jueves, 13 de agosto de 2015

Carta para leer en el tren



Compartimento, coche. Edward Hopper


Cuando se quiere a una persona,
te duele que le duela,
te cansa que se canse,
te agota que se agote,
te entristece que se entristezca,
te engaña que se engañe.
Yo quiero que te quieras,
que te lleves bien contigo,
que no te consientas,
que no te consientas
volver a decir:
-¡Qué asco de vida!



Gloria Fuertes





4 comentarios :

  1. Que grande en su sencillez, Gloria Fuertes. La imagen sensacional, me encanta y que bien se lee en los trenes.

    Besiños, Rosa, estoy algo desganada, deseando recuperar mi portátil y ahora triste porque mis nietos no volverán hasta la semana que viene.
    ¿Alguien me puede entender?
    Más besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaaaa! Qué bien que te veo. Es la sencillez Gloria Fuertes
      Sí me encanta viajar y leer en el tren, siempre que podía, me escapaba, y en los trenes antiguos que tienen mucho encanto. Ahora ya lo hago mucho menos, una pena.

      Sí, jajaja, cómo no te voy a entender, del todo, sé muy bien de lo que hablas.
      Recupera el portátil, que nos haces falta. Yo no tengo móvil, pero es necesario, estoy convencida.
      Nos iremos unos días a la playa, pero la mayor parte del tiempo estaremos en la montaña. Te veré, siempre estás conmigo ... es algo que nuca falta en mí, es DE DENTRO, jajaja ... nunca mejor dicho.

      Besiños, mi querida Militos.

      Eliminar