miércoles, 5 de febrero de 2014

¿Cómo...?

 
 
 
 


¿Cómo podré llamar
azar a quien condujo
mis pasos hasta esta
plenitud?
 
Cuando miro
atrás y reconozco
todos los desamores
que a este amor me trajeron;
cuando le sigo el rastro
a mi vida y descubro
que desde siempre estaba
el Universo entero
confabulado para
llevarme a la alegría,
no me atrevo llamar
azar a Quien condujo
mis pasos: hasta esta
plenitud he llegado
únicamente porque
un designio de amor
gobernaba mi vida,
porque me encaminaba
a través de las horas
una mano tan fuerte
que tengo que adorarla.
 
 
Miguel d'Ors
 
 
 
 

2 comentarios :

  1. Fantástico, Rosa, Fantástico, no hay nada que me guste más que leer a los escritores alabando a Dios y hay tantos y tan buenos...
    Te quiero, amiga.

    ResponderEliminar