lunes, 22 de octubre de 2012

Tempus fugit

 
 
 Dama de las rosas. Franz Dvorak



 
Soneto XXIII

En tanto que de rosa y de azucena
se muestra la color en vuestro gesto
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello, blanco, enhiesto
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.
 
Garcilaso de la Vega
 
 
 
Franz Dvorak
 

A una rosa

Ayer naciste y morirás mañana.
Para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida,
y para no ser nada estás lozana?

Si te engañó su hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida,
porque en tu hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano,
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas, que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

Luis de Góngora



Gustav Klimt. Dibujo



...y las coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre...

I
Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
fue mejor.

II
Pues si vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
por passado.
Non se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de passar
por tal manera.

III
Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
qu'es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
e los ricos.


La muerte es sólo un tránsito...

 
 

 
 
El tópico literario del tempus fugit (el tiempo se escapa), procede del Libro III de las Geórgicas, obra del poeta latino Publio Virgilio Marón (70 a.C.-19 a.C.) más conocido por su nomen. Virgilio fue un poeta romano autor de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas. Fue el creador de una grandiosa obra en la que se muestra como un fiel reflejo del hombre de su época, con sus ilusiones y sus sufrimientos, a través de una forma de gran perfección estilística. 
 
Y cómo pasan los años... 
 



 

11 comentarios :

  1. Hola dulce hermanita Rosa !!! la Paz !

    muy hermoso este blog, y la entrada exquisita !

    Querida Rosa, en mi humilde blog ! hay algo para vos !

    Gracias por estar y compartir !
    Un abrazo de corazòn a corazòn hermanita linda *

    Paz y Bien *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julieta, me ha encantado tu regalo. Ya lo he guardado con mucho cariño.

      Un beso muy fuerte, de corazón a corazón.

      Eliminar
  2. Bellísimo post y muy oportuno, ahora que se acerca el mes de los difuntos. Está bien meditar sobre el paso del tiempo.
    Me encanta Garcilaso, y Góngora, y Mª Dolores Pradera. En definitiva, todo lo que has puesto.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te guste! Es bueno y conveniente meditarlo...

      Muchos besos, querida amiga.

      Eliminar
  3. ¡Que hermoso Rosa! Gracias!.Las imágenes preciosas Un abrazo. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marian, me alegro mucho de "verte".

      Un beso muy fuerte, querida Marian.

      Eliminar
  4. ¡Bellísimo! Una línea de pensamiento que nos conecta con nuestra fragilidad y nos hace volver la mirada a nuestro Padre Dios, para agradecer el don de la vida.
    El salmista dice "estimada es a los ojos de Jehová la muerta de sus santos".
    Todos los que confiamos en Dios tenemos la esperanza de que al cruzar "el gran río" estaremos de regreso en nuestro verdadero hogar.

    Un gran abrazo, mi querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Clarissa, y esa esperanza da sentido a nuestra vida y nos reconforta siempre en este tránsito hacia, como tú bien dices, nuestro verdadero hogar.

      Muchas gracias, querida amiga.

      Eliminar
  5. Preciosos, todos son preciosos, pero para mi en especial, las coplas de jorge Manrique a la muerte de su padre significan mucho. Por el motivo que sea, desde que las estudié en el colegio me impactaron, y me las aprendí tanto en Español como en Castellano Antiguo. Me ha encantado Rosa, gracias por traerme tan bonitos recuerdos. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Pepe, me alegro de que te gusten las coplas de Jorge Manrique, guardan un contenido muy profundo, es bueno descubrirlas pronto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Oye, no había leído este post, me ha gustado mucho y en parte apenado porque aún Arcendo estaba con nosotros, parecía una premonición.
    Pero bueno, para alegrarnos un poco te voy a contar algo que he recordado al ver que nombrabas a Virgilio.
    El examen de Reválida del bachillerato de mis tiempos lo hacíamos en la Universidad, primero el escrito y luego el oral ante un tribunal formado por tres catedráticos universitarios que te imponían mucho y dos profesores de los colegios, licenciados, uno de Ciencias y otro de Letras. En mi caso eran monjas, ibas pasando de uno a otro por los cinco del Tribunal. Yo en lo que iba mejor preparada era en letras, la Literatura era mi fuerte. Madre San Eloy, a conciencia de que lo sabía, me preguntó quien era Virgilio, yo me quedé completamente en blanco y contesté que un poeta inglés, la monja insistía y yo dale que dale con la misma respuesta inconcebible. Cuando acabó el examen, no recuerdo si me hizo otra pregunta, casi me tira el libro escolar a la cara diciendo: "Toma Notable, pero no te lo mereces." Volvimos al Colegio en autobús y no paraba de llorar sentada al lado de la otra religiosa, Madre Angélica, que me consoló diciendo: "No te preocupes, en la vida todo suele pasar así, ya lo verás, las alegrías siempre vienen con alguna espinita" Nunca lo olvido, Rosa, y bien que lo comprobé al cabo de los años.
    Perdona la extensión, pero me apetecía contártelo. .

    Un beso del alma, querida Rosa. Feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar