jueves, 29 de octubre de 2015

Otro poema de amor





El beso (detalle). Gustav Klimt



Qué dicha no ser Basho, en cuya voz
florecían tan leves los ciruelos,
ni ser Beethoven con su borrasca en la frente
ni Tomás Moro en el taller de Holbein.
Qué dicha no tener
un bungalow en Denver (Colorado)
ni estar mirando desde el Fitz Roy el silencio
mineral de la tarde patagónica
ni oler la bajamar de Saint-Malo

y estar aquí contigo, respirándote, viendo
la lámpara del techo reflejada en tus ojos.

Miguel d´Ors 







8 comentarios :

  1. Qué maravillosa manera de decir: Te amo.
    Qué poema tan sencillo y tan intenso
    Qué grande D'Ors

    Y qué gusto el tuyo, querida Rosa, al traernos estos versos.
    El amor es poesía y la poesía es amor

    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre es sencillo e intenso. Es exquisito.

      La poesía nos eleva siempre, la buena poesía, claro está. Y esta es de lo mejor.

      Besiños, muchos ...

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Sí! sabe llegar al fondo. Es muy profundo.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Pués, sí. Si que llega. Gracias Rosa. Es precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se queda en la superficie, ahonda y muchas veces sorprende, no deja indiferente.

      ¡Gracias a ti!

      Un beso.

      Eliminar