domingo, 5 de octubre de 2014

Ser catequista

 
 
 
 

 
 
Hoy, hemos celebrado en la parroquia la Ceremonia del Envío que da comienzo a la catequesis parroquial.
Que las palabras del papa Francisco y la oración nos sirvan de guía constante en este nuevo año catequético.
¡Buen año!
 
 
 
 
 Oración del catequista
 
 
Vuelvo Señor, como el caminante que regresa a su casa,
para poner a tus pies, algo del tiempo de mis días.

Solo, Tú, Señor, tienes palabras de VIDA eterna:
inspírame las oportunas y certeras para hacerte presente
allá donde, en tu nombre, yo hable.

Solo, Tú, Señor, eres CAMINO verdadero:
haz que todos aquellos que has puesto en mi sendero
sepan descubrirte como amigo bueno y verdadero.

Solo, Tú, Señor, eres VERDAD ante tanta falsedad:
que, en mi testimonio y con mi ejemplo,
sepa transmitir y hacer sentir:
que tu Evangelio es luz frente a la oscuridad
dicha ante la infelicidad
fuerza ante la debilidad
alegría ante la tristeza
futuro ante el pesimismo
amor frente al odio
fraternidad frente al individualismo.

Retomo Señor, como pescador las redes de tus mares,
en mis manos frágiles y cansadas.

Insiste para que nunca me canse de lanzarlas.
Indícame la dirección adecuada.
Oriéntame cuando surjan las dudas
y lléname con el don de la oración.

Y, cuando, por lo que sea,
sienta que mi labor sirve de poco o de nada,
hazme comprender que, lo que por tu nombre se siembra,
tarde o temprano el Espíritu Santo hace que crezca.

En tus manos, Dios y Padre,
pongo mis ilusiones y mis luchas
mis esperanzas y mis palabras
mis gestos y mis manos abiertas
mi corazón y mi alma.

Tú, Señor, siempre y en todo momento,
dirige el timón de mi fe en la barca de tu Iglesia.

Amén.

 
 
 
 
 

4 comentarios :

  1. Hoy han comenzado en un montón de parroquias la catequésis. Espero y deseo que todos eso y esas catequistas les ilumine Dios en esta labor tan importante. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, releante, los niños que tengo de catequesis de confirmación son un tesoro, una alegría para mí, ilusionados, alegres, trabajadores, muy buenos chicos. Mantengo la ilusión como el primer día, son un regalo. Doy gracias a Dios siempre por esta vocación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Mucho ánimo en esta preciosa labor. Es esforzada pero merece la pena. Un abrazo!

    ResponderEliminar