lunes, 15 de julio de 2013

En la montaña...un rosario


Rosary

Este fin de semana  hemos estado en la montaña. Respirar el aire de la montaña a todos nos viene muy bien, y encontramos mucha paz.
 
Últimamente, y desde que comencé a rezar el Rosario, siempre llevo uno pequeño, de abalorios, que me regaló una amiga querida. Pero este fin de semana se me olvidó en casa. Cuando llegamos me di cuenta. Pensé, con fastidio por mi mala cabeza: bueno, lo rezaré sin el rosario.
 
El sábado, nuestra perrita Lola mordió la colchoneta de su cama, y me dispuse a buscar aguja e hilo para coserla. No me acordaba en dónde lo tenía guardado, y comencé a investigar. Soy ordenada, suelo saber dónde dejo las cosas, pero no lo recordaba. Abrí el cajón de la mesilla de noche y descubrí una caja que tenía olvidada. En su interior ¿qué me encontré?: un rosario.

Os puedo asegurar que no tengo ni idea de dónde salió este rosario. No sé de dónde vino. Los que tengo en León, sé quién me los regaló, cada uno de ellos. Pero de éste, no tengo ni idea, por más que pienso. Cuando lo encontré, me llenó de alegría y me vino a la boca una dulce sonrisa. Allí no estaba el hilo, estaba el rosario que tenía olvidado. El hilo lo encontré más tarde, en el lugar lógico para guardarlo, pero que no sé el porqué no recordaba.

Como dice nuestro querido amigo Arcendo (Hoja), y también creo a pies juntillas, las cosas nunca suceden por casualidad, en las pequeñas cosas cotidianas, se encuentra siempre la mano de Dios.
El sábado, cuando esto sucedió, es el día del sábado bloguero, día en que los blogueros rezamos juntos el rosario, y la búsqueda del hilo, me llevó a encontrarlo. Sigo sin saber de dónde vino. Allí quedó, en la mesilla, en la montaña, a la vista,  para que nunca se me vuelva a olvidar.
 
El domingo, en misa, el párroco nos presentó a un sacerdote que llegó de Sarajevo. Nos pidió ayuda para unos niños que se encuentran muy enfermos y necesitan dinero para venir a España a curarse, y para sufragar el viaje en avión. ¿Qué nos ofreció el sacerdote?, rosarios de la Virgen María de Medjugorje.

Un fin de semana lleno de rosarios. Dios siempre nos deja aquello que verdaderamente necesitamos.

 
 
Con la obediencia de María conquistamos nuestra libertad de cristianos. Miguel de Unamuno

 
Con la obediencia de María conquistamos nuestra libertad de cristianos.
 
Miguel de Unamuno
 
 





Las imágenes, el pie de foto y el vídeo provienen del Pinterest de Arcendo  (La Hoja del Arce).

Gracias, Señor, gracias Madre, siempre estáis. Hasta en las más pequeñas cosas, se nota vuestra mano.




 
 

2 comentarios :

  1. Realmente es sorprendente lo que cuentas, Rosa, yo también sonrío..., como si viniera directamente de quien tú sabes, jajaja...
    Ya no podrás dejar nunca de rezar el Rosario, cuando una se engancha es como el respirar.

    Gracias a Dios mi enganche comenzó en el colegio y nunca lo he soltado, siempre he dado a luz, los diez, con él cerquita, aunque a veces con los niños tan seguidos no pudiera terminarlo.
    En el Rosario he encontrado la fuerza para todo lo que he vivido en mi vida, es como una corriente de energía que te llega directa de María.
    Ya veo, querida amiga que estás decidida a ganarme en los post dedicados al Capitán, me alegro mucho, para mí ver el nombre de La Hoja es una alegría, a pesar de la pena.

    Lo de Pinterest ni me hables, resulta que por más correos que Arcendo me enviaba para que entrase yo no podía hacerlo, al final verlo sí, pero no opinar ni crearme cuenta. Resulta que a los dos días de su marcha, me envio otro amigo el suyo y no tuve ninguna dificultad. Entonces se lo eché en cara a Arcendo que ya no estaba con nosotros, ahora he entrado alguna vez en el suyo, pero me da una tristeza enorme porque ya no sirve el darle mi opinión, sobre todo en aquellos que me decía los había hecho pensando en Julio y en mí. Cosas de la vida, amiga.

    Me encantó esta entrada, es genial y lo de la Misa con los Rosarios, un colofón divino.

    Un beso campero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, Militos, una serie de hechos concatenados, que me llevaron a ver y encontrar el rosario guardado en esta caja, que todavía no recuerdo por qué estaba allí, ni de dónde llegó. El hecho es que encontré, precisamente el sábado, el rosario. Y al día siguiente, los rosarios de Medjugorje...es sorprendente, es verdad.

      Qué suerte tuviste al descubrirlo tan pronto, es verdad que llena de luz y energía; ya lo creo que "engancha", se nota mucho.

      Es siempre una gran alegría compartir lo que dejó Arcendo, es todo una maravilla. Su tarea evangelizadora es impresionante.

      Un beso, querida amiga, espero que descanséis y disfrutéis del campo. ¡Felices vacaciones!

      Eliminar