sábado, 2 de marzo de 2013

El lenguaje universal de la belleza







“La gran música eleva la mente y el corazón a Dios en cualquier situación de la existencia humana, sea ella alegre o triste.”

Benedicto XVI





"Estoy convencido que la música, y aquí pienso en el gran Mozart y naturalmente en otros compositores, es el lenguaje universal de la belleza, capaz de unir entre ellos a los hombres de buena voluntad".
(Benedicto XVI)



Texto de Benedicto XVI,  con motivo de la celebración del Año de Mozart, en 2006:


«Cuando en nuestra parroquia de Traunstein, en los días de fiesta, tocaban una misa de Mozart, a mí, que era un niño pequeño que venía del campo, me parecía como si estuvieran abiertos los cielos. Delante, en el presbiterio, se formaban columnas de incienso, en las que se quebraba la luz del sol; en el altar tenía lugar la celebración sagrada, de la que sabíamos que abría para nosotros el cielo. Y desde el coro resonaba una música que sólo podía venir del cielo, una música en la que se nos revelaba el júbilo de los ángeles por la belleza de Dios. Algo de esta belleza estaba entonces entre nosotros.

Tengo que decir que algo así me sucede todavía, cuando oigo a Mozart. En Beethoven oigo y siento el empeño del genio por dar lo máximo, y de hecho su música tiene una grandeza que me llega a lo más íntimo. Pero el esfuerzo apasionado de este hombre resulta perceptible, y a veces, en un paso u otro, en su música parece notarse también un poco esta fatiga. Mozart es pura inspiración –o, al menos, así lo siento yo–. Cada tono es correcto y no podría ser de otra manera. El mensaje está sencillamente presente. Y no hay en ello nada banal, nada sólo lúdico. El ser no está empequeñecido ni armonizado falsamente. No deja fuera nada de su grandeza y de su peso, sino que todo se convierte en una totalidad, en la que sentimos la redención también de lo oscuro de nuestra vida y percibimos lo bello de la verdad, de lo que tantas veces querríamos dudar.

La alegría que Mozart nos regala, y que yo siento de nuevo en cada encuentro con él, no se basa en dejar fuera una parte de la realidad, sino que es expresión de una percepción más elevada del todo, que yo sólo puedo caracterizar como una inspiración, de la que parecen fluir sus composiciones como si fueran evidentes. De modo que, oyendo la música de Mozart, queda en mí últimamente un agradecimiento, porque él nos ha regalado todo esto, y un agradecimiento, porque esto le haya sido regalado a él».


Benedicto XVI

2 comentarios :

  1. Me encantan esas palabras de Benedicto XVI. Espero que ahora pueda dedicarse a la música y disfrutar de ella.
    Gracias por esta belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto precioso.

      Gracias a ti. ¡Feliz domingo!

      Eliminar