sábado, 25 de abril de 2015

No olvidemos nunca el primer amor







Una maravillosa reflexión del papa Francisco:

 
"No olvidemos nunca el primer amor".

 

"Pidamos a Dios la gracia de la memoria".   

 
¿Cuándo sentí que debía cambiar de vida, o ser mejor, o perdonar a una persona? ¿Cuándo sentí al Señor que me pedía algo? ¿Cuándo encontré al Señor?                                        
 
 
 
              
Papa en Santa Marta
 
(RV).- Recordar la primera vez que sentimos a Jesús a nuestro lado y ver en los Evangelios cómo Jesús encuentra a la gente. Reiterando que Jesús nunca olvida el día en que nos encontró por primera vez, alentó a pedir a Dios ‘la gracia de la memoria' para recordar siempre, precisamente, nuestro encuentro con Jesús, que es único para cada uno, es el primer amor.
 
En su homilía de la Misa matutina en la Capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre hizo hincapié en que Jesús elige un encuentro, como forma de cambiar la vida de los demás. Juan y Andrés, que pasan con el Maestro toda la velada. Simón que se vuelve la ‘piedra' de la nueva comunidad. La Samaritana, el leproso, que regresa para agradecer por haber sido sanado, la mujer que queda sanada al tocar la túnica de Cristo.
 
Evocando, con la liturgia del día, el encuentro, cerca de Damasco, de Jesús con Saulo, que de perseguidor anticristiano se vuelve Apóstol, el Papa se refirió a los encuentros con el Señor. Encuentros decisivos que deben llevar al cristiano a no olvidar nunca el primer momento en que percibimos la cercanía de Jesús a nuestro lado:
 
«Él nunca olvida, pero nosotros olvidamos nuestro encuentro con Jesús. Y ésta sería una bella tarea para hacer en casa: pensar en cuándo sentí al Señor cerca de mí, de verdad. ¿Cuándo sentí que debía cambiar de vida, o ser mejor, o perdonar a una persona? ¿Cuándo sentí al Señor que me pedía algo? ¿Cuándo encontré al Señor? Porque nuestra fe es un encuentro con Jesús. Éste es el fundamento de nuestra fe: he encontrado a Jesús como Saulo hoy».
Preguntémonos sinceramente, aconsejó una vez más el Obispo de Roma: ¿cuándo Señor me dijiste algo que cambió mi vida o me invitaste a dar ese paso en mi vida?:
 
«Ésta es una bella oración y les recomiendo que la recen cada día. Y cuando te acuerdas, te alegras con eso, con ese recuerdo que es un recuerdo de amor. Otra bella tarea es la de leer los Evangelios y ver tantas historias. Ver cómo Jesús encuentra a la gente, cómo elige a los apóstoles, cómo hay tantos encuentros con Jesús allí. Quizá alguno se parezca al mío. Cada uno tiene el suyo».
 
Para Cristo su relación con nosotros es de predilección, es una relación de amor, una relación de ‘tú y yo', volvió a subrayar el Papa:
 
«Rezar para pedir la gracia de la memoria: Señor ¿cuándo fue ese primer encuentro, ese primer amor? Para no escuchar ese reproche que dirige el Señor, en el Apocalipsis: debo reprocharte que hayas olvidado el primer amor».
 
Papa Francisco, Misa en Santa Marta, 24 abril 2015
 
 
 
 
 

8 comentarios :

  1. Termino de leerlo y es sencillamente precioso. No olvidar nunca ese instante mágico, único que vertebra toda nuestra existencia como creyentes. Lo demás se lo lleva el viento.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, vertebra toda nuestra existencia como creyentes.
      Yo creo que lo demás nos ayuda también ¿no? Tú, por ejemplo, me ayudas.

      Un beso, querida amiga. Buen fin de semana para ti también.

      Eliminar
    2. Gracias. Sin olvidar que El es el único y lo único, lo demás apoyos para el camino. El tuyo también es muy valioso para mí. Dios te bendiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Sí, sin olvidarlo, no se puede olvidar...
      Gracias, sabes que te tengo mucho cariño.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Precioso y profundo texto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Si deberíamos tener siempre presente ese primer encuentro con el amor de Dios, agarrarnos a él en los momentos de debilidad o flojera. es fácil recordarlo, cada uno lo ha tenido de distinta manera, por eso es tan especial porque Él lo ha preparado así, personal, individual...
    Feliz Día del Señor, querida amiga.
    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es fácil recordarlo y lo más maravilloso es que es para cada uno, único y personal...

      Feliz día, ya casi acabando. Terminé de redactar ahora la crónica de la celebración de primos, la pongo siempre en el blog para que la lean.

      Besiños y ¡buena semana!

      Eliminar