lunes, 23 de noviembre de 2015

Cada caracol un poema ...




Наташа Иваничек


Nada hay más hermoso que la danza de un macizo de bambúes en la brisa. Ninguna coreografía humana tiene la euritmia de una rama que se dibuja sobre el cielo. 
Llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado. 
Un día los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema.

Alejo Carpentier, en Los pasos perdidos





10 comentarios :

  1. Eso pienso yo de las caracolas... son las obras de arte más hermosas que he visto jamás.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, son preciosas. Hace un tiempo las coleccionaba, tengo algunas muy bonitas.

      Un beso, Toro.

      Eliminar
  2. Y tanto que lo son, Rosa!!! escribí un poema a un caracol, algún día lo leerás :)

    Un texto exquisito.
    Hemos perdido la facultad de escuchar a la naturaleza. Tenemos una desconexión tremenda.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, nos lo enseñas ¿eh?
      También me pareció exquisito :)
      Sí, creo que es muy necesario escucharla y observarla, dice mucho.

      ¡Besos para ti!!!

      Eliminar
  3. Hola paso de visita por tu blog que preciosidad de poema me encantan todos los que tienes escritos es un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, NaNy, muy amable.

      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Que texto tan bonito!!! Una belleza en lo que dice y en como lo dice... es perfecto!!
    Gracias, Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un texto que envuelve por su delicadeza.

      ¡Un beso, querida Maite!

      Eliminar
  5. Una hermosa leccion, musica y poema en la Naturaleza que no se ve si no contemplas.

    Besiños, querida Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer leí un texto sobre la contemplación que me encantó. Lo dejaré.

      Besiños, mi querida Militos.

      Eliminar