domingo, 2 de octubre de 2016

Cuando las piedras hablan ...








Una fotografía del entorno de la Catedral leonesa ayer al atardecer.






Biblia de piedra.

"Las catedrales, una de las creaciones artísticas más elevadas de la humanidad, son fruto de la fe de la Edad Media cristiana. Las catedrales románicas se caracterizan por la solidez de sus muros, sus bóvedas y sus líneas simples y esenciales. Como novedad, introdujeron las esculturas, realizadas con una finalidad más pedagógica que de perfección técnica. En los Pórticos de estas iglesias, predomina la representación de Cristo como juez universal, significando que Él es la puerta que lleva al Cielo. Entrando en la Iglesia y participando en la celebración litúrgica, los fieles podían gustar un anticipo de la bienaventuranza eterna. La Catedral gótica, verdadera síntesis armónica de fe y de arte, se diferenció de la románica por su impulso vertical y su luminosidad, intentando expresar en sus líneas arquitectónicas el anhelo del alma a Dios. La escultura gótica, representando escenas del Evangelio, de los misterios del año litúrgico, de la Virgen María o de los santos, hizo de las catedrales una "Biblia de piedra". Tanto el arte románico como el gótico no se pueden comprender sin tener en cuenta el alma religiosa que los ha inspirado. Además, nos recuerdan que la vía de la belleza es un camino privilegiado para acercarnos al Misterio de Dios".


Catequesis de Benedicto XVI el día 18/11/2009 sobre las características y el trasfondo teológico de las catedrales románicas y góticas.





8 comentarios :

  1. Desde hace unos años tengo muchas ganas de volver a la catedral de León.
    He leído y escuchado mucho programas de historia que hablan de ella por lo que mi visita es obligada. Estuve de pequeña.

    Del año que viene no pasa y lo mismo nos podemos dar un abrazo en persona.

    Besos, querida Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegraría muchísimo darte ese abrazo en persona.
      Te espero.
      :)

      Un beso grande, querida Verónica.

      Eliminar
  2. La verdad es que son preciosas, pero si te pones a pensar en el inmenso sufrimiento de las personas que las construyeron a través de varios siglos... no sé yo; y en la miseria y el hambre de la mayoría de la gente. Si yo fuera Jesucristo me habría cabreado... (No te enfades ,Rosa )
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La construcción de una catedral suponía todo un acontecimiento y se trabajaba en equipo. El sistema de trabajo estaba regulado por los distintos gremios medievales, en los diversos oficios, formaban un equipo, se mantenía una disciplina, pero regulada. Eran obreros cualificados que garantizaban una sólida construcción, no esclavos. Contaban con un contrato de trabajo por si pudiera surgir alguna disputa. Los trabajadores juraban al 'maestro albañil' que trabajarían bien, y ese juramento se renovaba, disponían de reglas. El trabajo estaba muy bien organizado.
      El siglo donde ha existido mayor necesidad y hambre, paradójicamente, fue el siglo XX, no la época medieval. Se conoce muy poco de esta etapa, muy luminosa en muchos aspectos, no oscura como se pretende presentarla. Existen numerosos estudios que lo confirman.
      :)
      Si Jesucristo se hubiera cabreado con todo lo que le hicieron, y le seguimos haciendo, pobres de nosotros ... ¿no te parece?
      No me enfado ¿por qué, Celia?

      Un beso, Celia.

      Eliminar
  3. Vuestra catedral es un espectáculo con cualquier tipo de cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Olé tú, Tracy!
      La vuestra también es preciosa, todas las catedrales lo son.

      Un beso fuerte, Tracy.

      Eliminar
  4. Y hablan, vaya que sí cuentan cosas.
    Es admirable que en aquellos tiempos se construyeran edificios tan inmensos que han logrado llegar hasta nuestros días...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hombre del siglo XIII, leía las piedras. Un hombre del siglo XXI, apenas las entiende. ¿Dónde está el llamado 'progreso'?
      Me hace mucha gracia cuando se califica a la Edad Media de época oscura. Ahí tenemos su filosofía (un santo Tomás o Guillermo de Ockam, que sentó las bases de la llamada 'modernidad'), las universidades, el derecho canónico, el arte, al que Voltaire denominaba burlándose 'un conjunto de baratijas' ... en fin, tanto y tanto ...
      Tampoco es cuestión de mitificarla, pero sí analizarla con rigor ... los ilustrados franceses del s. XVIII la calificaron como un horrendo período de barbarie y oscurantismo, y nada más lejos ...

      Un beso, Maite.

      Eliminar