lunes, 15 de abril de 2013

Música y pintura en Pascua



Caspar David Friedrich. Mañana de Pascua
Museo Thyssen-Bornemisza



Caspar David Friedrich consigue infundir al paisaje un contenido simbólico que conecta con el espectador. Todo en esta obra tiene un significado: la luna y el amanecer se relacionan con la muerte y con la esperanza de la vida eterna, y la estación del año elegida, que anticipa la primavera, con la resurrección. El paisaje en Friedrich adquiere una profunda interpretación religiosa.

 
Thomas Cooper Gotch. Aleluya







«¡Des­pierta, gloria mía!, ¡despertad, cítara y arpa!, ¡despertaré a la aurora! Te daré gracias ante los pueblos, Señor; tocaré para ti ante las naciones: por tu bondad, que es más gran­de que los cielos; por tu fidelidad, que alcanza las nubes» (Sal 57 [56] 9-11).



Ángel (detalle de la Trinidad). Francesco Pesellino y Fra Filippo Lippi


Ángel (detalle de la Trinidad). Francesco Pesellino y Fra Filippo Lippi 



Resurrection of Christ by Raphael, circa 1499-1502. Courtesy of Wiki Commons
Resurrección de Cristo (detalle). Rafael de Sanzio


Ángel que juega un chirimia
Ángel jugando con un flageolet. Sir Edward Coley Burne-Jones


Ángeles cantores ( detalle del Políptico del Cordero Místico). Jan van Eyck




El ángel (detalle de la obra "Ángel dejando a la familia de Tobías"). Rembrandt


Esta obra, llamada Gloria en Re Mayor RV 589, más conocida como el Gloria de Vivaldi, (fechada en 1713) es una obra sinfónico-coral basada en el texto litúrgico del Gloria, que forma parte del ordinario de la misa.
Es propio de los tiempos de Pascua y Navidad, omitiéndose en Adviento y Cuaresma.








"...la gran tradición cultural de la fe tiene una enorme fuerza de presente: lo que en los museos puede ser únicamente un testimonio del pasado que se contempla con asombro y nos­talgia, en la liturgia se convierte en presente siempre vivo. Sin embargo, ni siquiera el mismo presente está condenado al silencio en la fe. Quien observe con atención se dará cuenta de que incluso en nuestro tiempo han surgido y sur­gen de la inspiración apoyada en la fe obras de arte muy sig­nificativas, tanto en el ámbito de las imágenes, como en el de la música (así como en el campo de la literatura).

También hoy, la alegría provocada por Dios y por el encuentro con su presencia en la liturgia constituye una inagotable fuerza de inspiración. Los artistas que se com­prometen a esta tarea ciertamente no tienen por qué con­siderarse como la retaguardia de la cultura, porque la li­bertad vacía que los otros dejan tras de sí, se harta de sí misma. El humilde sometimiento a lo que les precede es origen de la auténtica libertad y les conduce a la verdade­ra altura de nuestra vocación como seres humanos".

El arte y la liturgia: la música - Cardenal Joseph Ratzinger







Música y pintura unidos, desde la Anunciación a María, Natividad, Presentación de nuestro Señor en el templo, hasta  la Resurrección y Gloria del Señor, Ascensión y Coronación de la Virgen María.



¡Gloria, gloria, gloria, gloria
In excelsis Deo, in excelsis Deo,
Gloria, gloria, gloria, gloria in excelsis Deo.
Gloria, gloria in excelsis Deo,
Gloria in excelsis, Gloria in excelsis Deo,
Gloria in excelsis Deo,
In excelsis,
Gloria in excelsis Deo!


¡Gloria a Dios en el cielo!






2 comentarios :

  1. Te robaré cosas de esta entrada, que lo sepas.
    Me ha gustado mucho. Y muy bien traidas las palabras de Benedicto XVI, que hoy es su cumpleaños.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo, para eso está, para compartirlo...

      Me alegro de que te guste, las palabras del entonces cardenal Josep Ratzinger son maravillosas, elevan...

      Gracias por informarme de su cumpleaños.

      Un beso, amiga.

      Eliminar