jueves, 29 de diciembre de 2016

Como un hecho








“Puedes hablar de Dios como una metáfora o una mistificación; puedes aguarlo con litros de palabrería o evaporarlo en metafísicas, y no es sólo que nadie te castigue, sino que nadie protesta. Pero si hablas de Dios como un hecho, como algo así como un tigre, como una razón para cambiar de conducta, entonces el mundo moderno te parará de cualquier forma, si puede.”

G. K. Chesterton





12 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Sí, mucho bla, bla, bla ...
      También creo que es necesario hablar de Dios, dar testimonio de que está, de que no es algo etéreo, que es Alguien, personal, que está en nuestra vida.
      Me sale hablar de Él, Dios 'explica' mi vida, me 'explica', da unidad a todo lo que veo, miro, siento. No puedo explicar la vida sin Él. Sencillamente, sin adornos ni artificios. Está, como el aire que respiramos. Sin palabrería.
      Transforma la vida y la mirada.
      Y la Navidad, que es todo el año, es especialmente luminosa para mí.

      Un beso, Toro.

      Eliminar
  2. Como un hecho, una razón para cambiar de conducta... Dios es.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
  3. Yo hablo meditando. No sé qué es, pero yo le hablo.
    Te deseo un maravilloso 2017, Rosa!!!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú quieras ...
      :)

      Lo mismo te deseo, Celia, ¡un maravilloso año!!!, y que se cumplan tus sueños.

      ¡Un besazo!

      Eliminar
  4. Todo lo mejor para el 2017, Rosa.
    Un fuerte abrazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Carmen.

      Muy feliz Año, y otro abrazón para ti.
      :)

      Eliminar

  5. Te deseo todo lo mejor para el nuevo año que va a comenzar.
    Que Dios te tenga en la palma de su mano... ;)

    Un beso y un cálido abrazo!!!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)
      Gracias, muchas gracias, ha sido y es muy bonito encontrarte, Lourdes :), un nombre precioso, precioso ...
      Que la Virgen de Lourdes te lleve siempre en la palma de su mano, querida Lourdes. A Jesús, por María.

      ¡Un beso y un cálido abrazo!!!, con muchísimo cariño.

      Eliminar
  6. Un gran consuelo ser creyente.
    Ya te lo he dicho en alguna ocasión, Rosa.
    Todos acabamos hablando, ya sea con Dios o con la propia conciencia. Sea como sea, escuchar(nos) y dar pasos, por difíciles que sean, es lo que realmente trae el cambio.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, escuchar(nos) ...

      Un beso y un gran abrazo, Verónica.

      Eliminar