domingo, 7 de junio de 2015

Corpus Christi






Nadie ni nada
 
 
Nadie estuvo más solo que tus manos
perdidas entre el hierro y la madera;
mas cuando el pan se convirtió en hoguera
nadie estuvo más lleno que tus manos. 
 
Nadie estuvo más muerto que tus manos
cuando, llorando, las besó María;
mas cuando el vino ensangrentado ardía
nadie estuvo más vivo que tus manos.
 
 Nadie estuvo más ciego que mis ojos
cuando creí mi corazón perdido
en un ancho desierto sin hermanos.
Nadie estaba más ciego que mis ojos. 

 Grité, Señor, porque te has ido.
Y Tú estabas latiendo entre mis manos.

 José Luis Martín Descalzo
 

 



 
 
 
 

4 comentarios :

  1. Santo día.
    El poema precioso, como todos los suyos.
    El sigue latiendo en nuestros sagrarios. Ahí lo tenemos siempre. Ahí unidas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santo día.

      Ahí unidas.
      Un beso, querida amiga.

      Eliminar
  2. Santo, santisimo dia, que poema tan bonito con todo ese misticismo tan sencillo, tan a nuestro alcance que tiene soempre Martin Descalzo.
    Besiños querida Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Militos, qué bien lo has definido ...

      Besiños, besiños, besiños ... infinitos ...

      Eliminar