sábado, 5 de marzo de 2016

Pero velaba mi corazón ...





Emilio Serrano



"Yo dormía, pero velaba mi corazón." 

(Cantar de los cantares 5,2)





"Por aquel tiempo tomó Jesús la palabra y dijo: Yo te alabo Padre, Señor del Cielo y de la Tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y discretos y las rebelaste a los pequeños." (Mt 11,25)

Es una expresión que nos orienta hacia el silencio, porque el silencio es un empobrecimiento, el silencio es un despojo, estamos tan acostumbrados a vernos y a considerarnos en nuestras cosas, que uno puede sentir casi miedo al despojo, pero el despojo y el silencio, en este sentido, es la revelación de todo el misterio de nuestra vida, es la revelación de nuestro interior, donde siempre hay algo inefable. En el silencio ocurren unas cosas más inefables, casi todos los encuentros son inefables, te encuentras con un amigo y cuando te encuentras de verdad... es inefable, te encuentras con la verdad de tu ser... la honda verdad de nuestro corazón y también es inefable. El silencio es inefable.

Lo esencial no nos lo va a enseñar nadie, es una revelación.
El silencio hace del corazón un lugar de revelación.
j.f. Moratiel, dominico, O.P






10 comentarios :

  1. ¡Qué bonito Rosa!!!

    Me gusta mucho estas frases finales:"Lo esencial no nos lo va a enseñar nadie, es una revelación.
    El silencio hace del corazón un lugar de revelación."

    Delicia de pintura

    ResponderEliminar
  2. Las frases son del iniciador de la "Escuela del silencio.
    Te dejo la página.

    Un beso, Maite.
    ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. la página es muy enriquecedora.
      Besos

      Eliminar
    2. Sí que lo es ...
      Gracias a ti.

      Eliminar
  3. Precioso dibujo!!!

    Me quedé pensando en que es cierto que cuando nos encontramos a alguien, nos encontramos con nosotros mismos.

    Besos, querida mía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este pintor y grabador es buenísimo.
      Sí, parece una paradoja, pero es cierto. El despojarnos de nosotros mismos en el silencio. Es en el silencio donde ocurre lo más inefable.

      Un beso, querida Verónica.

      Eliminar
  4. Es tan bonito, que me quedo sin palabras.
    Un millón de gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar