jueves, 12 de enero de 2017

Cuando me llamas por mi nombre ...








Cuando me llamas
por mi nombre,
ninguna otra criatura
vuelve hacia ti
su rostro
en todo el universo.

Cuando te llamo
por tu nombre,
no confundes mi acento
con ninguna otra criatura
en todo el universo. 

Benjamín G. Buelta sj










12 comentarios :

  1. Respuestas
    1. :)
      ¡Javier!!!

      Cuando NOS llamas
      por NUESTRO nombre,
      ninguna otra criatura
      vuelve hacia ti
      su rostro
      en todo el universo.

      Cuando te LLAMAMOS
      por tu nombre,
      no confundes NUESTRO acento
      con ninguna otra criatura
      en todo el universo.

      Dios personal, con cada uno, Javier, contigo, conmigo, con todo aquél que le abra su corazón.
      :)
      Un beso, Toro/Javier.
      :)

      Eliminar
  2. ¡Qué música tan bella! Engrandece el espíritu.
    Y el poema es tan sencillo y dice tanto.
    Gracias, Rosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dejo muchas veces, ¡me encanta Arvo Pärt!

      El poema es de un jesuita español.
      Este pequeño texto de él:

      "Creo que hoy existe un gran déficit de interioridad. Hasta en las escuelas se está enseñando a los niños y niñas a hacer ejercicios para descubrir la propia interioridad.
      En gran medida nuestra interioridad está saturada por estímulos ajenos que nos llegan desde fuera. Estamos sumergidos en una cultura que estudia con todos los recursos de la técnica más avanzada cómo crear sensaciones que entren por nuestros sentidos y se adentren hasta la afectividad
      inconsciente, para que desde ahí vayan configurándonos por dentro. Las “marcas”, que son el símbolo de tantos productos que hoy se ofertan, buscan hacernos clientes de sus productos, seguidores de sus líderes,
      fanáticos de sus espectáculos. En gran medida este proceso es inconsciente, pues la razón no se entera de una parte de la información que llega hasta la afectividad profunda. A veces estamos en silencio, pero lo que resuena
      dentro de nosotros son los estímulos que hemos recibido. Son como un eco que se repite una y otra vez de manera obsesiva por nuestros misteriosos espacios interiores.
      Las “agendas compulsivas “y las “impaciencias digitales” nos hablan de un
      ritmo de vida marcado, en mayor o menor medida, por los ritmos que nos impone la velocidad instantánea del clic sobre el teclado.
      Necesitamos hacernos dueños de espacios y tiempos libres de este ritmo y de los estímulos que nos llegan, para recobrar las dimensiones más hondas de nosotros mismos donde es posible relacionarnos bien con nuestro propio
      yo, con los demás y con Dios. Con razón hablan los expertos en la relación con la tecnología de la información y de la comunicación, que necesitamos “ayuno digital” para desintoxicarnos.
      El don de Dios, no responde a un clic electrónico, los procesos contemplativos no son el producto de ninguna prisa, ni de la habilidad técnica para saltar de link en link por el universo digital. El don de Dios va adentrándonos en nosotros, haciéndose lentamente carne, sangre, fantasía y pasión nuestras".

      ¡Un beso!

      Eliminar
    2. Buen texto.

      Te contaré lo que mi hijo ha contestado a una pregunta de su libro de religión; la pregunta era, más o menos, ¿Qué harías hoy para dar la noticia de que el Mesías ha nacido?? La respuesta: lo publicaría en las redes sociales.
      Besos

      Eliminar
    3. :)
      Jajaja, si deja un texto claro, así también contribuye a evangelizar en las redes sociales, se lee cada tontería y cada bulo, que me dejan perpleja, y muchos lo consideran acertado. Los cristianos debemos estar formados y no dar por bueno todo lo que aparece.
      Puede dar la noticia y compartirla con sus amigos, con alegría, lo importante es que lo sienta y lo viva también fuera de ellas ...

      Me ha hecho mucha gracia.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, querida Rosa:

    ¡Gracias! Me encanta la música de ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ Arvo Pärt ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ que recuerdo nos dejaste en tu enlace de la película ‘Amar la vida’.
    También he sentido curiosidad por saber quién era Benjamín González Buelta, S.J. autor de estos versos 'Cuando me llamas...". En Youtube he encontrado una entrevista, y luego he llegado hasta este ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ otro precioso poema convertido en canción. ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, querida Gelu:
      :)

      Sí, esa escena de 'Amar la vida', 'la importancia de una coma', es muy buena.
      ¡Gracias, por la canción! No la conocía.

      Te dejo una de sus obras:

      Salmos para sentir y saborear las cosas internamente

      Un beso, Gelu.

      Eliminar
  4. Que bonito el poema, Rosa, no hay nada como que quien te ama te llame por tu nombre.
    San Josemaría decía que cuando lleguemos a la Vida eterna, Dios nos llamará por el nombre, por el apelativo con que te llamen en la tierra.A mi me hace mucha ilusión que me llame Militos, jaja...
    Besiños, preciosa Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, claro, es tu nombre, ¿cómo sino?
      Querida Militos.
      No sabía esto que decía san Josemaría, gracias, me encanta.
      A mí me llaman Ro, Rosa, Rosa Mari, RosaRosita, jaja ... todos me hacen ilusión ...

      Besiños, achuchones, de todo, estoy contigo, ya lo sabes ...
      Unidas.

      Eliminar