lunes, 16 de septiembre de 2013

Comienzo




Visión de san Francisco de Asís. José de Ribera


La enseñanza es servicio, es gratuidad, es siembra, y es, sobre todo, vocación.

Comenzamos un nuevo curso, con  alegría y fuerza  renovada.



  
File:Cigoli, san francesco.jpg
San Francisco de Asís. Ludovico Cardi, conocido como Cigoli


Hoy leí unas hermosas palabras de san Francisco que quiero compartir:

"...Amonestaba también a los hermanos que no juzgaran a nadie, ni despreciaran a los que viven con regalo y se visten con lujo y vanidad, porque Dios es Señor nuestro y de ellos, y los puede llamar hacia sí, y, una vez llamados, justificarlos. Decía también que quería que los hermanos respetaran a estos hombres como a hermanos y señores suyos, pues son hermanos, en cuanto han sido creados por el mismo Creador, y son señores, en cuanto que, proveyéndoles de lo necesario para el cuerpo, ayudan a los buenos a hacer penitencia. Y seguía diciendo: "Tal debería de ser el comportamiento de los hermanos entre los hombres, que cualquiera que los oyera o viera, diera gloria al Padre celestial y le alabara devotamente".
Todo su afán era que así él como los hermanos estuvieran tan enriquecidos de buenas obras, que el Señor fuera alabado por ellas. Y les decía: "Que la paz que anunciáis de palabra, la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones. Que ninguno se vea provocado por vosotros a ira o a escándalo, sino que por vuestra mansedumbre todos sean inducidos a la paz, a la benignidad y a la concordia. Pues para esto hemos sido llamados: para curar a los heridos, para vendar a los quebrados y para corregir a los equivocados. Pues muchos que parecen ser miembros del diablo, llegarán todavía a ser discípulos de Cristo".

San Francisco de Asís, BAC, pág. 562



Paz y Bien


Saludo a las virtudes

Salve, reina sabiduría, el Señor te salve
con tu hermana la santa pura simplicidad.

Señora santa pobreza, el Señor te salve
con tu hermana la santa humildad.

Señora santa caridad, el Señor te salve
con tu hermana la santa obediencia.

Santísimas virtudes, a todas os salve el Señor,
de quien venís y procedéis.

Ningún hombre hay absolutamente en el mundo entero
que pueda poseer una de vosotras si antes no muere.

El que posee una y no ofende a las otras, 
todas las posee.

Y el que ofende a una, 
ninguna posee y a todas ofende
Y cada una confunde los vicios y pecados.

La santa sabiduría confunde a Satanás
y todas sus malicias.

La pura santa simplicidad
confunde toda la sabiduría de este mundo
y la sabiduría del cuerpo.

La santa pobreza confunde a la codicia
y a la avaricia y a los cuidados de este siglo.

La santa humildad confunde a la soberbia
y a todos los hombres que hay en el mundo,
y asimismo a todas las cosas que hay en el mundo.

La santa caridad confunde
a todas las tentaciones diabólicas y carnales
y a todos los temores carnales.

La santa obediencia confunde
a todas las voluntades corporales y carnales,

y tiene mortificado su cuerpo
para obedecer al espíritu
y para obedecer a su hermano,

y está sujeto y sometido a todos los hombres
que hay en el mundo,

y no únicamente a solos los hombres, 
sino también a todas las bestias y fieras,

para que puedan hacer de él lo que quisieren,
cuanto les fuere dado desde arriba por el Señor 

San Francisco de Asís



San Francisco y el ángel. Orazio Gentileschi


Sabiduría-simplicidad, pobreza-humildad, caridad-obediencia...
Y cuando Francisco insiste: «Santísimas virtudes, a todas os salve el Señor», ¿no quiere dar a entender que sólo el Señor Jesús puede llevarlas a todas a su perfección? ¡Sólo en el Señor Jesucristo brillan todas ellas en su auténtico esplendor! Ocurre con ellas lo mismo que con cualquier otra noble realidad humana: la oración y la contemplación, el amor y la amistad, el trabajo y el compromiso por los demás..., todo ha de ser salvado por Cristo, Verbo de Dios que asume todo lo humano, pero sin jamás aprisionarlo con una apropiación indebida. Cristo es acogida incesante: se recibe y lo recibe todo del Padre. Es puro don: y restituye todo al Padre mediante la alabanza y el servicio a los hombres. Es la antítesis perfecta del hombre pecador que se apropia el bien que el Señor dice o hace en él o por él. Así pues, sólo en la perspectiva de la vida en Cristo podrán las virtudes alcanzar su pleno desarrollo en nosotros. Una vida así obedece a una lógica pascual. Es lo que nos recuerda Francisco a continuación.  




Solo desde la perspectiva de la vida en Cristo podrán las virtudes alcanzar su pleno desarrollo en nosotros ...





Especialmente quiero recordar a una persona extraordinaria, un bloguero entrañable con todos, La Hoja del Arce, que hoy, hace tres meses, nos dejó, pero que permanece muy presente en todos los que vivimos su testimonio de fe.


¡Feliz día para todos!





4 comentarios :

  1. Me uno al homenaje a los maestros y enseñantes en general, una profesión poco reconocida en ñla sociedad de hoy, así nos va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Tracy! me encanta la enseñanza, cada curso es diferente y este año tengo las pilas bien recargadas...

      Un beso, amiga.

      Eliminar
  2. Felicidades por tu maravillosa vocación. Hacen falata profesores como tú.
    Espero que el curso te vaya muy bien y que Dios te de luces para desempeñar tu tarea todo lo bien que sabes.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco cada día esta vocación, así es, y trato de corresponder lo mejor que puedo a ella, con la ayuda de Dios, que siempre está al lado. Hoy comencé un nuevo curso con muchas ganas y mucha alegría. Te pido, por favor, una oración, por mi querida Historia del Arte; al final, no sé si saldrá adelante, se lo ponen difícil a esta asignatura, que es fundamental...confío, saldrá...confío siempre...exigen una ratio de alumnos y por otra parte cierran puertas para que pondere en selectividad, es bastante maquiavélico...es fundamental cultivar la sensibilidad a través del arte, parece kafkiano todo esto...pero confío...reza...

      Un beso, y muchas gracias, amiga.

      Eliminar