jueves, 11 de julio de 2013

La Hoja del Arce: pasión de Amor

 
 



Llevo varios días sin publicar, es algo habitual en otras circunstancias, pero últimamente no. He recorrido en estos días muchas entradas que me faltaban, y me faltan, releyendo otras, del blog de la Hoja del Arce.
 
Este blog es un tesoro a nuestro alcance, y aunque insista e insista, siempre me quedaría corta. Un contemporáneo nuestro, un seglar. Recorrer el blog de Arcendo es una verdadera catequesis, dejó su vida en el blog, su alma, es un testimonio ejemplar, envidiable, profundo, el testimonio de un hombre todo humano y todo de Dios. Cada línea es una alabanza a Dios, a la Virgen María; su vida, la que compartió con todos nosotros, es una alabanza continua al Señor. Su obediencia a la Iglesia y al Papa. Todo lo que encontramos allí es un bendición.
 
Su testimonio me llena de vida, me vivifica, me anima, me empuja. Todo lo que escribió vivifica.
Ese ardor, esa pasión al hablar de Dios, de Jesús, de la Virgen María, aparece en todas las ocasiones. Cuando entré en su blog, creía que mi fe era sólida, bien cimentada, y comencé a percibir que no era así, que me faltaba algo, no sabía muy bien qué era. Arcendo, como si leyera la mente, guiado, claro está, me fue proporcionando y aportando luz en este proceso nuevo para mí. No creía en nada de esto, profundamente me refiero, de evangelizar a través de las redes sociales. Me parecía casi imposible. Pero nada hay imposible para Dios, Él sabe muy bien por dónde nos tiene que encauzar. Solo hace falta que sigamos, sin miedo, aunque, a veces nos cueste, porque no entendemos bien hacia dónde nos dirige, hacia dónde nos lleva. Pero Dios siempre está al lado. Me di cuenta de que me faltaba rezar más profundamente, dedicar momentos a la oración contemplativa, serena, y aunque creía que lo hacía, percibí mis carencias a medida que leía lo que Arcendo nos dejaba. Era tan profundo lo que sentía cuando leía ... que una persona, que debía de estar agotada, con un cáncer y una operación posterior muy costosa, fuera capaz de compartir continuamente, me emocionaba, me convertía. Un cristiano nunca deja de convertirse, cada día es una oportunidad. Arcendo seguía en su blog, compartiendo, animando, rezando, ofreciendo su dolor por todos nosotros, "agarrado" a la Cruz. Pendiente de su blog, que hizo nuestro también.  A mí esto me dejaba sin palabras. Muchas veces no sabía qué decir, salía llorando de agradecimiento, de alegría, por todo lo que allí leía. Se sentía el primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas, y Arcendo cumplía igualmente: y al prójimo como a ti mismo. Lo cumplía, se notaba. Por eso su blog está lleno de Vida, y nos llevaba a compartir también nuestra vida. Por todo ello me es imposible no decirlo, no compartirlo, callarlo, porque es algo que sucedió en un blog, dedicado a la evangelización, en profundidad, y hasta el último momento de su vida. Una gracia de Dios.
 
Me llevó a rezar más, mejor, a intensificar mi vida de oración, y sobre todo me condujo hacia el Rosario.
Hoja, cuánto bien haces; tu esfuerzo, tu vida compartida con nosotros te aseguro que da muchos frutos.
Insisto, los profesores sabemos que hay que insistir, Jesús insiste día a día con cada uno de nosotros; esta vida es una escuela en la que todos somos maestros y somos discípulos. Aprendemos unos de otros. Arcendo insistía, nunca se rendía,  tenía claro cuál era su cometido en su blog. Lo logró. Doy fe de que lo logró.
 
Su canal en You Tube, su blog, horas y horas dedicadas a la evangelización, con profundo amor, alegría, esperanza, con profunda fe, con profunda caridad hacia todos los que tuvimos la suerte de compartir algunos momentos de su vida. Hasta el final dio testimonio. ¡¡¡Gracias, Hoja!!!
 
