viernes, 4 de octubre de 2013

A san Francisco de Asís

 
 
 
San Francisco recibiendo las llagas. Giovanni Battista Tiépolo
 
 
 
Si quieres conocer mi voluntad, es preciso que todo lo que has amado y deseado tener como hombre carnal lo desprecies y aborrezcas. Y luego que empieces a probarlo, lo que hasta ahora te parecía suave y delicioso se te volverá insoportable y amargo; y en lo que antes te horrorizaba sentirás una gran dulzura y suavidad inmensa"
 
Estas palabras del Señor a Francisco y el abrazo al leproso al día siguiente marcaron el comienzo de su conversión.
 
  
 
 

.
 
 
 
"Volaban de los troncos a las flores.
  Cantaban y reían en mis manos.
  Yo iba a decir con San Francisco: ¡Hermanos!... 
 ¿Pero tienen hermanos pecadores los pájaros?"
 
José María Pemán
 
 



 
Tardecita de la Umbría
en un mes de primavera
huele el viento a menta fresca,
a viñedos, a hojas nuevas,
a granados florecidos
y a rocío entre la hierba.

Por un camino musgoso
que hacia Asís derecho lleva,
va Francisco Bernardone
de regreso de una fiesta,
silencioso y pensativo,
con su alazán de la rienda.

Gusta de andar, paso a paso,
en la penumbra creciente,
y una emoción nueva y pura,
entre su pecho se enciende,
como una rosa purpúrea,
que lo perfuma y lo hiere.

Tristeza que no se explica,
dulzura desconocida,
desgano de lo que era
hasta ese instante su vida,
entretejida de fiestas
y de mundana alegría.

Mozo gallardo es Francisco,
rico, elegante, lujoso,
galanteador de doncellas,
culto y fino como pocos.
¿Por qué ese hastío que llega
a morderle como un lobo?
¿Por qué tan joven ya siente
que sus caminos son otros?
 

 

San Francisco de Asís en éxtasis. José de Ribera



Hace mucho que unas voces
entre sus sueños le hablan
con acentos misteriosos
que no precisan palabras,
y anda intranquilo Francisco
sin comprender qué le pasa.

Y esa tarde, tan inquieto,
que dejó temprano el baile,
va por la senda ya en sombras
pensando en cosas distantes.

Paso a paso va Francisco,
paso a paso su caballo,
y una dulzura sin nombre
desciende desde lo alto.
Paso a paso anda Francisco,
triste, intranquilo, callado.
 
 
 

 

De pronto, desde el ribazo
se alza una voz plañidera:
-¡Dadme, por Cristo, una ayuda
antes que de hambre me muera!

Sorprendido paró el mozo,
miró hacia abajo asombrado,
y vio una cara de monstruo
surgiendo junto al vallado.

Y una mano tumefacta,
terrible mano leprosa,
le interceptaba el camino
tendida hacia la limosna.

Hurgó bolsillos y cinto,
abrió la bolsa vacía,
en tanto la boca horrible
desesperada gemía:
-¡Ved, señor, cuanta miseria!
¡Qué interminable agonía!
¡Dios prueba a sus criaturas
en esta tierra de Umbría!

Ni una moneda quedaba
en la escarcela de seda.
Francisco cerró los ojos
pensando en otras monedas
de mayor valor que aquellas
con que pagaba sus fiestas.

Y de súbito inclinóse,
tomó entre sus manos finas
la enorme cara monstruosa
toda de llagas roída,
y un beso, signo celeste,
puso en su horrenda mejilla.

Dio el mendigo un alarido,
mezcla de sollozo y risa
de asombro y deslumbramiento
de gratitud y de dicha,
y palpándose extasiado
la mejilla carcomida,
gritó: -¡Señor, este beso,
Dios en su reino os lo pague!
sólo un divino elegido
limosna tal pudo darme.
 
 

 

Y del rostro de Francisco,
en la noche ya caída
una luz como de aurora
resplandeciente fluía,
en tanto un olor a nardos
por los aires se esparcía,
y un ángel, sin que él le viera,
en la sombra le seguía.

Continuó andando Francisco
sin saber lo que pasaba.
Era feliz como nunca
pensó que a serlo llegara.
¡Y sintió que en ese instante
toda su vida cambiaba!

San Francisco, San Francisco,
que diste un beso al leproso,
¡Cuán grande eres por ello!
¡Cómo eres bello y heroico!
¡Oh San Francisco de Asís,
dulce misericordioso!


Juana de Ibarbourou. Relato del beso al leproso
  
 
 
 

 
Hermano Sol, hermana Luna (Dulce sentir).
 
 
 


 Dulce es sentir que en mi corazón
 sencillamente está naciendo amor.
 Dulce es saber que no me encuentro solo,
 pues formo parte de una inmensa vida,
 que generosa brilla a mi alrededor.

 Regalo suyo de su inmenso amor.


  Nos regala el cielo,
 y las estrellas claras,
 el hermano sol y la hermana luna,
 la madre tierra con sus frutos y flores;
 el fuego, el viento, aire y agua pura,
 fuentes de vida para sus criaturas.

 Regalo suyo de su inmenso amor.
 Regalo suyo de su inmenso amor.
.
San Francisco de Asís
 
 

En el día de san Francisco, ¡feliz día para todos y, especialmente, para toda la familia franciscana!
 
Paz y Bien
 

 
 
 

6 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Hoy es la fiesta de san Francisco, un santo de todos, pero hoy, especialmente, para la familia franciscana.
      El papa Francisco hace honor a su nombre.

      Un beso fuerte, Tracy. Que pases un feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Precioso Rosa, me ha encantado y me he llenado de... Paz y Bien. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, san Francisco da mucha paz.

      Un abrazo y feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar
  3. Gracias por este bello recuerdo de uno de los santos más grandes de la historia de la Iglesia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, cielo azul, azul, azul y cielo, cielo, cielo...

      Un beso. ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar