sábado, 4 de mayo de 2013

En el jardín

 


Charles Courtney Curran. Mujer con vestido blanco en el jardín 


En mi jardín hay rosas:
Yo no te quiero dar
las rosas que mañana...
Mañana no tendrás.

En mi jardín hay pájaros
con cantos de cristal:
No te los doy, que tienen
alas para volar...






En mi jardín abejas
labran fino panal:
¡Dulzura de un minuto...
no te la quiero dar!

Para ti lo infinito
o nada; lo inmortal
o esta muda tristeza
que no comprenderás...
La tristeza sin nombre
de no tener que dar
a quien lleva en la frente
algo de eternidad...

Deja, deja el jardín...
no toques el rosal:
Las cosas que se mueren
no se deben tocar.


Dulce María Loynaz. Eternidad

Peder Severin Kröyer. Jardín de rosas

 

Thomas Wilmer Dewing. Verano


Rosa

Hueles a rosa y se te abre en rosa
toda el alma rosada:
¿De qué rosal celeste desprendida
viniste a rozar, Rosa, mi alma?
Rosa, lento rosario de perfumes...
Rosa tú eres... Y una rosa larga
que durara mañana y después de
mañana...


Dulce María Loynaz

 






4 comentarios :

  1. Una maravillosa entrada muy de acuerdo con el mes en el que estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Tracy.

      Un beso fuerte.

      Eliminar
  2. Dulce María me encanta, sus poemas son de una dulzura que calma el alma. Y las imágenes que eliges muy románticas para este mayo florido, si Dios quiere.

    ¿Cómo va esa mano de la espina enconada?
    Es un gusto saber de ti en esos encuentros con el hermano querido.

    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encanta, es muy dulce.

      La mano va bien, ya cicatriza.

      Es verdad que es un gusto vernos allí.

      Gracias, querida Militos, un beso muy fuerte.

      Eliminar