viernes, 7 de junio de 2013

Canción de cuna



William-Adolphe Bouguereau. Canción de cuna



George Goodwin Kilburne. La canción de cuna



Harry  Roseland. Canción de cuna, madre y niño



Han Wu Shen. Canción de cuna



Li Zijian.  Canción de cuna



Gustav Klimt. Madre e hijo



Claudia Tremblay - Sofia



Maravillosa composición musical llamada Peer Gynt del compositor noruego Edvard Grieg. En ella se encuentra uno de los temas más conocidos de la música clásica, La mañana, que todo el mundo ha oido al menos una vez en la vida. Una pieza magistral y evocadora. Una delicia.

Sin embargo, entre las múltiples sorpresas que depara Peer Gynt, a parte de La mañana, se encuentra un tema, el que cierra la obra, tierno, conmovedor y entrañable: La canción de cuna de Solveig.

La escena de esta canción tiene lugar en el hogar de Solveig, cuando ya es una anciana, casi ciega; ella sentada en una silla, y Peer, su amor, arrodillado a su lado, apoyando su cabeza en el regazo, mientras duerme arrullado por las caricias de la única persona que le quiso. Es, en realidad, una canción de amor.
 
 
 



Canción de Cuna de Solveig

 
¡Duerme ahora, mi querido hijo!
Yo te acunaré, yo te protegeré.

Hijo, te has arrodillado y acurrucado con tu madre.
Los dos hemos estado jugando a lo largo de todo el día.

Hijo, te has quedado en el seno de tu madre
durante todo el día. ¡Dios te bendiga, mi gozo!

Hijo, te he sostenido apretado contra mi pecho
durante todo el día. Ahora estás cansado.

Duerme ahora, mi querido hijo,
¡duerme, duerme!
Yo te acunaré, yo te protegeré.
¡Duerme, duerme!






A esta obra, Peer Gynt,  pertenece también La canción de Solveig.
Es maravillosa, no me canso de escucharla:


El invierno y la primavera pueden marcharse,
y los días de verano pueden desaparecer,
 y el año puede morir.
Pero estoy segura de que un día volverás conmigo,
y por eso te esperaré fiel,
 como una vez te prometí.
Que Dios te proteja, allá donde tus pasos te lleven.
Que te consuele, si llegas hasta Él.
Aquí esperaré tu regreso sola.
Y si tú me esperas allá arriba,
entonces allí nos encontraremos,
mi amor.

 

Y  La mañana ...







4 comentarios :

  1. Eres una artista fantástica.
    Gracias por todas tus entradas. He intentado poner otros comentarios en los otros blogs y no me lo ha permitido.
    Qué belleza de Colegiata.
    Gracias por compartir tanta belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, pero yo solo elijo las obras, no hago otra cosa...gracias por ser tan amable.

      Es verdad que la Colegiata es muy bonita, en plena montaña, es un lugar muy luminoso.

      Gracias a ti, querida amiga.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Tracy.

      Un beso muy fuerte, querida amiga.

      Eliminar