jueves, 20 de junio de 2013

Para Hoja






Apenas puedo contener las lágrimas. Ayer me enteré de que la Hoja (La Hoja del Arce), el mejor bloguero del mundo, nos ha dejado. Está en los brazos del Padre desde el pasado domingo.
Hace relativamente poco tiempo que conocía su blog, exactamente desde el 7 de septiembre de 2012, pero me ha enseñado tantas cosas, que es imposible no recordarlo ya para siempre. Siempre estará a nuestro lado, con nosotros, en mi corazón.
Es muy dura su pérdida, pero con los ojos de la Fe, todo cobra significado. Era un hombre de fe, y así nos contagiaba desde su blog. Alegre, fuerte, acogedor, sabio, vital, enérgico, entrañable...muchos adjetivos me vienen hoy, después de estos meses visitando su blog. Enamorado de la Virgen María, contagiaba su amor a nuestra Madre, su blog rebosa de amor. Él y Militos, me enseñaron a valorar el rosario, a rezarlo, y por eso y tantas cosas más, su recuerdo permanecerá vivo en mi por siempre.

Querida Hoja, solo puedes estar en el cielo, gracias por todo lo que nos diste, tu recuerdo me conforta y me da alas, ¿te acuerdas del Hobbit? Me enseñaste que también desde la red se puede evangelizar, que Dios está en todo. Y aunque hoy las lágrimas apenas me dejan escribir, sé que estás bien, que ya no tienes ningún dolor, ese dolor que ofrecías generosamente por todos nosotros. Contigo aprendí que la comunión de los santos es una realidad, querida Hoja. Te quiero mucho, reza por nosotros.

Aprendí hace tiempo que la muerte solo es un paso para encontrarnos con la verdadera Vida, esa Vida que nos colma y apaga nuestra sed. Desde el cielo seguro que sonríes. Siempre te dije que eras un ¡enchufado! Las almas grandes, como la tuya, siempre lo son. Con todo mi cariño para ti. Has dejado muchas hojas verdes, descansa en paz, mi querido amigo, mi hermano del alma.





Un texto de san Agustín, uno de tus santos favoritos:

La muerte no es nada, sólo he pasado a la habitación de al lado. Yo soy yo, vosotros sois vosotros. Lo que somos unos para los otros seguimos siéndolo. Dadme el nombre que siempre me habéis dado. Hablad de mí como siempre lo habéis hecho. No uséis un tono diferente. No toméis un aire solemne y triste. Seguid riendo de lo que nos hacía reír juntos. Rezad, sonreíd, pensad en mí. Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin énfasis de ninguna clase, sin señal de sombra. La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no se ha cortado. ¿Por qué estaría yo fuera de vuestra mente? ¿Simplemente porque estoy fuera de vuestra vista? Os espero; No estoy lejos, sólo al otro lado del camino.

¿Veis? Todo está bien.

No lloréis si me amabais. ¡Si conocierais el don de Dios y lo que es el Cielo! ¡Si pudierais oír el cántico de los Ángeles y verme en medio de ellos ¡Si pudierais ver con vuestros ojos los horizontes, los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso! ¡Si por un instante pudierais contemplar como yo la belleza ante la cual todas las bellezas palidecen!

Creedme: Cuando la muerte venga a romper vuestras ligaduras como ha roto las que a mí me encadenaban y, cuando un día que Dios ha fijado y conoce, vuestra alma venga a este Cielo en el que os ha precedido la mía, ese día volveréis a ver a aquel que os amaba y que siempre os ama, y encontraréis su corazón con todas sus ternuras purificadas.

Volveréis a verme, pero transfigurado y feliz, no ya esperando la muerte, sino avanzando con vosotros por los senderos nuevos de la Luz y de la Vida, bebiendo con embriaguez a los pies de Dios un néctar del cual nadie se saciará jamás.


AMÉN


Y una poesía:
 



 

JOSÉ LUIS MARTÍN DESCALZO:
El testamento del pájaro solitario

SONETO I

El no sintió que el cuerpo iba quedando
duro, de piedra solitaria y fría.
No comprobó que el corazón dormía
y que la última sed se iba apagando.

Pero allí, en algún sitio, suplicando
se oyó su muerta voz que repetía
que aceptaba morir, pero quería
salvar lo que se estaba marchitando.

Salvar la pobre carne de la muerte,
rescatar del gusano aquellas manos
y el niño corazón que tanto amara.

Pero estaba jugada ya su suerte:
era el precio que pagamos humanos.
Porque la vida siempre sale cara.
 


 


SONETO II

Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.

Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;

tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura.

 



Y una canción, porque sé que te gusta mucho, ¡tantas canciones compartías y nos alegrabas!
 Nos dejaste escrito:
 
Se trata de "EL JEFE". La canción se llama "Better days" (días mejores en español), y pertenece al album Lucky Town editado en 1992.
Una acotación adicional: Fijaos en el cuello de Bruce, me resulta muy gratificante y significativo.
 
 
 
 
 
Dios te bendiga, querida Hoja, por tanto bien.
 
 
 
 
 

12 comentarios :

  1. Qué emocionante, descanse en paz. No tenía el placer de conocerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que ahora lo conozcas, querida Tracy.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  2. Gracias Rosa, yo no puedo escribir nada. "Dios me lo dió, Dios me lo quitó"
    ¿Sabes que sentía predilección por Martín descalzo? Le admiraba y quería mucho.

    Un besocon cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descansa, Militos. Es una suerte haberlo conocido, un regalo. Siempre permanecerá con nosotros, porque nos entregó mucho, a raudales. ¿Qué quieres que te diga que no sepas? Dentro de la tristeza por su partida, siento una gran alegría, porque ya descansa en paz, al lado de su querida "mami", como él siempre decía.

      Un beso muy grande, querida amiga.

      Eliminar
  3. Gracias por dedicarle una entrada. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, querido Angelo, una preciosa y maravillosa amistad, entrañable,la que tenéis...

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  4. Yo lo conocía todavía desde menos tiempo, y debo de reconocer que sus escritos eran maravillosos, y que me huno al dolor de tantos que le queríais, apreciábais a esta gran persona. Que Dios lo tenga en su Gloria y que desde allí nos proteja. UN fuerte abrazo a toda su familia y amigos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible no apreciarlo y quererlo, es verdad. Es una gran persona, seguro que reza por todos...
      Nuestras oraciones para su familia.

      Gracias. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. No solía frecuentar su blog, no me identificaba con su estilo; pero no cabe duda de que ha dejado huella en sus seguidores.
    Si como decís, era devoto de María, seguro que ahora está disfrutando de Ella y de su Hijo.
    Lo siento por sus famliares y amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cielo azul, Arcendo(Hoja), era y es una persona dulce, caritativa, humilde y muy generosa con todos. Sus entradas dedicadas a la Virgen María están cargadas de ternura. Estoy segura de que sí te gustaría su estilo, si lo frecuentas, porque está lleno de amor y de bondad. Es un hombre bueno, entregado y valiente, todo corazón. Tiene un corazón muy grande, acogedor. Siempre lo sentí así, desde el primer momento que entré en su blog. Es una persona que deja huella, y muy honda.

      Un beso, querida amiga. Gracias por venir.

      Eliminar
  6. Rosa solo paso a darte un abrazo.
    El desde el Cielo pedirá por todos
    nosotros.Un beso.(Pidamos por su familia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marian, seguro que lo hace.
      Sí, pidamos por su familia, es muy duro para ellos.

      Un beso, querida amiga.

      Eliminar