sábado, 3 de diciembre de 2016

Virgen María








Cuatro cuartetos es uno de los grandes poemas de T.S. Eliot (1888- 1965). Su tercera parte,  lleva por título The Dry Salvages, y alude a un grupo de rocas, con un faro, en la costa de Massachussets.

El poeta medita en torno a los ríos y al mar, ese mar que todos llevamos dentro, a nuestra esencia de viajeros, navegantes del mar de la vida.  Su cuarta sección, aludiendo a la Virgen María, dice así:


Señora, cuyo altar se yergue
sobre el promontorio, ruega por todos
los que navegan, por aquéllos
cuyo afán es la pesca, por todos
los ocupados en lícito comercio
y por los que a éstos conducen.

Reza también una oración 
por las mujeres que a sus hijos
o a sus maridos vieron
partir y no volver:
Figlia del tuo figlio,
reina de los cielos.

Y ruega asimismo por los que en barcos
navegaban y acabaron viaje
sobre la arena, en los labios del mar,
o en la garganta oscura que no ha de rechazarlos
o allí adonde no llega el angelus
perpetuo de la campana del mar.


Profunda meditación acerca del tiempo y de la trascendencia,

Virgen María, la Estrella que nos guía ...


.

 Ave Maris Stella. Edvard Grieg.






8 comentarios :

  1. El poema es profundo y hace pensar en tantos muertos que se llevó el mar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Una poesía preciosa, me gusta mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la foto del faro, me encantan los faros... una luz que guía y que es tan importante en las gentes del mar.
    La música es preciosa, y el poema, ni te cuenta.
    Besos, querisa amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me encantan los faros.
      Todo el poema es precioso, y los dos últimos versos emocionan, 'angelus perpetuo' ...

      Un beso, querida amiga.

      Eliminar
  4. Qué bonito, Rosa, "que acabaron viaje en los labios del mar".
    No sabía que tenía Eliot dedicado esto a nuestra Madre, es precioso.
    Y el faro no digamos, siempre dije que me gustaría vivir en un faro.
    BESIÑOS de martes, aunque aún no he publicado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es precioso.
      Conozco a una persona que vivió en un faro, ahora la recuerdo, le encantaba vivir allí.
      La publicación del martes es un faro, siempre.

      BESIÑOS.

      Eliminar