a la Iglesia. Lo afirmó Papa Francisco durante la Misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta, como indicó la Radio Vaticana. Bergoglio indicó cuáles son los pilares de la pertenencia eclesial: la humildad, la fidelidad y la oración.

La homilía del Papa ha comenzado por la figura del rey David, como se presenta en las lecturas del día: un hombre que habla con el Señor como un hijo habla con el padre y aunque reciba un “no” a sus peticiones, lo acepta con alegría. David, observa el Papa Francisco, tenía “un sentimiento fuerte de pertenencia al pueblo de Dios”. Y esto, prosiguió, nos cuestiona sobre cuál es nuestro sentido de pertenencia a la Iglesia, nuestro sentir con la Iglesia y en la Iglesia.

“El cristiano no es un bautizado que recibe el Bautismo y después va por su camino. El primer fruto del Bautismo es el hacerte pertenecer a la Iglesia, al Pueblo de Dios. No se entiende un cristiano sin Iglesia. Y por esto el gran Pablo VI decía que era una dicotomía absurda amar a Cristo sin la Iglesia; escuchar a Cristo pero no a la Iglesia; estar con Cristo al margen de la Iglesia. No se puede. Es un dicotomía absurda. El mensaje evangélico nosotros lo recibimos en la Iglesia y nuestra santidad la vivimos en la Iglesia, nuestro camino en la Iglesia. Lo demás es una fantasía, o como él decía: una dicotomía absurda”.

El “sensus ecclesiae”, afirmó, es “el mismo sentir, pensar, querer, dentro de la Iglesia”. Hay “tres pilares de esta pertenencia, de este sentir con la Iglesia. El primero es la humildad”, con la conciencia de estar “insertos en una comunidad como una gracia grande”.

Una persona que no es humilde, no puede sentir con la Iglesia, sentirá lo que a ella o a él le gusta. Y esta humildad se ve en David: ‘¿Quién soy yo, Señor Dios, y qué es mi casa?’ Con esa conciencia de que la historia de salvación no comenzó con él y no terminará cuando muera. No, es toda una historia de salvación: yo vengo, el Señor te toma, te hace ir hacia delante y después te llama y la historia continua. La historia de la Iglesia comenzó antes que nosotros y continuará después de nosotros: Humildad: somos una pequeña parte de un gran pueblo, que va por el camino del Señor”.

El segundo pilar es la fidelidad “que va vinculada a la obediencia”: “Fidelidad a la Iglesia; fidelidad a su enseñanza; fidelidad al Credo; fidelidad a la doctrina, custodiar esa doctrina. Humildad y fidelidad. También Pablo VI nos recordaba que nosotros recibimos el mensaje como un don y debemos transmitirlo como un don, pero no como una cosa nuestra: es un recibido que damos. Y ser fieles en esta transmisión, ser fieles. Porque nosotros hemos recibido y debemos dar un Evangelio que no es nuestro, que es de Jesús, y no debemos, decía Él, convertirnos en dueños del Evangelio, señores de la doctrina recibida para utilizarla a nuestro placer”.

El tercer pilar, dijo el Papa, es un servicio particular: “rezar por la Iglesia”. “¿Cómo va nuestra oración por la Iglesia? Pregunta Papa Francisco, ¿Rezamos por la Iglesia? En la Misa todos los días sí, pero ¿en nuestra casa no? ¿Cuándo rezamos?” Rezar por toda la Iglesia, en todas las partes del mundo. “Que el Señor, concluyó el Papa, nos ayude a ir por este camino para profundizar en nuestra pertenencia a la Iglesia y en nuestro sentir con la Iglesia”.
 
 
 
 

 

jueves, 30 de enero de 2014

Alegría

 
 
 
 
 
Sí, podemos estar alegres porque sabemos que mi vida procede de Dios. No es una casualidad sin sentido. Soy querido y soy amado.
Benedicto XVI (Discurso, 14 de marzo).
 
