miércoles, 15 de octubre de 2014

Santa Teresa de Jesús

 
 

El éxtasis de santa Teresa. Michelangelo Unterberge
 
 
Estando una noche tan mala que quería escusarme de tener oración, tomé un rosario por ocuparme vocalmente, procurando no recoger el entendimiento, anque en lo exterior estaba recogida en un oratorio. Cuando el Señor quiere, poco aprovechan estas diligencias. Estuve ansí bien poco, y vínome un arrebatamiento de espíritu con tanto ímpetu que no hubo poder resistir. Parecíame estar metida en el cielo, y las primeras personas que allá vi fue a mi padre y madre, y tan grandes cosas en tan breve espacio como se podría decir un Avemaría, que yo quedé bien fuera de mí, pareciéndome muy demasiada mercerd [...]
 
Andando más el tiempo me ha acaecido y acaece esto algunas veces: íbame el Señor mostrando más grandes secretos, porque querer ver el alma más de lo que se le representa, no hay ningún remedio, ni es posible, y ansí no vía más de lo que cada vez quería el Señor mostrarme [...]
En fin, no alcanza la imaginación, por muy sutil que sea, a pintar ni trazar cómo será esta luz, ni ninguna cosa de las que el Señor me daba a entender con un deleite tan soberano que no se puede decir; porque todos los sentidos gozan en tan alto grado y suavidad, que ello no se puede encarecer, y ansí es mejor no decir más" [...]
 
Teresa de Jesús, Libro de la vida, págs. 407-408
 
 
 
Capilla de santa Teresa. Catedral de León
 
 
Corazón de santa Teresa. Bien será que pongamos los ojos en este corazón hermosísimo y veamos un poco cómo es. Y lo primero que salta a la vista, es lo mismo que hace resaltar la sagrada liturgia en el introito de la misa de la Santa: Dedit ei Dominus latitudinem cordis, quasi arenam quae est in littori maris....
¡Que el corazón que dio el Señor a santa Teresa es un corazón grande y dilatado como la arena de las playas! En él tenían cabida todos los intereses de Jesucristo...el mundo entero era pequeño para el grandísimo corazón de esta asombrosa mujer. De ahí que no fuera amiga de pequeñeces, de encogimientos, de tacañerías...¡Cómo las arenas del mar...!
 
María Josefa Segovia. La gracia de hoy, pág. 234
 
 
 
Monumento a santa Teresa. Ávila
 
 
"Aunque las mujeres no somos buenas para el consejo, algunas veces acertamos".
 
Santa Teresa de Jesús
 
 
 
  
 


Nada te turbe,
 nada te espante,
 todo se pasa,
Dios no se muda.
La paciencia
 todo lo alcanza;
quien a Dios tiene,
nada le falta:
sólo Dios basta.

Santa Teresa de Jesús


Un coro virtual es la original iniciativa de la orden de las Carmelitas Descalzas para celebrar el V Centenario del nacimiento de su fundadora, Santa Teresa de Ávila.
 

 
 
 
 

4 comentarios :

  1. ¡Ay si yo pudiera ver a mi padre y a mi madre....!

    ResponderEliminar
  2. Querida Rosa, de corazón teresiano, con retraso muchas felicidades por esa gran fiesta del 5º centenario de nuestra Santa más grande. Mi corazón también ha sido siempre de Teresa, siento locura por ella y sus escritos y toda su obra.

    Ahora no tengo tiempo, por la noche lo leeré despacio.
    Besiños, rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, coincido, es maravillosa santa Teresa...

      Besiños, muchos...

      Eliminar