sábado, 30 de abril de 2016

Je viens seulement, Mère ...





Virgen María con el niño. Basílica de Notre Dame


¡Qué feliz es la gente que cree! ¿Y si fuera verdad?

 (Paul Claudel)







El gran poeta Paul Claudel, cuya conversión brotó de la escucha del Magnificat un fría tarde de Navidad en la basílica de Notre Dame, nos ha dejado uno de los poemas  más bellos a la Virgen María, se trata de “La Virgen a mediodía” ("La Vierge à midi) ... y nos habla de este mirar a María, de este simplemente mirar, de esta mirada de amor, que es el núcleo del Santo Rosario. Nos dice:


Il est midi. Je vois l'église ouverte. Il faut entrer. 
Mère de Jésus-Christ, je ne viens pas prier.

Je n'ai rien à offrir et rien à demander.
Je viens seulement, Mère, pour vous regarder. 

Vous regarder, pleurer de bonheur, savoir cela 
Que je suis votre fils et que vous êtes là

Rien que pour un moment pendant 
que tout s'arrête.
Midi ! 
Etre avec vous, Marie, en ce lieu où vous êtes. 

Ne rien dire, regarder votre visage, 
Laisser le cœur chanter dans 
son propre langage. 
Ne rien dire, mais seulement chanter 
parce qu'on a le cœur trop plein, 
Comme le merle qui suit son idée 
en ces espèces de couplets soudains. 

Parce que vous êtes belle, 
parce que vous êtes immaculée,
La femme dans la Grâce enfin restituée,
La créature dans son honneur premier 
et dans son épanouissement final, 
Telle qu'elle est sortie de Dieu au matin 
de sa splendeur originale.

Intacte ineffablement parce que vous êtes
 la Mère de Jésus-Christ,
Qui est la vérité entre vos bras, et la seule
 espérance et le seul fruit.

Parce que vous êtes la femme,
 l'Eden de l'ancienne tendresse oubliée,

Dont le regard trouve le cœur tout à coup et fait
 jaillir les larmes accumulées. 

Parce que vous m'avez sauvé, parce que vous
 avez sauvé la France,

Parce qu'elle aussi, comme moi, pour vous fut
 cette chose à laquelle on pense, 

Parce qu'à l'heure où tout craquait, c'est alors 
que vous ètes intervenue, 

Parce que vous avez sauvé la France 
une fois de plus,
Parce qu'il est midi, parce que nous sommes en 
ce jour d'aujourd'hui,

Parce que vous êtes là pour toujours,
 simplement parce que vous êtes Marie,
 simplement parce que vous existez,

Mère de Jésus-Christ, soyez remerciée! 


************************************


Es mediodía. Veo la Iglesia abierta. 
Tengo que entrar.
Madre de Jesucristo, yo no vengo a rezar.

No tengo nada qué ofrecer, y nada tengo que rogarte.
Sólo he venido, Madre, para mirarte.

Contemplarte, llorar de dicha, saber así
Que yo soy tu hijo y que Tú estás ahí.

Nada más que un momento 
mientras se para el aire.
¡Mediodía!
Allí donde tú estés, estar contigo, Madre.

Sin decir nada, contemplar tu semblante,
Dejar al corazón cantar con su propio lenguaje,
Sin decir nada, cantar porque se tiene el corazón tan lleno,
Como el mirlo que sigue sus anhelos 
en súbitos gorjeos.

Porque Tú eres hermosa, 
porque Tú eres inmaculada,
La mujer de la Gracia por fin reinstaurada.
La criatura en su primer honor y en su desvelamiento final,
Tal como salió de Dios la mañana de su esplendor original.

Inefablemente intacta porque 
Tú eres la Madre de Jesucristo,
Que es la verdad en tus brazos, y la sola esperanza y el fruto único.

Porque eres la mujer, el Edén
 de la antigua ternura olvidada,

Allí dónde el mirar encuentra de golpe el corazón y hace
 saltar las lágrimas en él acumuladas.

Porque Tú me has salvado,
 porque a Francia has salvado,

Porque también en ella, como en mi, 
Tú has pensado,

Porque Tú interviniste justo entonces
 cuando todo se hundía,

Porque una vez más has salvado
 a esta Francia mía.
Porque ahora es mediodía,
 porque estamos ahora en este día,

Porque Tú estás para siempre ahí, 
simplemente porque Tú eres María,
 simplemente porque existes Tú.

¡Gracias y otra vez gracias, Madre de Jesús!.

Paul Claudel


Sábado, día del Rosario bloguero.
Feliz día.



Magnificat. Notre Dame (París)


"Asistía a vísperas en Notre-Dame, y escuchando el Magnificat tuve la revelación de un Dios que me tendía los brazos".

"Así hablaba en mí el hombre nuevo. Pero el viejo resistía con todas sus fuerzas y no quería entregarse a esta nueva vida que se abría ante él. ¿Debo confesarlo? El sentimiento que más me impedía manifestar mi convicción era el respeto humano. El pensamiento de revelar a todos mi conversión y decírselo a mis padres... manifestarme como uno de los tan ridiculizados católicos, me producía un sudor frío. Y, de momento, me sublevaba, incluso, la violencia que se me había hecho. Pero sentía sobre mí una mano firme.
No conocía un solo sacerdote. No tenía un solo amigo católico. ....“ Pero el gran libro que se me abrió y en el que hice mis estudios, fue la Iglesia. ¡Sea eternamente alabada esta Madre grande y majestuosa, en cuyo regazo lo he aprendido todo!".

(Paul-André Lesort: Claudel visto por sí mismo)




.

5 comentarios :

  1. Conocia la coversion de Claudel, pero no el poema, es precioso y la escultura de Notre Dame me gusta mucho y la miro y la rezo porque la tengo en pequeño.
    La envontre en un anticuario en metal labrado.
    Muchos besiños, Rosa, me encsnto

    ResponderEliminar
  2. Conocia la coversion de Claudel, pero no el poema, es precioso y la escultura de Notre Dame me gusta mucho y la miro y la rezo porque la tengo en pequeño.
    La envontre en un anticuario en metal labrado.
    Muchos besiños, Rosa, me encsnto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaa!!!

      Es precioso cómo narra su conversión. Tiene que ser muy bonita labrada en metal, es una imagen muy bella.

      Espero que te encuentres bien.
      ¡Feliz día de la Madre!
      Besiños a montones.

      Eliminar