 
 
En realidad, todas las alegrías auténticas, ya sean las pequeñas del día a día o las grandes de la vida, tienen su origen en Dios, aunque no lo parezca a primera vista, porque Dios es comunión de amor eterno, es alegría infinita que no se encierra en sí misma, sino que se difunde en aquellos que Él ama y que le aman. Dios nos ha creado a su imagen por amor y para derramar sobre nosotros su amor, para colmarnos de su presencia y su gracia. Dios quiere hacernos partícipes de su alegría, divina y eterna, haciendo que descubramos que el valor y el sentido profundo de nuestra vida está en el ser aceptados, acogidos y amados por Él, y no con una acogida frágil como puede ser la humana, sino con una acogida incondicional como lo es la divina: yo soy amado, tengo un puesto en el mundo y en la historia, soy amado personalmente por Dios. Y si Dios me acepta, me ama y estoy seguro de ello, entonces sabré con claridad y certeza que es bueno que yo sea, que exista.
 
Benedicto XVI (Mensaje para la XXVII Jornada Mundial de la Juventud 2012)
 


Esta alegría que hemos recibido no podemos guardarla sólo para nosotros.
La alegría se debe compartir siempre. Una alegría se debe comunicar.

Benedicto XVI (Homilía, 18 de diciembre)
 
 
 
 ¡Feliz día! 
 
 
 
 

sábado, 25 de enero de 2014

¡Bravo por la música!

 
 
  

"En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad."
Arthur Schopenhauer



Vengo de una familia numerosa amante de la música. Todos los géneros tenían cabida en casa.
Contábamos con un tocadiscos para todos (hoy en día, con la nueva tecnología, existen muchas más posibilidades, pero creo que hemos perdido estos momentos únicos), y el llamado "comediscos" que utilizábamos en el coche.
Los fines de semana, por riguroso orden, poníamos cada uno la música y las canciones que nos gustaban. ¿Cuál te pides?, decíamos. Creo que era una suerte, de esta manera, cada uno de nosotros aprendíamos de los demás. Nos educábamos el oído unos a otros, y también, en ocasiones, la paciencia...

Os dejo una de tantas sesiones que compartíamos, muy variada, como siempre:
 
 

 
No faltaba la música romántica, como esta balada que nos encantaba, sobre todo a las chicas...
 
 

 

Ni la música más actual...fijaos en este toque de guitarra...es el no va más, nos decía uno de mis hermanos ¡lo vivía!...y consiguió que nos gustara a todos...me encantan...
 
 
 

 
O esta, casi, casi por unanimidad...¡vale, bien!, decíamos...
 
 
 

 
Esta la cantábamos y la bailábamos, ¡qué bien lo pasábamos!...
 
 

 

Y Mahler, al final, pocas veces faltaba en el repertorio...¡qué pesada eres con Mahler!, me decía mi hermano. Tú, nos pones a Dire Straits, le contestaba, y así, aprendíamos unos de otros...
Hoy, en memoria de Claudio Abbado...

Escuchábamos, y algunos embelesados...como ahora mismo lo hago recordando aquellos momentos maravillosos...la música une... hoy, seguimos cantando juntos cuando nos reunimos...¡Bravo por la música!

Mi madre asistía a todas las sesiones y se reía al vernos...nunca nos pedía ninguna canción, solo nos miraba... mi padre, al llegar, si estábamos cantando o bailando, se unía y nos pedía alguna, muy variadas...como esta canción tradicional leonesa, "La cinta del pelo", una de sus preferidas...
La música forma parte de mí, de mi vida, siempre existe una canción, una melodía asociadas...por eso el blog está "llenito" de música...

 
  

 
 
 
 
 

miércoles, 22 de enero de 2014

La oración de las cosas sencillas

 


 
Era ya la tarde y estaban las nubes
perfiladas de rayos de sol,
cuando iba el buen lego con su cantarillo
por la veredica, bendiciendo a Dios.
El misterio grave de la hora dorada,
lleno de agrio aroma de prados en flor
se le entró en el alma llenándola toda
con su turbación.
Se sintió pequeño como aquel polvillo
donde iba posando su planta... y pensó:
¿Qué haré yo, granito de arena en el mundo,
para ser grato a los ojos de Dios?

Fray Andrés, disciplina su cuerpo
sin tenerle piedad. Fray Zenón,
atruena el convento cantando maitines
con hermosa voz.
Fray Tomás se pasa las horas inmóvil,
levantado en arrobos de amor
y ni advierte las tres campanadas
con que la campana llama a colación...
Al lado de aquellos excelsos varones
¿qué hará el buen lego por ser grato a Dios?
Y con santa envidia murmuran sus labios:
Fray Andrés, Fray Tomás, Fray Zenón.
 
