viernes, 24 de febrero de 2017

Solsticio




Mañana, cuando me vaya, con qué corazón me iré.

Cantar indígena.


 Lucian Freud


Canción de cuna inmóvil sobre los matorrales.
La luz
descansa
entonces,

rendida,

de incendiarse.

Ana Gorría








10 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Sí, también lo creo.
      De esos poemas que descubres y abrazan.

      Un beso de luz, querido Toro.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito, Rosa!
    El poema, la frase y la música... no hay mejor espectáculo que un atardecer o un amanecer!!
    Precioso. Feliz tarde de viernes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Rendida de incendiarse! ¡Me encanta!

      Gracias, querida Maite.
      Muchos besos y feliz fin de semana.

      Eliminar

  3. Hasta la luz tiene que descansar para volver a dar lo mejor de sí... tras la oscuridad.

    Un beso y un cálido abrazo!

    :)

    PD: Muy hermoso, sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa oscuridad, la noche oscura, 'esa noche amable más que la alborada' ... decía san Juan de la Cruz.

      Un beso y un cálido abrazo, X.
      :)

      Eliminar
  4. Me gusta y esa música que no cesa...

    ResponderEliminar
  5. Me encantó poema, pintura y música :)
    Besos y feliz finde, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Celia.

      Muchos besos y feliz finde.
      :)

      Eliminar