martes, 28 de abril de 2015

Lo que no es sueño

 
 
 

 
 
 
Déjame que te hable en esta hora
de dolor, con alegres
palabras. Ya se sabe
que el escorpión, la sanguijuela, el piojo,
curan a veces. Pero tú oye, déjame
decirte que, a pesar
de tanta vida deplorable, sí,
a pesar y aun ahora
que estamos en derrota, nunca en doma,
el dolor es la nube,
la alegría, el espacio;
el dolor es el huésped,
la alegría, la casa.
Que el dolor es la miel,
símbolo de la muerte, y la alegría
es agria, seca, nueva,
lo único que tiene
verdadero sentido.
Déjame que, con vieja
sabiduría, diga:
a pesar, a pesar
de todos los pesares
y aunque sea muy dolorosa, y aunque
sea a veces inmunda, siempre, siempre
la más honda verdad es la alegría.






La que de un río turbio
hace aguas limpias,
la que hace que te diga
estas palabras tan indignas ahora,
la que nos llega como
llega la noche y llega la mañana,
como llega a la orilla
la ola:
irremediablemente.

 
Claudio Rodríguez, Alianza y Condena
 

 

 
 

6 comentarios :

  1. Cómo quisiera estar alegre, Rosa, como este bello poema, pero ando nerviosa y preocupada.
    Gracias, amiga, por tus visitas y ánimos.

    BESIÑOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila ¿vale?

      Besiños, muchos, muchos...

      Eliminar
  2. La cara y la cruz de los sentimientos expuestas con poesía y adornadas con belleza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la alegría en el dolor, a pesar del dolor, es precioso este poema, llega a lo más hondo de lo que significa el dolor...

      Un beso tardío y fuerte.

      Eliminar
  3. Este hombre y yo vivimos en universos diferentes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, lo sé... no son diferentes, se perciben diferentes, creo... no es lo mismo...

      Un beso, Toro.

      Eliminar