lunes, 15 de diciembre de 2014

Jesús, el dulce, viene...

 
 
 
Madonna con los ojos bajos. Adalbert Begas


 
Jesús, el dulce, viene...
Las noches huelen a romero...
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría...
Mas la celeste melodía
suena fuera...
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma...

¡Señor del cielo,
nace esta vez en mi alma!

Juan Ramón Jiménez
 
 
  

 
 
 
 

7 comentarios :

  1. Es una delicia leer poesía de Juan Ramón Jiménez.
    Un alma tan atormentada se libera en el arte.
    Él es un ejemplo.

    Besos, querida Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdadera delicia. Es verdad, su vida conmueve, pese a su enfermedad, escribía sin desmayo. "El martirio de escribir", lo llamaba. "Escribir poesía es aprender "a llegar" a no escribirla", decía. Una delicia y un ejemplo.

      Un beso, querida Verónica

      Eliminar
  2. Jesús, el dulce, viene...esperemos le con nuestra Madre...en silencio...de rodillas...anhelantes...¡¡Gracias Rosa !! Me ha elevado tu post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así, querida amiga.
      ¡Gracias a ti!!!

      Un beso

      Eliminar
  3. Esta madona de los ojos bajos tiene la mirada de madre, me gusta mucho.

    Y el poema de Juan Ramón un preludio de Navidad.

    Espero que puedas descansar en vacaciones, Rosa, vuestro trabajo también puede ser una bella poesía, aunque a veces cueste sudores y lágrimas rimarla.

    Muchas gracias por tu comentario, querida amiga, me ayuda mucho saber que sientes como yo.
    Besiños

    ResponderEliminar