martes, 19 de noviembre de 2013

Sonidos del silencio





 

Qué bien suena tu voz en el silencio.
Qué lucidez, qué dulzura, qué clara.
Remanso de quietud,
invitación a la reflexión,
elocuente decir insinuado,
siempre velado, siempre velado.
Cómo impresiona tu silencio, Señor;
silencio de entrega,
silencio de espera,
silencio de Dios.





 
Cuánto provecho causa tu silencio…
Vienen a la mente las victorias vividas,
las derrotas sufridas,
las vigilias cansadas,
las alegrías encausadas, 
los triunfos conseguidos…
Y la vida: su pasado, su presente
y su futuro…


 

Y Tú en silencio, pero siempre al lado.
Tú en silencio, mas acompañando.
Tú en silencio; fiel, fiel, fiel; siempre fiel.
¿Cómo no va a estremecerme tu silencio?
¿Cómo no va a ser fuente de cuestionamientos?:
¿a dónde voy, por qué existo,
de dónde vengo y para qué vivo?




 
Pero en Ti
-¡ay, cómo escucho tus gritos!-
todo esto tiene un sentido.
Señor de la boca callada;
Señor de las palabras tan amplias;
Señor de la voz disimulada;
Señor de cara blanca:
¡luna llena eucarística!
Y si esto me dices en silencio, 
qué sería si de la otra forma hablaras.


Jorge Enrique Mújica





8 comentarios :

  1. Muy bonito, muchas gracias. Un abrazo en el silencio

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente precioso.
    Hagamos silencio.
    Un arazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema e imágenes. ¡Qué necesario es el silencio en este mundo ruidoso! ...y qué miedo le tienen algunos.

    ResponderEliminar
  4. Precioso Rosa.El silencio es muy importante para el encuentro con el Señor.
    ¡Gracias querida amiga! Un abrazo muy fuerte. Bendiciones!!!

    ResponderEliminar
  5. Ese silencio cantado por Jorge Enrique, es maravilloso, que Dios nos hable es la razón de nuestra existencia, con palabras o sin ellas.

    Pero, Rosa, tengo que dar gracias a Dios o a internet que en estos momentos me ha permitido entrar a leerte y comentar porque llevo un día en que no he podido conectar con nada ni nadie.
    Que contenta estoy!!
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  6. Preciosas palabras para leerlas en el silencio más absoluto.

    ResponderEliminar