jueves, 27 de agosto de 2015

La visita





Piet Mondrian



Así de natural me recogí en mi rezo
y un jarro de azucenas me retuvo en el sitio.

Y vino una paloma y una cinta de oro
me alcanzó desde ella y encendió mis sentidos

me oreó con su vuelo, y quedó todo el cuarto
suspenso en una paz que hizo crujir los quicios.


María Victoria Atencia





2 comentarios :

  1. He leido algunas poesias de Victoris Atiencia y me gusts mucho. Tiene mucha sensibilidad.
    Besiños del alma, querida Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también especialmente destaco su sensibilidad.

      Besiños, y también del alma, siempre ...

      Eliminar