domingo, 24 de febrero de 2013

El Santo Rosario I

 
 
 
 Recen siempre el rosario
Padre Pío
 

Hace tiempo que quería publicar esta entrada, y no sé cómo no lo he hecho. He hablado del rosario en alguna ocasión, pero hoy lo quiero hacer desde dentro, y con perspectiva. Nunca lo había rezado, es más, en mi entorno, nunca nadie me lo había presentado como algo esencial y, la verdad, me fijaba poco.  Lo descubrí en un blog  en el que no había reparado, hasta que lo recomendaron. Fue para mi esencial, sabía que era esencial cuando lo leí, pero no comprendí su verdadero alcance, sólo lo intuía. Comencé a rezarlo a partir de ese momento, y ha sido tan importante para mí, que me gustaría compartir los vídeos que nos dejó este hombre cristiano profundo, sincero y hermano de verdad. Los caminos de Dios son inescrutables, son sus caminos, no los nuestros, y a veces es difícil ver que son sencillos, pero sólo con mirar en nuestro interior los podemos comprender.
 
Por ello no puedo pasar sin dar mi peqeño testimonio de lo que ha significado rezarlo, cada sábado bloguero. Una riqueza que me ayuda a discernir. Cada Padrenuestro, cada Ave María, son como una lluvia fina, y a veces una lluvia torrencial, que cala y penetra en mi alma, me reconforta y aviva mi fe (la imagen lo refleja perfectamente; no es mía, es del citado blog, la Hoja del Arce, un artista reflejando sentimientos).
 
Como para cada uno, Dios guarda un camino virgen, me permitís que os deje los vídeos que tanto bien me han producido. Lo considero un regalo, desde el 11 de diciembre de 2012, el día de nuestra Señora de Guadalupe; un regalo que me ayudó, lo sentí hasta el fondo, con la muerte de mi padre, y me guía  en los pequeños discernimientos cotidianos. Cuando leo algo sobre el Santo Rosario, y ahora aparece frecuentemente porque soy más consciente, tengo las "antenas puestas", y doy gracias a Dios, cada día, por la gracia de descubrirlo. Ha rejuvenecido mi fe y la ha avivado. EL ROSARIO ES VIDA Y ES RENOVACIÓN.
 
Sólo lamento profundamente una cosa: que no lo he rezado antes en casa, en familia, y no lo he enseñado a mis hijas. Ahora me miran cuando lo rezo; no es tarde...para Dios y nuestra Madre nunca es tarde, siempre nos esperan, con infinita paciencia y misericordia... 
 
Piénsalo, medítalo, pruébalo, no es un  slogan, es la verdad...
 
 
 

 

 
 
EL ROSARIO te acompaña en las etapas de tu vida. Si tú quieres puedes ayudarte a ser mejor y a renovar el mundo, llevando con tu presencia el vigor siempre nuevo que brota del amor de una Madre, que para salvar al hombre, entregó a su Hijo.
 
Retazos de la vida del Padre Kolbe, pág 128 
 
 
 
Muchas gracias.
 
 
 
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario