domingo, 15 de mayo de 2016

Pentecostés





Paciencia, paciencia
Paciencia en el azul del cielo
Un átomo de silencio
Es la posibilidad de un fruto maduro.


Paul Valery




Vermeer de Delft



El camino de la belleza nos lleva a reconocer el Todo en el fragmento, el Infinito en lo finito, a Dios en la historia de la humanidad.
Simone Weil escribía al respecto: “En todo lo que suscita en nosotros el sentimiento puro y auténtico de la belleza está realmente la presencia de Dios. Existe casi una especie de encarnación de Dios en el mundo, cuyo signo es la belleza. Lo bello es la prueba experimental de que la encarnación es posible. Por esto todo arte de primer orden es, por su esencia, religioso”. La afirmación de Hermann Hesse es todavía más icástica: “Arte significa: dentro de cada cosa mostrar a Dios”.

Benedicto XVI







El amor "hace de la vida una obra de arte y de cada hombre y mujer , un artista extraordinario". 

Benedicto XVI


Quién eres, dulce luz que me inundas
alumbrando las tinieblas de mi corazón?
Tu mano me guía como una madre 
Si me soltaras 
Ningún paso ya sabría dar.
Tú eres el espacio
Que entraña en si todo mi ser y me ampara.
Lejos de ti me hundiría en el abismo de la nada
De la que me salvaste y levantaste a la luz.
Tú, más cerca de mí que yo misma
Más interior que mi interior
Y al mismo tiempo inaccesible, 
más allá de todo nombre:
Espíritu Santo- Amor eterno.


Edith Stein





¡Feliz día para todos!





12 comentarios :

  1. Como creo que ya te comenté en alguna ocasión, no soy una persona religiosa. En absoluto lo soy.
    Pero he de confesarte que a veces, cuando leo cosas que escribes, frases como esta: "El amor hace de la vida una obra de arte y de cada hombre y mujer , un artista extraordinario" que nos dices que pertenece a Benedicto XVI, pienso que quizás estoy haciendo de mi laicidad, ignorancia. Y que me estoy perdiendo algo, una sabiduría que va más allá de los cargos, las religiones y los nombres que queramos ponerles.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te puedo hablar de mi experiencia de fe, de lo que vivo. Siempre la considero el regalo más bonito de mi vida. La fe es un regalo, un don de Dios, llega, no tenemos mérito alguno. Si la acogemos en nuestro corazón, nos va transformando la mirada, Dios es un Dios personal, para cada uno, nunca fuerza, no invade, siempre nos espera, nos acompaña, es amor. Está a tu lado también, de la misma forma que con todos. Muchas veces lo percibo en lo que escribes.
      Benedicto XVI es un hombre sabio, sus escritos te acercan a Dios, a Jesús, es sencillo y muy hondo escribiendo. Descubrí su mirada en las últimas jornadas que celebró en Madrid, y me llegó tan hondo, que nunca le olvido, fue una experiencia que guardo en mi corazón.
      Yo sí encuentro a Dios en tus escritos, y siempre recordaré el escrito del perro, es precioso.
      La oración personal, el silencio, hablar con Dios como una persona, Dios no es algo abstracto, es Alguien, siempre podemos tener la completa seguridad de que nos escucha y aprendemos también a escucharlo, que esa es la clave. Está dentro de nosotros, siempre, y jamás nos deja.
      La fe es causa de alegría, para mí es lo más hermoso, de esperanza, de libertad interior, fuente de amor.
      Y Eme no te considero no religiosa, la Iglesia es la que guarda la Palabra de Dios, pero ser religioso o no, sólo Dios conoce lo que existe en tu alma, nadie más llega al fondo de cada uno. Muchas veces no conocemos el gran tesoro que es la Iglesia, cada creyente lo es por algo que ha sucedido en su vida. Eres siempre respetuosa, te preguntas, y eso me parece exquisito.

      Muchas gracias, me encanta encontrarte.
      Un beso, con mucho cariño.

      Eliminar
    2. Gracias por esta maravillosa respuesta, Rosa.
      Desde luego que tu alma está tocada por un amor especial, lo haces presente en cada palabra. Y lo transmites.
      Al leerte he sentido algo precioso que me cuesta describir con palabras. No puedo menos que darte una y mil veces las gracias.
      Gente como tú hace que la gente como yo quiera ser mejor.
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
    3. Gracias a ti, Eme.
      Yo también he sentido algo precioso. Y gente como tú hace que la gente como yo quiera ser mejor :)
      Dios está en ti y en mí. En todos. Me alegro muchísimo de habernos encontrado.

      Un beso, Eme, y un abrazo inmenso.

      Eliminar
    4. Te dejo este enlace, me sirvió escuchar:

      Enlace

      Un beso, Eme.

      Eliminar
    5. Y el último, algo que me dijeron una vez:
      Huellas

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Toroooo, y tú ...
      Anda, mírate bien ... :)

      Un beso, Toro.

      Eliminar
  3. Preciosa entrada, Rosa.
    El domingo fue un día hermoso, como todos los domingos.
    Gracias.
    Me ha encantado todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Mi querida Rosa, excelente entrada.
    La belleza no es sinónimo de Dios, aunque en ella está. En la hierba más desaliñada también está Dios, y está también en la fealdad de cualquier cosa o persona,él es omnipresente en todo.

    Decimos que sólo conocemos a Dios por el Espíritu Santo, con esa certeza que nos han transmitido los santos. Si no invocamos el Espíritu de Dios, difícilmente acudirá a nuestro encuentro si le ponemos obstáculos a su venida.

    Dios ama a los hombres con amor infinito, con ternura.
    Este Espíritu Santo lubrifica nuestro corazón, lo dilata, le da capacidad para una inmensidad de amor jamás soñada.

    Con ese Espíritu sabremos amar a Dios y a los hombres, tendremos sobriedad, dulzura, humildad, paz, compasión, misericordia y lo más increíble…«Amor a nuestros enemigos» que ya es decir mucho.

    Creo que aquél que en el fondo de su ser vive estos pocos pensamientos, se le abren los ojos del alma en una visión panorámica de todo el universo y comprende mucho mejor sus caídas y las caídas de su prójimo.

    Por eso es importante, cuando iniciemos nuestro día de trabajo y en varias ocasiones al día, pedir al Señor nos de la luz de su Espíritu para obrar a semejanza de amor de cómo él mismo es.
    Te dejo un gran beso de ternura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaa!!!

      Y estoy completamente de acuerdo. En todo. Lo creo.
      Puede también llegar sin invocarlo.También sucede.
      Imposible abarcarlo.

      Tú, más cerca de mí que yo misma
      Más interior que mi interior
      Y al mismo tiempo inaccesible,
      más allá de todo nombre:
      Espíritu Santo- Amor eterno.

      Un beso muy grande de ternura, querida amiga.
      Gracias.

      Eliminar