sábado, 9 de marzo de 2013

Dulce soneto

 
 
 
Beatrice Offor - El  Rosario



Soneto a la supuesta monotonía del Rosario


Rítmica, mansa, la oración camina
con la dulce cadencia persistente
con que deshace el surtidor la fuente,
con que la brisa la hojarasca inclina.


Tú que esta amable devoción supones
monótona y cansada y no la rezas
porque siempre repite iguales sones...


Tú que no entiendes de amores y tristezas:
¿Qué pobre se cansó de pedir dones,
qué enamorado de pedir ternezas?
 
 
Marcelino Menéndez y Pelayo
 

 
Hoy, sábado, es el día del rosario bloguero, cuya iniciativa partió de este enriquecedor blog, Siete en familia.
Muchas gracias.
¡Feliz día para todos!

 
Para Magda, por un regalo tan bonito. Gracias, querida amiga.



 
 
 

4 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Gracias, querida amiga.

      Un beso fuerte.

      Eliminar
  2. Desconocía ese soneto de Menéndez Pelayo. Me encanta. Gracias, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo encontré por casualidad, y es verdad que es muy bonito.

      Un beso, querida amiga.

      Eliminar