miércoles, 27 de febrero de 2013

Ventanas II

 
 
 
Konstantin Korovin. Por la ventana
 


Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos.




Edvard Münch. Muchacha por la ventana


 
En todos los claustros, cocinas, estrados y gabinetes de la literatura universal donde viven mujeres existe una ventana fundamental para la narración, de la misma manera que la suele haber también en los cuartos inhóspitos de hotel que pintó Edward Hopper y en las estancias embaldosadas de blanco y negro de los cuadros flamencos. Basta con eso para que se produzca a veces el prodigio: la mujer que leía una carta o que estaba guisando o hablando con una amiga mira de soslayo hacia los cristales, levanta una persiana o un visillo, y de sus ojos entumecidos empiezan a salir enloquecidos, rumbo al horizonte, pájaros en bandada que ningún ornitólogo podrá clasificar, cazar ningún arquero ni acariciar ningún enamorado y que levantan vuelo hacia el reino inconcreto del que sólo se sabe que está lejos, que no lo ha visto nadie y que acoge a todos los pájaros ateridos y audaces, brindándoles terreno para que hagan su nido en él unos instantes.





Shawn Zents. Mañana de octubre



Mi madre siempre tuvo la costumbre de acercar a la ventana la camilla donde leía o cosía, y aquel punto del cuarto de estar era el ancla, era el centro de la casa. Yo me venía allí con mis cuadernos para hacer los deberes, y desde niña supe que la hora que más le gustaba para fugarse era la del atardecer, esa frontera entre dos luces, cuando ya no se distinguen bien las letras ni el color de los hilos y resulta difícil enhebrar una aguja; supe que cuando abandonaba sobre el regazo la labor o el libro y empezaba a mirar por la ventana, era cuando se iba de viaje. “No encendáis todavía la luz –decía-, que quiero ver atardecer.”


 
 

Hans Olaf Heyerdahl. Mujer en la ventana



Yo no me iba, pero casi nunca le hablaba porque sabía que era interrumpirla. Y en aquel silencio que caía con la tarde sobre su labor y mis cuadernos, de tanto envidiarla y de tanto mirarla, aprendí no sé cómo a fugarme yo también. Luego entraba alguien, daba la luz y reaparecían los perfiles cotidianos. “Bueno, habrá que correr las cortinas”, decía ella, como despertando.
 
 
 

 
John George Brown. Mujer sentada en la ventana



Pero en la sonrisa especial que dulcificaba su expresión se le notaba lo lejos que había estado, lo mucho que había visto. Y daban ganas de arrodillarse a su lado para ayudarle a abrir las maletas, de preguntarle: ¿Qué regalo me traes?
 
De su ventana a la mía. Carmen Martín Gaite




Steve Hanks. Domingo por la tarde
 



6 comentarios :

  1. Bueno, me ha encantado tu entrada ¿cómo decírtelo?, me ha recordado a mi madres, los mismos comentarios, la misma situación...
    Entrañable, querida amiga.
    Me la voy a leer de nuevo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la dedico, querida Tracy.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  2. ¡Bellísimo relato!
    Una gran serenidad y calma emergen de las palabras. Esa sensación maravillosa de la seguridad del hogar, limitada por la ventana marcando un adentro y un afuera; lo concreto y la ensoñación.

    ¡Bellas imágenes!

    Gracias Rosita por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, querida Clarissa.

      Es una sensacíon maravillosa la del hogar.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Las que quieras, son tuyas.

      Un beso fuerte, querida amiga.

      Eliminar