jueves, 25 de octubre de 2012

Un regalo especial






Es el que hoy me han enviado "mis niños" de la catequesis de Confirmación. 
¡Gracias, chicos!, lo guardo con muchísimo cariño. Muchos besos.


Al entrar en la Catedral, la Jerusalén celeste, el impacto que recibes de los vitrales es impresionante. Una verdadera catequesis en piedra y vidrio. Nada aparece como casual en las vidrieras.


Los vitrales que muestran escenas del Antiguo Testamento, situados en el lado norte, se encuentran en la zona más umbría de la Catedral, pues son anteriores al nacimiento de Cristo, Luz del mundo. Sus tonos son más fríos, azulados. las figuras de los patriarcas, profetas y reyes, dispuestos de dos en dos, enuncian los designios de Dios en el proceso de salvación.

Las ventanas correspondientes al  Nuevo Testamento, en el lado sur, resplandecen con tonalidades cálidas, rojas, amarillas, ocres, y se van iluminando a medida que transcurre el día, hecho que explica y da sentido a todo lo narrado en las vidrieras del Antiguo Testamento. Éste cobra vida a la LUZ del Nuevo Testamento.


Una lección difícil de olvidar, un sueño de color y luz.



Altar mayor de la Catedral de León con la ventana del árbol de Jessé


Cada mañana, el primer vitral iluminado por los rayos de sol que se filtran en el templo, se corresponde con la roseta que representa a Cristo entronizado, el Pantocrátor, situada encima del altar mayor (aparece en el vídeo), La roseta pertenece a la ventana de El árbol de Jessé, alusiva a la naturaleza humana de Jesús:

 «Con esta alegoría arbórea Isaías había anunciado proféticamente la llegada del reino mesiánico, pacificador y universal, pues del tronco de Jessé, padre de David, saldría una vara, de cuyas raíces retornaría un vástago, que es Cristo», escribe Máximo Gómez Rascón, director del Museo Diocesano.






A lo largo del día, la luz se expande hacia la nave lateral, donde aparecen las escenas del Nuevo Testamento que todo lo ilumina.

Es maravilloso contemplarlo, una lección magistral de nuestros antepasados. Cada momento en la Catedral tiene su emoción, cada hora la luz varía, sólo se necesita leer en los vitrales, una luz sobrenatural que envuelve el corazón y el entendimiento ...








12 comentarios :

  1. La Catedral de León...¡¡¡qué joya!!! y esas vidrieras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas vidrieras, Tracy, son ¡una maravilla!, las visito y las visito, y salgo siempre conmovida... impresionan, impactan, interpelan, sobrecogen, es imposible no interrogarse con su luz y su enseñanza, son muchas experiencias vividas en cada visita (todos los años es visita obligada en la clase de Historia del Arte y en la catequesis, y nunca les deja indiferentes, siempre me sorprenden y se sorprenden con lo que han sentido...); esto es sólo un pequeño testimonio de la grandeza que se encuentra en su interior...

      Beso muy fuerte, querida amiga.

      Eliminar
  2. ¡Qué maravilla, Rosa! El arte al servicio del hombre, para llegar a Dios.
    Toda una catequesis la catedral de León. Habría que visitarla muchas veces y estar horas contemplando, meditando lo que se ve.
    El vídeo que te han regalado tus alumnos, es precioso. Y el de "Fríker", me ha hecho gracia. No suelo ver ese programa porque lo emiten muy tarde, pero es verdad que a veces tratan temas interesantes, y como en este caso, de modo respetuoso. Es instructivo.
    Cuántas leyendas alrededor de las catedrales medievales.

    Muchas gracias, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día tienes que venir, es difícil describir lo que se siente, puedes, como tú dices, estar horas meditando, cada rincón invita...

      Este programa suele tratar los temas con seriedad, sin sensacionalismo. Las personas que salen en los vídeos no exageran, lo han estudiado con rigor.

      El vídeo de Bach me encanta, son unos soles estos chicos, muy buena gente...

      ¡¡¡Gracias, querida amiga!!!

      Eliminar
  3. Qué gran entrada Rosa, es espectacular, el vídeo un gran regalo. Me ha parecido todo precioso amiga. ¡Gracias! Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe, me alegra mucho que te guste. En tu tierra el arte es también espectacular, España lo tiene en todos los rincones, un privilegio...

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que hermoso Rosa. Gracias por tan espectacular entrada.
    Una preciosidad!.Un abrazo.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marian, estos chicos de catequesis se quedaron prendados de la Catedral y les agradezco mucho esta joya de vídeo; fue toda una lección acompañarlos, de hecho me pidieron trasladar la catequesis allí durante seis días, no se cansaban de preguntar y de contemplarla. Fue una experiencia muy especial. Son encantadores, se confirmaron este año muy conscientes del paso que daban, con una madurez poco común en esta edad. Han sido tres años inolvidables.

      Un beso, querida Marian.

      Eliminar
  5. IMPRESIONANTE!!!
    Nunca he estado en un lugar así.
    Gracias!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te guste, María!

      Muchas gracias a ti.

      Un beso grande.

      Eliminar
  6. No sabes la ilusión que me ha hecho esta entrada, es maravillosa.
    Cuando tenía 15 años, ya ha llovido desde entonces, estuve una Semana Santa en León con unos tíos que por entonces vivían allí. Puedo decirte que volví totalmente renovada por dentro por las procesiones y la Catedral. Siempre he querido volver porque tenía la sensación de que había en ella mucho más que lo que ví y entendí de adolescente, pero la vida me llevó hacia el Sur...
    Hoy no creas que exagero si te digo que ese vacío lo has llenado con tu maravillosa explicación, estoy emocionada porque además, todo se descubre mejor que en presencia porque la vista no alcanza a ver esta maravillosa obra que nuestros antepasados crearon para Dios y para llevarnos a los demás muy cerca de Dios. Claro que la luz al natural debe ser impactante, como el propio Señor de la luz.
    Muchas gracias, Rosa, hoy me has abierto el alma al esplendor de la fe como si renaciera a borbotones.
    Un beso del alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Militos, gracias a ti!, y gracias siempre a Dios que nos esclarece el alma y nos abre el corazón; tú lo dices todo...me he emocionado.

      Un beso del alma, gracias, gracias...

      Eliminar