jueves, 3 de agosto de 2017

Me quedaré contigo ...




 



Ojeando el periódico me encuentro con este poema, pura ternura y mucho amor ...

Morirás. Quizá ya no te importe,
a mí sí:
Me veo en tu funeral.
Lloraré.
Abrazaré a tu madre
y a tu padre.
Me invitarán a ir a casa
con ellos. No iré.
Quizá tus amigos monten incluso
una borrachera
en tu memoria. No iré.
Me quedaré sentada en el cementerio,
me quedaré contigo
y te contaré mis cosas.

Fee Reega, de Purpurina y percebes




 

11 comentarios :

  1. Qué gusto volver a leerte.
    Yo tambien tengo aquí, en el campo, problemas con el portátil, imposible publicar los martes, edtoy harta.
    Tengo un verano muy raro, sólo los findes con los nietos me alegran.

    Besiños, Rosa, espero que tú disfrutes las vacaciones

    ResponderEliminar
  2. El poema es precioso, muy real

    Más besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!!!
      Al final, siempre lo haces, en martes o no, eres una amiga increíble.
      Te escribí un e-mail.

      Besiños del alma.

      Eliminar
  3. Muy triste pero esperanzador de que alguien nos acompañe.

    ResponderEliminar

  4. Que lo demás está de más...

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)
      Sí.

      Un beso y un cálido abrazo, X.
      :)

      Eliminar
  5. ¡Ay!! No me gustan los cementerios... En realidad en el cementerio no queda nada.
    Prefiero pensar que puedo contarles mis cosas en cualquier momento, en cualquier lugar...
    Besos, Rosa. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, podemos contarles cosas en cualquier momento y lugar. Siento asustarte.
      A mí los cementerios me dan paz. El poema apareció entre muchas noticias del periódico, generalmente malas y, de repente, en un pequeño artículo, dejaron este poema, y me encantó encontrarlo.

      Un beso, Maite.
      Ya te falta muy poco para las vacaciones ...
      :)

      Eliminar
  6. Me ha disparado la sensibilidad.
    Es inmenso.

    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me sucedió.

      Un beso.

      Eliminar