Si queréis mirarlo, su blog sigue (su querida familia, querida por todos, generosamente lo ha dejado, para bien de todos), es una joya que no se debería perder. Me emociona, me llena de alegría y de esperanza que un laico, un capitán de los tercios blogueros (como diría su amiga del alma, Militos, digna y constante acompañante, maravillosa amiga, como muchos otros compañeros y amigos de la Hoja: Bruce, Angelo, Mento, María del Rayo, Ramón, Elías, Terly, Marian, Caminar, Julieta, Belén, Gosppi, Marisela...¡todos!.. sor Cecilia (mi querida sor Cecilia que me condujo hacia este blog de la Hoja)... a los que conozco de ver allí, en una verdadera comunión (la Iglesia es comunión),  haya cumplido tan caritativamente su cometido: evangelizar en las redes sociales.
 
Pido al Señor que aumente mi Fe, que no me deje pensar nunca que está suficientemente cimentada. Que nunca me deje apartarme de rezar el Rosario, que me ayude a valorar y a aprender los testimonios de otros hermanos que encuentro en mi camino... Por la intercesión de san Pedro Poveda, te lo pido, Señor.
 
Os dejo un maravilloso vídeo, como todos los suyos, lleno de Vida, de Amor, de Esperanza, de Fe.
Me emocionó cuando lo vi.
¡¡¡Gracias, Hoja!!!
 

 


 
Gracias a todos los que se dedican a la encomiable tarea de la evangelización en las redes sociales y a mis compañeras, a las que considero amigas, Tracy y Quartier Latin, porque me introdujeron y desde el principio han permanecido a mi lado. Todo empezó con un premio que Tracy me dio y que me llevó a salir del mundo de mi cocina, al que no renuncio, está muy unido a mi madre y a mi abuela. Fue el comienzo. Gracias también a todos los que me acompañáis en este blog, y que Dios ha ido poniendo en mi camino. Es un placer haberos conocido. A todos y a cada uno.
 
 
 
 
 
 

6 comentarios :

  1. Por lo que veo sigues impresionada por su muerte, ¡cuánto lo siento!

    ResponderEliminar
  2. Lo pido en cada eucaristía: Señor mío y Dios mío, aumenta mi fe, mi esperanza y mi caridad.
    Los blogs cristianos son un gran apoyo.
    Y la magnífica Hoja del Arce uno de los mejores blogs en el que Arcendo ha dejado su ejemplo enfrentando la adversidad unido a la cruz.
    Un beso, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Con lo que cuentas en esta entrada se cumple aquello de "por sus frutos los conoceréis". Me alegro mucho de que este señor haya hecho tanto bien en vida, y su semilla fructifique ahora que está en el Cielo. Creo que es el verdadero tesoro de una vida plena: estar cerca de Dios y acercar a Él a los demás.

    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Es precioso lo.que dices y cómo lo dices. Y la canción "bendice mi alma" me ha encantado, siento descubrir tan tarde su labor..

    un abrazo Rosa!

    ResponderEliminar
  5. Y lo más grande es que nunca se sintió un gran evangelizador. Hacía lo que creía que tenía que hacer por Dios y por los demás.

    Rosa no dejes de leer el poema del blog de Terly, me dijo que no podía escribir nada dedicado a Arcendo, que se le ponía un nudo en la garganta, pero su último poema seguro que es por él.

    Ese Cristo le tenía tan impactado que todos los años hablaba de Él.

    No sé qué decirte, Rosa, solo que siento como tú.

    Un beso desde el campo

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos. Me sale del alma lo que he escrito. Es muy de dentro. Es una bellísima persona. En la montaña percibo mucho más todo.

    Querida Militos, ya leí el poema, es maravilloso.

    Un beso muy grande a todos.

    ResponderEliminar