domingo, 2 de julio de 2017

¿Qué es la New Age?







Excelente conferencia sobre la New Age.



Recordando las palabras de santa Teresa de Jesús:


Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo —como dicen— pues le levantan mil testimonios, quieren poner su Iglesia por el suelo, ¿y hemos de gastar tiempo en cosas que por ventura, si Dios se las diese, tendríamos un alma menos en el cielo? No es, hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios negocios de poca importancia’.
‘Paréceme que mil vidas pusiera yo para remedio de un alma de las muchas que veía perder. Y como me vi mujer y ruin e imposibilitada de aprovechar en lo que yo quisiera en el servicio del Señor, que toda mi ansia era, y aún es, que pues tiene tantos enemigos y tan pocos amigos, que ésos fuesen buenos, determiné a hacer eso poquito que era en mí, que es seguir los consejos evangélicos con toda la perfección que yo pudiese, y procurar que estas poquitas que están aquí hiciesen lo mismo’

Teresa de Jesús, Camino de Perfección, 1

[...] ¿No estamos hoy viviendo una situación parecida? ¿No tenemos la sensación de que hoy el mundo está ardiendo a nuestro alrededor?
Vivimos un cambio de época tan fuerte como aquel que vivió Teresa. Ayer de la Edad Media al Renacimiento. Hoy la Modernidad ha pasado, y la crisis de la post-modernidad está dando lugar a un tiempo nuevo. Radicalmente diferente.
Son cambios profundos que van a la entraña más profunda de nuestras vidas. Empezando por la propia concepción del hombre, que con la ideología de género ha dejado de creer en la naturaleza humana. Esto supone una revolución sin precedentes y de consecuencias incalculables, pues si ya no existe una naturaleza humana, si todo es producto de nuestra propia decisión arbitraria, ¿en qué se cimienta el resto de la existencia? [...]

Estamos en un momento de cambio radical. Un tiempo que se acaba y otro nuevo que empieza. El fin de la modernidad y el inicio de una nueva época que en su día bautizarán como quieran los historiadores.
Pero, con San Agustín, sabemos que lo que sea esa nueva sociedad nueva no está predeterminado, sino que depende en gran parte de nosotros. Porque “nosotros somos los tiempos”, nosotros construimos la sociedad en la que vivimos. Si santa Teresa decía que ofrecería mil vidas por una solo alma, nosotros debemos poner al menos una, la nuestra, al servicio de Dios en este momento trascendental. “Vuestra soy, para Vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?”.
Así, con la esperanza puesta en el Señor de la Historia, como decía el obispo de Hipona al contemplar la caída del Imperio a manos de los bárbaros, también hoy podemos decir, “no temáis, este no es un mundo que termina, sino un nuevo mundo que comienza”.
Javier Segura, Revista Estar



4 comentarios :

  1. Muy cierto querida amiga Rosa, estamos viviendo los mismos tiempos.
    Tiempos difíciles y complejos...Seamos auténticos y formemos nos,
    para dar razón de nuestra fe.

    ¡Gracias por tus palabras y presencia en mi blog!

    Un fuerte abrazo.

    ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida Marian, un cambio de época muy fuerte, complejo.
      Es muy importante la formación.

      Gracias a ti, querida amiga. Son años compartiendo.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Todas la épocas han sido difíciles. Este mundo no ha conocido nunca la paz.
    ahora tenemos más comodidades, tecnología, avances médicos etc. pero todo difícil. E
    La New Age es un negocio. No me refiero al enfoque que le da la Hermana, que lo he visto por encima, me refiero al movimiento New Age.

    Besos, querida Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, cada época tiene sus características particulares. En la nuestra, con más avances tecnológicos, médicos, etc, no quiere decir que sea más fácil. Tener la mente en el momento presente pero sin olvidar el pasado.
      Sí, es un movimiento que parece inocuo, pero que no lo es en absoluto.
      El enfoque de la Hermana es cristiano, me parece un análisis exhaustivo, se encuentran distintos vídeos.

      Un beso, querida Verónica.

      Eliminar