sábado, 9 de noviembre de 2013

A Nuestra Señora de la Almudena




Virgen de la Almudena. Madrid

Mi recuerdo especial para todos los madrileños en el día dedicado a su Patrona, la Virgen de la Almudena. Ruega por nosotros, Madre.

Mi cariño para una madrileña maravillosa: Militos.

Y lo celebramos con el vídeo realizado por un madrileño entrañable: Arcendo.

 




Y en la catedral Nuestra Señora la Real de la Almudena, se encuentra una capilla dedicada a san Pedro Poveda







En la capilla, situada en la nave lateral derecha de la catedral, el escultor madrileño, Naso González, autor del friso que rodea las paredes, ha logrado crear un espacio para la oración y el encuentro con el espíritu de Poveda, con su mensaje para los hombres y mujeres de hoy.

Las tres partes del relieve nos sitúan ante los pai­sajes más significativos de su vida. A la izquierda, Linares (Jaén), pueblo andaluz y minero donde nació Pedro Poveda el 3 de diciembre de 1874 y donde fue bautizado en la parroquia de Santa María. Una fe profunda, como la entraña minera de este pueblo, atravesará siempre su existencia.

En el panel de la derecha está representado Guadix (Granada), lugar emblemático del iti­nerario povedano. Allí fue ordenado sacerdote el 17 de abril de 1897. En el barrio de las Cuevas -la zona más empobrecida de la ciudad- inició su actividad evangelizadora y se adentró en la rea­lidad compartiendo las mismas condiciones de vida de aquellas gentes. Poveda se entregó sin límites a la promoción del pueblo. Trabajó inten­samente por una transformación social, basada en la fuerza del Evangelio y en la educación, que hace crecer en dimensiones humanas y cristia­nas. "Vidas humanas Ilenas de Dios", afirmaba repetidamente.




 

La figura central nos acerca al Padre Poveda en los rasgos más significativos de su identidad. "Sacerdote siempre en pensamientos, palabras y obras". Educador entregado a la formación de auténticos educadores cristianos. Hombre de Dios, que se hace todo para todos.

Al fondo se perfilan las agujas de la Basílica mariana de Covadonga (Asturias), a donde Ilegó como Canónigo en 1906. La Virgen será compañera insustituible en su camino. Escribió: "Mirando a la Santina, se forjó el ideal de mi vida". Allí oró y reflexionó durante varios años. Fe, cul­tura, piedad y ciencia, se convirtieron en los dos pilares de su proyecto evangelizador. Persuadido del importante quehacer de los seglares en la Iglesia, en 1911 fundó la Institución Teresiana, asociación internacional de laicos, que viven su compromiso cristiano a través de las mediaciones educativas y culturales.

La parte superior derecha de este panel refleja la actividad educadora de Pedro Poveda y su interés por los jóvenes. De ellos lo espera todo, de sus ideales y su fuerza creativa. Esta confianza conti­núa teniendo un fuerte atractivo para la juventud de hoy en distintas partes del mundo. San Pedro Poveda impulsó también la participación de la mujer en la sociedad y se interesó por su forma­ción intelectual y humana. En 1914 inauguró en Madrid la primera residencia universitaria feme­nina de España. Y fue en esta ciudad donde vivió los últimos quince años de su existencia. Por las calles del barrio antiguo en el que se encuentra la catedral, avanzó repetidamente su paso de hombre bueno empeñado en demostrar que "es mejor dar que recibir"; el paso de un sacerdote convencido de que Dios camina entre la gente.

¡Feliz día para todos!


2 comentarios :

  1. Muchas gracias, Rosa, si vieras cómo le echo hoy de menos. El video es maravilloso, estoy llorando a borbotones. menos mal que te tengo a ti y me entiendes.

    Besiños, querida amiga..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besiños, querida Militos, muchos, muchos...madrileña entrañable.

      Eliminar