viernes, 21 de diciembre de 2012

¡Feliz y santa Navidad 2012!


 
Capilla del Nacimiento (s. XV). Catedral de León

La señal de Dios es la sencillez. La señal de Dios es el niño. La señal de Dios es que Él se hace pequeño por nosotros. Éste es su modo de reinar. 
(Benedicto XVI)
 

 
Tenemos que hacer la Navidad en nuestras vidas, que siempre sea Navidad. Es un Misterio de encanto y desnudez. Hay que ir a Belén, decían los pastores, porque Belén es nuestro lugar de familia. "Y allí hemos visto su gloria..."

La fuerza y la gloria de Dios se manifiestan, no en la prepotencia, sino en la debilidad. Despistó a muchos y reorientó muchas cosas. Nace fuera de la ciudad (en un establo); vive fuera de la oficialidad (no vinculado a nada), y muere fuera de la ciudad de Jerusalén, en el Calvario.

Su eternidad es contemporaneidad y su omnipotencia es servicio.
Es necesario ir a Belén.


 
 
En la época más bonita del año, la más hermosa, quiero desearos a todos
 
 ¡Feliz y santa Navidad!

 Muchas gracias por vuestra amistad y compañía.
 

Deberíamos pedir a Dios que le regale a nuestro corazón la sencillez que descubre en el Niño al Señor, como en su día san Francisco en Greccio:

"Todos retornaron a sus casas colmados de alegría"

(1Cel. XXX, 86)

 
 
Concierto de Navidad. Basílica de San Francisco de Asís 
 



Venid fieles, gozosos, triunfantes;
venid, venid a Belén: mirad,
ya ha nacido el Rey de los ángeles.
Venid y adorémosle, venid y adorémosle!

Ved cómo, dejando sus rebaños,
unos humildes pastores se acercan.
También nosotros celebremos gozosos su venida,
venid y adorémosle!

Al resplandor eterno del eterno Padre
escondido bajo el velo de la carne
veremos a un Dios niño en pañales envuelto.
Venid y adorémosle!

Por nosotros se ha hecho pobre
y descansa sobre pajas;
démosle cariñosos abrazos
¿Al que así nos amó quién no le amará?
Venid y adorémosle!
 
 

6 comentarios :

  1. Feliz, muy feliz y Santa Navidad, te deseo yo también a tí, querida amiga. Que el Niño Jesús traiga a tu casa, esperanza, alegría y paz y que EL nos siga manteniendo unidos en hermandad, para conseguir, por su Misericordia, llegar a sus promesas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy Feliz y Santa Navidad para ti y tu familia, querido amigo!

      Gracias por tu compañía. Que el Niño Jesús os colme de todo lo mejor, con su Luz.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. Feliz y santa Navidad Rosa. Dios te colme de bendiciones a ti y a toda tu familia.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Marian, por tu compañía. Lo mismo deseo para ti también.

      Un beso grande, con mucho cariño.

      Eliminar
  3. Querida amiga: sobran palabras, Él es el Verbo de Dios y acampó entre nosotros.
    De todo corazón y con la alegría de haberte encontrado, te dejo lo que pido al Niño en mi Belén, para tí y los tuyos:

    ¡FELIZ Y SENCILLA NAVIDAD!

    El retablo es precioso, aunque no sea muy sencillo, pero esas catedrales se contruían grandiosas como requería la Gloria de Dios.

    PD/ No sabes cuánto me alegra coincidir contigo en el blog más santo de la blogosfera y cuánto bien haces en él, bueno y en este no digamos.
    Un beso navideño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Militos, yo si que tengo que agradecer el haberte encontrado, querida amiga. Siempre estarás, y toda tu bella familia, conmigo, en el Rosario. Nunca podré olvidarlo.

      Es verdad que el retablo no es muy sencillo, ¡me encanta siempre tu sinceridad!, es flamenco, muy detallado, al natural es más bonito, es pequeño y la capilla donde se encuentra, es una preciosidad, al lado de la Virgen embarazda, la Virgen de la Esperanza.

      ¡Y claro que coincido contigo! Es un blog santo, y su autor es una persona extraordinaria, sencillo y profundo, muy profundo. Un regalo de Dios para todos.

      Muchas gracias por todo, Militos, yo también os deseo una Navidad exactamente como dices, como me gusta pasarla: Feliz y sencillamente.

      Un beso y un cariño enorme para ti y todos los tuyos, con mi agradecimiento por siempre, querída amiga.

      Eliminar