 
 
 

 
Y sus ojos buscando respuesta
para aquellas dudas de su corazón,
se hunden en la tarde que muere, sangrando
los últimos rayos bermejos de sol.
Todo es paz y orden. Unos tordos vuelan
con pausados giros. Camina un pastor.
Gime una carreta. Corre un arroyuelo.
Todo deletrea como una canción,
la oración de las cosas sencillas,
que obedecen humildes a Dios.
Y el buen lego descifra en su alma
la revelación
del arroyo, las hojas, las aves y el sol.
Todo cumple su fin mansamente.
Todo sigue un mandato de amor.

 
 

 
 
El llano lo mismo que el pico empinado,
que no está por eso, más cerca de Dios.
Y el buen frailecito siente que en el alma
se le ha entrado un rayo, muy claro, de sol.
De pronto, recuerda que es tarde y ya es hora
de limpiar los platos de la colación.
Y apretando el paso, con simple alegría,
corre que te corre... ¿Qué más oración,
que ir mansamente por la veredica
con el cantarillo bendiciendo a Dios?
 
 
José María Pemán. La balada de las dudas del lego
 
 
 
 
 

sábado, 18 de enero de 2014

Escuela de amor







"Si tuviera que desearte el don más bello, si quisiera pedirlo para ti a Dios, no dudaría en pedirle el don de la oración."
Monseñor Bruno Forte
 



Maria.  Helene Schjerfbeck



"La humildad es una disposición necesaria para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios".

 (San Agustín, Sermo 56, 6, 9).
 



Sábado, día del Rosario bloguero.




 

martes, 7 de enero de 2014

Lo más natural

 
 
 
La joven de la perla. J. Vermeer
 
 
 
Me dejaste -como ibas de pasada- lo más inmaterial, que es tu mirada.
 
Yo te dejé -como iba tan deprisa- lo más inmaterial, que es mi sonrisa.
 
Pero entre tu mirada y mi risueño rostro,
 
quedó flotando el mismo sueño.
 
 
Amado Nervo
 
 
 
 
 
 

domingo, 5 de enero de 2014

¡Felices Reyes Magos!






Felices Reyes Magos. El mejor regalo que podemos recibir es el Señor que ha venido a compartir con nosotros todo.
Os dejo un vídeo de Hoja, de su factoría La Hoja del Arce, alegre y bello, como el vivía. Es una de las personas que más me ha enseñado en esta vida.

¡Felices Reyes Magos!





sábado, 4 de enero de 2014

La belleza del Rosario







“Para ser apóstoles del Rosario es necesario tener experiencia en primera persona de la belleza y profundidad de esta oración, sencilla y accesible a todos. Es necesario ante todo dejarse conducir de la mano de la Virgen María a contemplar el rostro de Cristo: rostro alegre, luminoso, doloroso y glorioso”.
Papa emérito Benedicto XVI


 


"La oración es la única fuente posible de toda comprensión. ¿El Rosario? ¡Admirable creación! ¿Rezar meditando los misterios? Este es el camino".

 Miguel de Unamuno 
 
 
 

 
 
"Que María nos ayude a acoger en nosotros la gracia que procede de los misterios del Rosario para que, a través de nosotros, pueda difundirse en la sociedad, a partir de las relaciones diarias, y purificarla de las numerosas fuerzas negativas, abriéndola a la novedad de Dios”.
 
Papa emérito Benedicto XVI


 
 


Sábado, día del Rosario bloguero. Misterios gozosos.


 




jueves, 2 de enero de 2014

Amor gratuito




Hablar con Dios es cuestión de amor
 



“La divisoria de tu vida se produce no cuando comprendes que amas a Dios, sino cuando entiendes que Dios te ama a ti, incondicionalmente”
 
 (Tony de Mello)



 
“Este amor es gratuito: me ama sin por qué y sin para qué; ni porque yo sea bueno ni para que sea bueno: como la rosa, que por ser rosa, perfuma; como la luz, que por ser luz, ilumina. Así, el AMOR, por ser amor, simplemente y sin motivos, ama”.
(Ignacio Larrañaga)
 
 
 
 
 
¿Alguna vez has recibido algo maravilloso que ni siquiera pediste?
Ese es Dios...que conoce nuestro corazón.

¡Gracias!